¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: Ley para regular el voluntariado

A comienzos de julio, la Cámara Pública [en] de Rusia anunció que estaba preparando los fundamentos para un proyecto de ley que regulara las actividades de los voluntarios. Esta iniciativa es la última de una serie de controvertidos intentos legislativos, y la iniciativa de la Cámara Pública busca “regular la responsabiidad legal” entre voluntarios y organizadores de voluntarios. Los críticos de la idea dicen que la ley (como las leyes recientes que elevan las multas por manifestaciones ilegales y poner en ‘listas negras’ parte de la RuNet) es otro intento del gobierno de oprimir el potencial político de la sociedad civil (sobre todo, las fortalezas de los activistas que usan Internet).

La idea de la Cámara Pública

En el texto del “concepto” del proyecto de ley (publicado [ru] en línea por el opositor [ru] Ilya Ponomarev), los autores describen su “idea fundamental” así:

[…] установление системного и полного правового регулирования общественных отношений, возникающих в сфере деятельности волонтеров (добровольцев), повышение эффективности деятельности социально ориентированных, в том числе благотворительных, некоммерческих организаций, содействие развитию гражданского общества в России, совершенствование законодательных основ, обеспечивающих эффективное функционирование и развитие волонтерского движения в современных условиях, развитие благотворительности и гуманизация российского общества.

[…] establecer una regulación legal sistemática y completa de las relaciones públicas que surgen en la esfera de los voluntarios; plantear la efectividad de las actividades orientadas a la sociedad y las actividades de organizaciones de caridad, no comerciales; refinando el marco legal para asegurar la eficiencia y desarrollo del movimiento voluntario hoy en día; y desarrollar la filantropía y el humanismo en la sociedad rusa.

Particularmente preocupante para los que se oponen a la ley es el lenguaje que se encuentra más adelante en el documento, donde la Cámara Pública parece insinuar que la fe de la sociedad rusa en organizaciones no gubernamentales se ha reducido (por supuesto, ese sentimiento fue el motor para una ley reciente que requiere que las ONG políticamente activas anuncien de manera destacada cualquier financiación extranjera, así como ser objeto de mayor escrutinio policial). El texto del proyecto de ley de los voluntarios dice:

[…] принятие закона о волонтерстве призвано сыграть важную роль в решении следующих важных задач: […] 5. Восстановление общественного доверия к власти; 6. Повышение доверия к НКО и другим институтам гражданского общества; 7. Повышение общественного престижа НКО, добровольчества и благотворительности.

[…] adoptar la ley de voluntarios jugaría un rol importante en abordar los temas siguientes: […] 5. Restablecer la confianza pública en las autoridades; 6. Elevar la confianza en organizaciones no comerciales y otras instituciones de la sociedad civil; 7. Elevar el prestigio social de las organizaciones no comerciales, de voluntariado y filantrópicas.

Otro aspecto controvertido de la ley es la idea de que se requeriría un contrato legal para toda cooperación entre voluntarios y organizadores de voluntarios. A mediados de julio, Daria Miloslavskaia, autora jefa del texto del proyecto, apareció [ru] en Echo of Moscow para defender su propuesta, y manifestó que los críticos se equivocan cuando sostienen que la ley necesitaría un acuerdo formal escrito para todas las instancias de trabajo voluntario. Explicó que la ley es sobre todo un esfuerzo para facilitar el estado legal necesario para algunas exoneraciones tributarias, que actualmente no se extienden a situaciones donde las organizaciones formales reembolsan a los voluntarios los gastos logísticos, salvo (gracias a las subdesarrolladas normas legales de Rusia) en estrechos casos de caridad y trabajo relacionados con los Juegos Olímpicos de 2014:

Хочу сказать, что нам нужно регулировать взаимоотношения волонтеров и организаций, которые готовы компенсировать их расходы. Если они компенсируют их расходы, страхуют их жизни, проводят им какой-то технический инструктаж, покупают им необходимое оборудование, на это будет распространяться законопроект. Если это просто 25 человек, 25 тысяч человек, которые пошли искать бабушку в лесу, закон не будет распространяться.

No quiero decir que necesitamos regular las interacciones entre los voluntarios y las organizaciones que los compensan por sus gastos. Si les compensan sus gastos, cómprenles seguros de vida, denles algún tipo de capacitación técnica o cómprenles equipo necesario, es ahí donde se aplicaría la legislación. Si son solamente 25 personas, o 25,000, entrando a la selva a buscar a una anciana, entonces la ley no sería aplicable.

La Cámara Pública preparó el borrador del concepto legislativo con el grupo no lucrativo “Abogados para la sociedad civil”, que en un post [ru] en su sitio web reiteró el punto de Miloslavskaia de que la legislación se limitaría a situaciones con “relaciones monetarias” (específicamente los que abordan el ingreso y las exoneraciones tributarias de seguridad social para el dinero gastado en voluntariado).

La Cámara Pública y el público

En la prensa y en internet, las reacciones a la ley de voluntarios ha sido casi universalmente negativa. Mucho de esto sin duda se debe a la oportunidad del anuncio (apenas días después de que la Duma aprobara la ley de ‘lista negra’ y restituyera un estatuto contra la calumnia). El periódico Vedomosti publicó un editorial [ru] atacando la legislación como una “obvia continuación de la serie primaveral de leyes dirigidas a la sociedad civil rusa” que “haría más difícil [que los ciudadanos] se asistieran entre ellos”. Los blogueros han llegado a conclusiones similares, con Anton Nossik llamando [ru] a la ley una “mordaza para los voluntarios” y Mikhail Solomatin declarando [ru] la “estrangulación de la sociedad civil”.

Otros han expresado cierta desesperación con el clima legal de Rusia. La periodista Irina Yasina, que dice conocer desde hace años a Miloslavskaia y que cree que sus intenciones originales eran puras, escribe [ru] en su cuenta de LiveJournal que su respaldo a las autoridades significa que efectivamente el trabajo de Miloslavskaia se usaría para “oscuros propósitos”. En otro post [ru], Roman Khakhalin extiende ese pesimismo, y sostiene que las normas legales occidentales en general no tienen potencial para el bien en manos de funcionarios rusos:

[…] опыт показывает, что наша власть, когда берет в европейском или американском законодательстве условный «микроскоп», четко осознает, что сама будет использовать его исключительно как тупой тяжелый предмет для убийства.

[…] la experiencia muestra que nuestro gobierno, cuando pone legislación europea o estadounidense ‘bajo el microscopio’, es perfectamente consciente de que la va a usar exclusivamente como objeto contundente para asesinar.

En su aparición en Echo, Miloslavskaia aprovechó para mencionar un post [ru] del 16 de julio de la activista y empresaria Alena Popova, que recientemente estuvo coordinando voluntariado en Krymsk, donde miles de personas fueron desplazadas por las inundaciones. Que Miloslavskaia cite el artículo de Popova es peculiar, dado que poco o nada tiene que ver con las relaciones monetarias supuestamente en el centro de la ley de voluntarios. Por ejemplo, Popova escribe que la “democracia en situación de emergencia es la peor posibilidad” y explica cómo sus experiencias en el terreno la han convencido de su necesidad de disciplina militar durante operaciones humanitarias. Mientras Popova también defiende la necesidad de controlar las entregas de suministros (para protegerlas contra maleantes y especuladores), no se refiere a los obstáculos tributarios para facilitar el trabajo voluntario. Más que nada, Popova se queja de que el estado debería ser más activo en capacitar y coordinar con los voluntarios, que a menudo llegaron sin herramientas ni información que aumente su efectividad.

Voluntarios llevan agua a habitantes de Krymsk, Rusia (11 de julio de 2012), Foto de Maria Pleshkova, derechos reservados © Demotix.

Que Miloslavskaia use las opiniones de Popova como respaldo a la ley de voluntariado es tan curioso como confuso. ¿Desea Miloslavskaia que la legislación requiera que el estado equipe, capacite y coordine con los voluntarios? ¿Solamente la mencionó porque Popova ha trabajado con Ilya Ponomarev, que publicó en línea el texto de la ley e inició su publicidad negativa? (Consideren también que Miloslavskaia estaba debatiendo con Gennady Gudkov, miembro del partido político de Ponomarev y otro diputado opositor en la Duma.)

Voluntarios, entonces y ahora

Aunque parece más explosivo hoy que en cualquier otro tiempo reciente, el dilema político y social del voluntariado en Rusia no es nuevo. Ya en noviembre de 2010 (un año antes de la temporada de protesta de la “revolución de la nieve” de Rusia), el anterior editor de Global Voices Gregory Asmolov abordó [ru] precisamente las oportunidades y peligros asociados con la cooperación entre voluntarios organizados por Internet y el estado ruso:

В идеале, государство должно относится к сетям как к ресурсу, который можно подключать к решению проблем. […] С другой стороны, возникают ряд вопросов. Во-первых, мотивация самоорганизации в российском случае частично базируется именно на ощущение бездействия государства. […] Ну и кроме того, конечно, в российской политической ситуации трудно поверить, что государство действительно начнет искать конструктивные (а не политизированные) механизмы сотрудничества с сетевыми структурами.

De manera ideal, el estado debería considerar las redes [de voluntariado] como un recurso, que podría usarse en la solución de problemas. […] De otro lado, surge una serie de preguntas. Primero, la motivación para autoorganización en el caso ruso se basa en parte precisamente en percepciones de la inercia del estado. […] Y, por supuesto, en la situación política rusa es difícil de creer que el estado realmente va a empezar a buscar mecanismos constructivos (y no politizados) para cooperación con estructuras en línea.

El texto del borrador de la Cámara Pública entraría [ru] a la Duma como proyecto de legislación pocas semanas después. ¿Se reducirá el proyecto a las revisiones de política tributaria que Miloslavskaia describe, o el Parlamento está preparando otra perjudicial intervención estatal en la mecánica de la sociedad civil? Históricamente, el mes de agosto ha sido momento de problemas para los rusos, respuestas a promesas que para muchos están lejos de ser prometedoras.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.