¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activismo a favor del derecho a la privacidad en Latinoamérica

Picture by Flickr user Alan Clever (CC BY 2.0).

Imagen del usuario de Flickr Alan Clever (CC BY 2.0).

Este artículo ha sido co-escrito con Renata Avila-Pinto [en].

En toda Latinoamérica nuevas prácticas de vigilancia amenazan con deteriorar la privacidad del individuo, aún así, hay un conocimiento público limitado sobre las consecuencias en las libertades civiles de estos cambios tan rápidos. Algunos países llevan a cabo políticas contra el delito cibernético [en] que buscan aumentar el poder para aplicar la ley con fuertes garantías jurídicas. En otros países están creciendo los sistemas de identificación biométricos dirigidos por el gobierno [en] mientras que ciertos gobiernos están incluso recurriendo a los drones [en] como ayuda en sus actividades de vigilancia. Una cultura de secretismo rodea estas prácticas de vigilancia y los ciudadanos se quedan con un gran desconocimiento de qué tipo de información se recoge y cómo se utiliza contra ellos.

Para los defensores latinoamericanos de la privacidad todo esto conlleva muchos problemas. Hay muy pocas ONG en la región que trabajan en la privacidad y la vigilancia, y la falta de especialización se complica más con una actitud social dominante en la que la seguridad prevalece sobre la privacidad. A pesar de las dificultades inherentes, el movimiento en ciernes a favor de la privacidad trabaja sin cesar para sacar a la luz las prácticas de vigilancia y para preservar las libertades civiles ante estos cambios. Los medios sociales y los blogs han causado un gran impacto en el trabajo activista en varios países de toda la región.

Debajo presentamos una instantánea de algunos grupos a favor de la privacidad, instituciones académicas e individuos dedicados al trabajo en este campo.

Apoyo de ONG especializadas

Comencemos con la Fundación Vía Libre. Vía Libre, un grupo argentino de apoyo a los derechos digitales fundado en el año 2000, ha luchado contrra los sistemas de identificación biométricos y órdenes de retención de datos. Vía Libre ha cuestionado el proyecto de ley sobre la delincuencia electrónica de Argentina, luchando contra las disposiciones draconianas para limitar los derechos de los programadores. Vía Libre también ha formado [en] a activistas y periodistas sobre las comunicaciones seguras, y a dominar las herramientas de codificación y de anonimato.

En Brasil, Movimiento Mega Nao [pt] es un movimiento de base que responde a las amenazas a los derechos de Internet. Mega Nao ha luchado recientemente contra un agresivo proyecto de ley de delito cibernético defendiendo un marco de derechos civiles de Internet que incluye garantías para la libertad de expresión y la privacidad. El Instituto Brasileño de Protección del Consumidor (IDEC) también ha lanzado [pt] una campaña similar. El IDEC [pt], fundado en 1987, está especializado en la privacidad del consumidor y en otros temas relacionados con Internet. Otra ONG importante, el instituto NUPEF, educa a los legisladores y a la sociedad civil sobre los derechos de Internet, incluyendo la privacidad. El NUPEF [pt] también publica una revista sobre la política de Internet [pt].

En Chile, la ONG Derechos Digitales trabaja desde 2005 para promover los derechos humanos en el entorno digital y apoya unas leyes de copyright más equilibradas. Con respecto a la privacidad, Derechos Digitales defiende a los blogueros y a las pequeñas empresas de Internet de las demandas sin orden judicial por la información privada del usuario. ONGs relativamente nuevas, como la ONG Meta, la Asociación de usuarios de Internet (Ecuador) y la Fundación Proacceso (Venezuela), también trabajan en la privacidad de la región.

En Latinoamérica, la Asociación de actividades para la comunicación progresista (APC por sus siglas en inglés) incluye la investigación, el análisis de la política y formentar la capacidad en el área de los derechos humanos en Internet. APC ha desarrollado unos estatutos de los derechos de Internet para guiar el desarrollo de la política de Internet. En 2011, APC reunió historias de la región sobre el abuso de los derechos humanos, que publicó en su proyecto anual Monitor mundial sobre la sociedad de la información (GISWatch). Desde 2008, APC, NUPEF y otros han organizado una reunión anual regional preparatoria para el Internet Governance Forum (IGF) de las Naciones Unidas.

También hay ONG de derechos humanos más antiguas que están comenzando a centrarse más en la política de Internet (incluyendo la privacidad). Por ejemplo, la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), en Argentina, ahora ha comenzado a centrar su atención a la libertad en Internet. Este grupo de abogados argentinos trabaja en la defensa de de la libertad de expresión y el acceso a la información a nivel nacional y dentro del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. El Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), una ONG que trabaja en el periodismo de investigación, la libertad de expresión y el acceso a la información pública en Latinoamérica, lleva mucho tiempo luchando contra la vigilancia del gobierno y protegiendo el derecho a la libertad de expresión de los periodistas. Al igual que el IPYS, la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) ha desafiado la vigilancia ilegal del gobierno en Perú durante la presidencia de Alberto Fujimori. Fujimori ha sido encarcelado por violar los derechos humanos después de haber intentado violar la confidencialidad de la comunicación y otros abusos de los derechos humanos durante su presidencia. Esto marcó la primera vez que un ex presidente elegido de forma democrática ha sido procesado por graves violaciones de los derechos humanos, incluyendo la violación de la privacidad.

En 2007, ARTICLE 19 [en] migró al nivel regional, pasando de una sola oficina a un número creciente de oficinas regionales apoyadas por una oficina internacional en Londres. Article 19 en Lationamérica involucra litigios en casos que sentaron precedentes de defensa de la libertad de expresión y hace sugerencias para la mejora de los anteproyectos de ley.  La organización también ha llamado la atención a las implicaciones de las libertades civiles de propuestas de delito cibernético [en] que se debate en la región. En Venezuela, una organización a favor de los derechos humanos llamada Espacio Publico trabaja para proteger la libertad de expresión y el acceso a la información, a la vez que ofrece formación en privacidad y seguridad.

Academia

Brasil es uno de los países más avanzados en la región dentro de los que trabajan en la investigación de la política de Internet y el Centro de tecnología y Sociedad [pt] de la Fundación Getulio Vargas es uno de los grupos más importantes que explora la política de internet, incluyendo la privacidad y la vigilancia. El Grupo de investigación de políticas públicas y acceso a la información de la Universidad de São Paulo [pt] también ha publicado buenos análisis sobre las políticas de privacidad y vigilancia [en]. El Centro de estudios en libertad de expresión y acceso a la información (CELE) de Argentina también es pionero en la investigación en la libertad de expresión y temas relacionados con la privacidad.

Voces en nuevos territorios

También existe un grupo de personas dedicadas, académicos y blogueros del mundo técnico y legal de la región que han dedicado tiempo y esfuerzo a explorar los temas y a incrementar el conocimiento de la política de Internet.

Las personas expertas en esta área incluyen a Victor Chapela, Jose Luis Fernando Garcia, Helios Mier y Cristos Velasco en México; a Oscar Montezuma, Miguel Morachimo, y Marco Sifuentes en Perú; Andres Guadamuz en Costa Rica; Carolina Botero, Nelson Remolina en Colombia, Renato Jijena en Chile; Pablo Palazzi en Argentina; Pablo, Renato, Nelson y Danilo Doneda (Brasil) que co-dirigen La Revista Latinoamerica de Proteccion de Datos Personales. Carolina Flores, con sede en Costa Rica, publicó una guía para proteger la privacidad y la seguridad de los activistas de los derechos humanos y debate sobre temas relacionados con ello en su blog. Cedric Laurant, con sede en Colombia, publicó la Guía de privacidad para hispanohablantes.

También hay varios espacios hackers en Latinoamérica como Hacklab Autónomo en Mexico DF o Escuela Lab en Perú. Asimismo, hay una fuerte comunidad de software libre que corre la voz a través de la Fundación Software Libre América Latina cuando aparecen las amenazas a la privacidad.

Global Voices Advocacy informa regularmente sobre temas de privacidad en Latinoamérica tanto en los artículos habituales como en su Informe Netizen para Latinoamérica.

Conclusión

El activismo a favor de la privacidad en Latinoamérica va en aumento y varios países todavía sufren la falta de grupos civiles fuertes que trabajen en esta área. En América Central y el Caribe, la privacidad en línea y la vigilancia son todavía temas muy inexplorados, desconectados de la orden del día en los derechos humanos. Las ONG a favor de los derechos humanos de la región tienden a dar prioridad a temas de derechos humanos como la salud, la educación, la seguridad del ciudadano y las luchas en curso que rodean las desapariciones forzosas y la tortura. Mientras que las organizaciones fundadas de forma privada trabajan apasionadamente en temas relacionados con la privacidad, la privacidad no es su única prioridad. Voluntarios no remunerados llevan la mayoría del peso de este activismo y las organizaciones luchan con recursos limitados.

A pesar de estos retos y de la cobertura limitada de sus esfuerzos en los principales medios de comunicación, ha seguido creciendo el apoyo a estas campañas. EFF continuará trabajando junto con grupos de la sociedad civil de Lationamérica y ayudando con sus esfuerzos a compartir conocimiento sobre temas relacionados con los derechos de Internet y los legisladores en toda la región.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.