¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Hong Kong: Descartan la “educación nacional” pero sigue la tensión

El polémico plan del gobierno de Hong Kong para introducir una currícula nacional moral y de educación [en] (de aquí en adelante, educación nacional) en las escuelas primarias ha sido, finalmente, descartado después de rigurosas protestas ciudadanas [en] -huelgas de hambre incluidas.

El gobierno finalmente ha descartado el plazo de tres años para la puesta en práctica de la currícula y dejará a las escuelas tomar sus propias decisiones.

Antecedentes

El término “educación nacional” fue introducido en Hong Kong en julio de 2007, cuando Hu Jintao, el presidente chino, asistió a la ceremonia del décimo aniversario de la reunificación de Hong Kong con China. Hizo hincapié en que Hong Kong “debería poner más énfasis en la educación nacional para la gente joven”.

En 2010, el ex Jefe Ejecutivo de Hong Kong, Donald Tsang, mencionó la educación nacional en su discurso político. Pero el público no era consciente de la política hasta mayo de 2012 cuando el Scholarism [zh], un grupo activista estudiantil, organizó una manifestación para demandar la retirada de la currícula.

El 29 de julio del 2012, una coalición cívica compuesta del Scholarism, el Grupo de Padres Preocupados y el Sindicato de Profesores Profesionales, coorganizaron una manifestación masiva contra la currícula; desde entonces, la campaña anti-educación nacional se ha convertido en una agenda común en la sociedad de Hong Kong.

Anti-national education protest - our children. Photo taken by Leung Ching Yau Alex CC: BY-NC-SA.

Protesta Anti-educación nacional – nuestros niños. Foto tomada por Leung Ching Yau Alex CC: BY-NC-SA.

¿Por qué es la gente de Hong Kong tan hostil con la educación nacional? Wong Kwok-kui, un escritor en inmediahk.net explica [zh]:

Hay un dicho dentro del campamento anti-educación nacional: “No rechazamos la educación nacional, pero el contenido no debería de ser parcial y debería mencionar temas controvertidos tales como la represión del 4 de junio…”. Esta posición significa que estás de acuerdo con la premisa del oponente y listo para negociar la sustancia más tarde. La situación es parecida a la historia griega del caballo de Troya: los guardias permitieron al caballo de madera entrar sin mirar lo que había dentro. Esto es peligroso…

Si [la currícula] es puesta en práctica, la identificación [nacional] se volverá una ecuación simple de “yo” a “ello” [la nación], lo que significa proyectarse a si mismo a la fuerza en la comunidad. (Como ya se mencionó en un documento político del comité de expertos del gobierno, la llamada “identificación de nuestra unidad”). En el proceso, algunos aspectos negativos del objeto de la identificación serían omitidos conscientemente… Por ejemplo, para reconstruir el orgullo nacional, la derecha japonesa ha renunciado a “la historia reflexiva” [la derecha japonesa se refirió a la autorreflexión sobre los crímenes de guerra japoneses durante la Segunda Guerra Mundial como un “masoquismo histórico” (「自虐歷史觀」)] y negó la historia de la Masacre de Nanjing… la identificación nacional siempre es una espada de doble filo que trae tormentos de toda la vida a niños inmaduros, incluso cuando eso no es lo que pretende.

Ola de protestas

Lo que ha encendido la ola de protestas es el “Modelo Chino – Manual de Condiciones Nacionales” que fue publicado por el Centro de Servicios de Educación Nacional, dirigido por la pro-Beijing Federación de Trabajadores de la Educación de Hong Kong. El libro omite un número de importantes eventos históricos en la China contemporánea [zh], tales como la Revolución Cultural y otras violaciones de los derechos humanos.

Los problemas persistentes de los derechos humanos, el estado de derecho y la subsistencia en China son solo mencionados brevemente. Por otro lado, describe al Partido Comunista Chino (CCP, por sus siglas en inglés) como una entidad “progresista, desinteresada y unida”.

Scholarism es el eje central de la coalición anti-educación nacional. Encabezado por Joshua Wong, un estudiante de secundaria de 16 años, el grupo planteó cuatro demandas [zh] en la manifestación del 29 de julio: 1. La retirada inmediata de la Currícula Nacional Moral y de Educación; 2. La revisión de la política existente de educación cívica y la currícula; 3. La divulgación de todos los criterios para subsidiar las instituciones que fomentan la educación nacional; y 4. El restablecimiento del grupo de trabajo sobre la educación de los derechos humanos.

Y con respecto al Grupo de Padres Preocupados, sus miembros son en su mayoría, clase medieros que no están interesados en asuntos sociales. Aun así, estos padres están ansiosos por el efecto de la currícula en sus hijos. Se echaron a la calle en un clima caluroso, para gritar “Por favor, dejen en paz a mis hijos” [zh].

Como señaló [zh] el escritor Lu Yi en my1510.cn:

Comparados con aquellos que han crecido en la China continental, la gente de Hong Kong no tiene un entendimiento profundo de la historia china. Sin embargo, muchos de ellos han experimentado vivir bajo el mandato del CCP. Se fueron del continente para escapar de desastres como el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural. Ahora se convierten en abuelos y bisabuelos. ¿Crees que están dispuestos a ver a sus preciosos nietos llevando pañuelos rojos [volviéndoles Guardias Rojos]?

Con respecto a los padres, eran inocentes estudiantes de primaria durante la represión del 4 de junio. Son capaces de entender el incidente desde perspectivas diferentes porque lo han discutido abiertamente en los colegios. Aprecian este tipo de ambiente y quieren que el CCP deje a sus hijos tranquilos.

Pero, ¿Podemos simplemente equiparar la educación nacional con el lavado de cerebro? El Secretario de Educación, Eddie Ng Hak-kim, declaró que el público había malinterpretado su propósito e hizo hincapié en que es difícil “lavar el cerebro” a los estudiantes a través de la educación.

El usuario de los medios de comunicación en China continental, Han Ching, cree [zh] que el problema está tanto en el contenido como en la pedagogía:

En cuanto a su contenido, si el material de enseñanza está lleno de afirmaciones irrefutables e incuestionables, con más juicios de valor que declaraciones objetivas, ilógicas e ignora las dudas de los estudiantes, uno puede decir que tiene un “efecto de lavado de cerebro”. En cuanto a la pedagogía, si los profesores no permiten el libre debate, si hay unas respuestas oficiales en los exámenes, si [los profesores] no guían a los estudiantes para aprender de forma crítica, y los colegios no pueden elegir sus propios materiales de enseñanza debido a la presión política, este es también un proceso de “lavado de cerebro”.

También hay desacuerdos y preguntas formuladas contra la campaña anti-educación nacional. Por ejemplo, algunos han formulado la pregunta: ¿Por qué la gente de Hong Kong no reacciona contra la educación religiosa o el sistema colonial británico, que también podría ser considerado “lavado de cerebro”?

Ip Iam-chong escribe una carta a la juventud del continente [zh] para responder a estas preguntas:

La enseñanza general en la era colonial británica era una “educación no nacional” que raramente ocurrió en otras partes del mundo. El gobierno colonial no nos pidió (a la gente de Hong Kong) volvernos británicos. Ni siguiera los colegios públicos tenían una educación nacional sistemática. Un ejemplo era que los estudiantes de los colegios públicos estaban familiarizados con la melodía del himno nacional del Reino Unido, pero muchos no sabían la letra. La historia británica, el logro económico y social, el sentimiento de pertenencia, no eran el foco del currículo escolar. No había una asignatura de educación nacional británica independiente. Por otro lado, algunos profesores y directores de colegios públicos estuvieron alentando activamente a los estudiantes a unirse a la orquesta china y a identificarse con la cultura china.

Hay dos razones por las que la gente de Hong Kong no se opone al “lavado de cerebro religioso”. Primero, en Hong Kong, tenemos libertad de religión. La ciudad tiene algunos colegios católicos, pero no son la mayoría. En cuanto al protestantismo, las iglesias son dirigidas independientemente con principios y conexiones diferentes. Segundo, ninguna religión tiene el respaldo del partido gobernante. En otras palabras, Hong Kong no tiene una religión nacional.

Rose Luqiu, una veterana usuaria de los medios de comunicación admite que el gobierno de Hong Kong podría haber introducido la educación nacional mejor. Pero recuerda que en una sociedad abierta, nadie puede excluir un punto de vista pro educación nacional [zh]:

Después de todo, los colegios en Hong Kong pueden decidir sus propios materiales escolares. Para ser sincera, la educación patriótica de los colegios pro Beijing debe de estar más alineada que el manual [del Modelo Chino]. Sin embargo, Hong Kong es un lugar con libertad de expresión y académica. Puedes criticar la parcialidad de los materiales escolares pero no se puede prohibir el punto de vista y el manual, a no ser que el contenido sea ilegal.

El 8 de septiembre, por fin el gobierno de Hong Kong hizo concesiones y descartó el plazo de tres años para la aplicación obligatoria de la currícula, y dio a los colegios autonomía para tomar sus propias decisiones. Sin embargo, la creencia de que la “aplicación de la educación nacional es una misión política asignada por el CCP al nuevo Jefe Ejecutivo” se ha extendido y la gente está ansiosa por el futuro político de la ciudad.

Liumui señala [zh]:

Beijing cree que Hong Kong tiene conflictos profundamente arraigados sin resolver y los administradores de la ciudad son incapaces de abordar el problema. El gobierno ha fallado en todos los ámbitos políticos, desde la subsistencia hasta la transformación institucional. ¡El cuerpo administrativo es tan débil que uno apenas puede imaginárselo! Con cada política y plan ha surgido la polémica, aun así, no mejora el mecanismo de consulta. La aplicación de las políticas se presenta como una misión política. En el caso de la educación nacional, cuando la gente expresó su desconfianza y oposición, el gobierno ni siguiera se preocupó por explicar y canalizar el descontento de la opinión pública. En su lugar, insistió en imponer la política a todo coste. ¿No se dan cuenta que un gesto así generará una mayor desconfianza pública?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.