¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Trinidad y Tobago: Sin “avanzar” de la Sección 34

A mediados de setiembre de 2012, el Fiscal General [en] de Trinidad y Tobago advirtió que el país debería “dejar atrás” [en] la debacle de la Sección 34; a pesar de su pedido, miles de ciudadanos marcharon [en] contra la traición de la confianza y los blogueros se niegan a dejar pasar el asunto.

aka_lol respondió:

A pesar de los innumerables deseos y plegarias de Anand, Hubert y Jack, la población no va a dejar atrás la Sección 34 simplemente porque este trío son los que deberían estar avanzando. Lo que estos políticos no se dan cuenta o lo que temen es que la Sección 34 sea como un hueso de jamón, cuanto más lo hierves, mejor sabor tiene la sopa.

Citando a Friedrich Nietzsche [“no me molesta que me hayas mentido, me molesta que a partir de ahora no puedo creerte”], el bloguero continuó:

Lo que ahora es un tema complicado en la mente del público es que este gobierno nunca tuvo la intención de hacer avanzar al país, sino ayudar a los delincuentes a tener un mejor agarre alrededor del cuello y las bolas de la gente. Y hablando de bolas, la Primera Ministra no actúa con… prisas en este asunto, entonces la población entenderá por qué el gobierno tiene a los delincuentes en tan alta estima y por qué debemos tener mucho miedo de toda acción de esta fuerza de gobierno.

Plain Talk [en] agregó:

No se equivoquen, este fiasco de la Sección 34 no fue solamente una metida de pata grupal de proporciones épicas ni ficción ‘novelesca’ traída a la vida real, sino el relato verdadero de una conspiración sórdida que incluye a hombres de dudosa reputación que, además de tener múltiples temas ante las cortes locales por licitaciones fraudulentas y corrupción también son buscados internacionalmente para responder preguntas relacionadas con lavado de dinero. Cómo llega esto a estar asociado con ministros de gobierno y un presunto intento para distorsionar el curso de la justicia usando la legislatura de la nación y a algunos de los más altos despachos en la tierra, está destinado a una apasionante lectura y me atrevo a decir para un paseo antes de llegar a la parte de atrás de este libro.

El bloguero Phillip Alexander también centró su atención en la inadecuada respuesta del gobierno a la controversia:

Atrapado en probablemente la más innoble de las actividades y en lugar de simplemente enfrentar al pueblo que juraron servir imparcial y justamente, el Fiscal General y compañía parecen haber optado en cambio por acelerar para salir del patinazo agregando arrogancia y bravuconería a la ya arremolinada masa de conjeturas que tiene a muchos ciudadanos de este país chisporroteando de rabia… el Fiscal General eludió al Parlamento nacional… y se fue a una justificada diatriba mal encauzada aparentemente inclinándose para poner todo el asunto de la Sección 34, si bien no a los pies de la oposición, por lo menos del propio Parlamento en un intento de que todo el asunto desaparezca…

Alexander también tenía preguntas para el Ministro de Justicia [en]:

¿Realmente esperaba tirar un gato entre los pichones y que las cosas se dieran calladamente? ¿Por qué sus historias no tienen sentido? ¿Quién más estaba informado? ¿Estaba involucrada la Primera Ministra? ¿Qué sabia exactamente y cuándo? La ironía en todo esto es que la misma gente a la que se trató con tan poco respeto puede tener la decisión final, y me atrevo a decir que no debemos considerar juicios ni unir consecuencias hasta que sepamos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.

Por su parte, The Eternal Pantomime [en] dedicó todo un post a recordarle a la gente cómo el Ministro de Justicia “entró a la política local” – un periódico local sugirió [en] que “pudo haber hecho arreglos para su entrada a la política mientras todavía estaba en el Tribunal”:

Parece que su entrada como candidato político causó problemas y preocupaciones a muchos en la fraternidad legal. En un plazo de 24 horas, Volney renunció a la magistratura y apareció en el Complejo Rienzi para revisar una candidatura esa misma tarde…. y el Congreso Unido Nacional (UNC), ese partido con ética y morales firmes decidió recibir a Volney como candidato.

La bloguera Rhoda Bharath, continuó:

En los últimos dos años y medio, consideré a Volney una colosal pérdida de tiempo. Me preguntaba para qué se había creado este Ministerio de Justicia. Entonces la semana pasada, las designaciones de Anand Ramlogan y Herbert Volney empezaron a tener sentido. Ramlogan, que durante la época de Manning se había retratado como el campeón del pueblo en sus columnas semanales de los periódicos, de un momento a otro, parecía menos extasiado en ayudar al pueblo y más vinculado a no hacer nada. Resulta que el Fiscal General sería el asistente jefe de Volney para hacer que la Ley fuera dirigida a través de la Cámara Baja y Alta. Parece que para todo, el comportamiento peligroso de Volney viene desde la campaña, este es un hombre que entiende nuestro sistema judicial tan bien que supo con precisión cómo desarmar un caso del estado contra un grupo, que tenía una década de duración, con apenas una cláusula…

Hizo un vínculo entre los posibles efectos de que los demandados de Piarco salgan libres y el intento de golpe del país en 1990 [en]:

Sospecho que el país hubiera pasado a modo de derretido o se hubiera puesto completamente catatónico… ya ven, lo que un montón de políticos no están consiguiendo es que Ish, Steve y la Pandilla salgan libres, en verdad se parece a que los 114 de Muslimeen [los que intentaron dar el golpe] quedaran libres. El país quedó impactado tras la sentencia, y después pasó a una decadencia social.

El post también pidió la renuncia del Ministro de Justicia y el Fiscal General:

Es bastante evidente para todos que son [la Primera Ministra] Kamla [Persad-Bissessar] y ellos los que aprueban la ley… y parece que aprobaron la ley para ayudar los casos legales de Piarco Perps. No parece que haya otra razón para promulgar la Cláusula 34 tan rápido.

La evidencia está ahí:

1. Sabemos que Volney dirigió la Ley con ayuda de Ramlogan.

2. Sabemos que Volney presentó una versión de la Sección 34 a la Cámara Baja y una versión diferente a la Cámara Alta con ayuda de Ramlogan

3. Sabemos que Volney prometió implementar todas las estructuras y marcos de trabajo antes de proclamar la Ley y luego incumplió esa promesa al Parlamento.

4. Sabemos que Volney solictó que se promulgara la Ley y luego el Gabinete se reunió de manera furtiva para que el presidente aprobara la Ley mientras la población estaba distraída con las celebraciones de la Independencia.

En resumen, miembros del gobierno de Kamla Persad-Bissessar parecen haber conspirado para engañar a la población de Trinidad y Tobago

Si Volney y Ramlogan no se van… ¡entonces el Parlamento debería ser disuelto!

Plain Talk resumió [en] así toda la situación:

Parece que lo único que sabemos con absoluta claridad y certeza más allá de toda sombra de duda en este momento es que al pueblo de este país se le tiene en el mayor desprecio, al menos por el Fiscal General y el Ministro de Justicia, si no es por todo el Congreso Unido Nacional y sus conspiradores en el gobierno.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.