¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Kirguistán: Ataques a los inversores chinos

Siendo países geográficamente limítrofes pero culturalmente distantes, la presencia económica cada vez mayor de China en Kirguistán sigue siendo un tema de acaloradas discusiones dentro de la sociedad kirguisa. En las distintas regiones del país, este discurso se refleja en las amargas tensiones entre las empresas chinas y las poblaciones locales, confrontaciones que los principales medios de comunicación casi nunca informan.

Recientemente, una serie de fotos y reportajes desde el lugar de los hechos publicados por la organización juvenil de medios Kloop.kg arrojaron luz sobre estos conflictos, así como también sobre la aparente agudización de la hostilidad hacia las inversiones chinas dentro de la república central asiática.

Temor y preocupación

Las quejas contra las empresas chinas no son exclusivas de Kirguistán. De hecho, los temores que surgen dentro del pequeño estado sin salida al mar se asemejan, en términos generales, a los de otras partes del mundo, especialmente de África [ver antecedentes en Global Voices], donde las inversiones chinas aumentan de manera exponencial.

En general, a estos temores los caracteriza una preocupación por la soberanía nacional, la transparencia, las transgresiones ambientales, la inquietud por la migración y la reiterada queja de que las empresas chinas no constituyen una fuente de trabajo para los ciudadanos locales. Aunque los internautas kirguisos destacan estos puntos con regularidad, además señalan los aparentes intentos de expropiación de empresas del Reino Medio.

Image scanned from the Kyrgyz-languague newspaper Маидан (Maidan) by Gezitter.org.

Imagen del diario en idioma kirguiso Маидан (Maidan) escaneada por Gezitter.org.

En la prensa escrita, el tema de la relación de inversiones entre China y Kirguistán se aborda en editoriales y artículos de opinión que se concentran en las potenciales amenazas a la independencia nacional, a la vez que apelan a sentimientos patrióticos. En un artículo, traducido del kirguiso al ruso en el sitio Gezitter.org [ru], el autor hace referencia a un proyecto para construir un ferrocarril que uniría a China y Uzbekistán pasando por Kirguistán, y pregunta [ru] si el costo de la parte kirguisa de la vía será o no la “patria” misma. Al decir que semejante proyecto permitiría a China “engullir” a Kirguistán, el autor recuerda las batallas libradas por Manás, héroe mitológico del pueblo kirguiso, contra los “innumerables” ejércitos de China.

Estas diatribas buscan generar “sinofobia” y enardecer el debate sobre los problemas entre las empresas chinas y las comunidades locales donde operan, algo que los  ciudadanos, periodistas y organizaciones de medios locales como Kloop.kg pueden ayudar a subsanar.

Mediante el periodismo “hiperlocal” y objetivo desde el lugar de los hechos, los periodistas de Kloop, que no superan los 25 años de edad, presentan las dos caras de la historia con el objetivo de que los cibernautas se formen una opinión bien fundada acerca de las inversiones chinas en Kirguistán.

A continuación, se encuentran algunas fotos de la galería de Kloop.kg, cuyo objeto es una refinería petrolera que está construyendo una empresa china, Jundi, en la ciudad provincial de Kara Balta, ubicada en la región occidental de Kirguistán. Al principio, los ciudadanos protestaron [en] en contra de la construcción de la refinería ubicada cerca de unas viviendas de las afueras de la ciudad. En respuesta a los reclamos, la empresa ofreció una compensación para trasladar a los propietarios de la zona, pero los residentes no estuvieron conformes con el pago de la compensación.

Todas las fotos las tomó ELF, el seudónimo de un fotógrafo de Kloop.kg, y se publican aquí con su permiso.

En respuesta a uno de los tres reportajes [ru] de Kloop.kg sobre la refinería de Kara Balta, una comentarista de Kloop, Olga, exclamó [ru]:

Не просто разрастаются,а травят людей. Все это не правомерно.Не соблюдены никакие санитарные нормы!!!!!!!!

[La empresa china] no sólo se está expandiendo, sino que está envenenando a la gente. Nada de esto es legal. No se está respetando ninguna norma sanitaria.

Otra serie de artículos de Kloop relató el caso de una empresa china de excavación de oro que operaba en el sur de Kirguistán. Inicialmente, se le había revocado la licencia por la exportación ilegal de mineral de hierro antes de ser autorizada a operar nuevamente. Más recientemente, los habitantes locales amenazaron [en] con incendiar la planta de oro de la empresa, al parecer, por el bien ecológico de la zona. Sin embargo, posteriormente dieron marcha atrás [ru] a cambio del 1% de las ganancias de la operación.

Este cambio de actitud desató comentarios irónicos entre los lectores de Kloop. Isken bromeó [ru]:

Это, может пойдем напугаем Билайн поджогом? А за 1% тоже смилостивимся?

¿Y si amenazáramos con incendiar Beeline [en] (empresa líder de telecomunicaciones)? ¿Obtendríamos el 1% de las ganancias?

Akylbek Abdykadyrov se lamentó [ru] por la conducta mercenaria de los aldeanos, y la equiparó a los intentos pasados del gobierno kirguiso de ‘sacudir’ a los inversores extranjeros:

Какая власть такой и народ или какой народ такая и власть. Без разницы! Зла нехватает.

De tal gobierno tal pueblo, o de tal pueblo tal gobierno. No hay diferencia. No puedo contener mi indignación.

Por otro lado, Aidai Algozhoyeva consideró [ru] que los aldeanos hacían lo correcto al alzar la voz:

Jiteli 4on Alaya pravy.etot zavod nikakakogo doxoda ne prinosit,i na nem rabotaut kitaicy bez dokumentov.zoloto uvoz9t,a otxody ostautsa v Daraute.

Los habitantes de Chon Alai están en su derecho. La planta [de excavación de oro] no aporta dinero alguno, allí sólo trabajan chinos sin documentación. Se llevan el oro y dejan los desperdicios [en la aldea de la región de Chon Alai].

Además, este mes, el Comité Estatal de Seguridad Nacional de Kirguistán (GKNB, por sus siglas en inglés, sucesor de la KGB) inició [en] investigaciones sobre cinco empresas chinas que operan en una zona económica especial (ZEE) de Kirguistán por presunta evasión de impuestos. Aunque los aciertos y errores de estos escándalos de inversión, entre otros [en], siguen siendo poco claros, una cosa parece definitiva: Los inversores chinos están pasando por un momento difícil en Kirguistán.

Como el editor de Kloop.kg, Eldiyar Arkybaev observó [ru]:

Почему китайский бизнес в последнее время мешает людям? Наезжают на них сильно как-то.

¿Por qué últimamente las corporaciones chinas molestan tanto a la gente? La verdad es que se encuentran bajo un muy duro ataque.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.