¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Un proyecto en internet para supervisar las carreteras de Rusia

El proyecto «RosYama» [ru] [literalmente «el bache ruso»] es una forma de supervisar el estado de las carreteras y de comprobar si cumplen con los últimos requisitos del gobierno. Todo aquel que encuentre una carretera que no cumpla con esos criterios de calidad puede usar el servicio RosYama.

El coordinador de RosYama, Fyodor Ezeev, le dijo a Evgeny Voropai de Greenhouses of Social Technologies cómo dejó de ver los límites entre los mundos en línea y fuera de línea, y por qué los proyectos específicos son más eficientes que los universales.

Fyodor Yezeev. Foto cedida por su dueño.

Fyodor Ezeev: Creo que RosYama tiene tres componentes que lo conducen al éxito. En primer lugar, la relevancia del tema (normalmente, los baches en las carreteras molestan a todo el mundo). En segundo lugar, la influencia de Navalny (un bloguero importante de la oposición y, además, activista), que ha hecho que una gran cantidad de personas conozca el proyecto desde el principio. Por último, RosYama se diferencia de algunos proyectos de carreteras similares por ayudar a los usuarios con la redacción de las quejas y por hacerse cargo de los aspectos legales de dicha tarea.

Evgeny Voropai: ¿Cómo ha cambiado el comportamiento de los usuarios desde que RosYama apareció?

F.E.: El número de nuestros usuarios ha disminuido alrededor de dos o tres veces, pero el número de baches registrados ha aumentado a la misma velocidad, lo cual significa que cada visitante registra ahora cinco baches más que antes. Las personas han dejado de visitar el sitio por curiosidad, pero hay muchas que lo utilizan a conciencia.

E.V.: RosYama es un servicio automatizado de envío de quejas con un número significativo de usuarios activos. Cuéntenos lo que el equipo de proyecto hace en Moscú y en el resto de regiones. 

F.E.: RosYama no es un servicio automatizado de envío de quejas, ya que los usuarios deben poner su queja de manera independiente. El equipo de RosYama trabaja en la página web y aconseja a los usuarios del proyecto.

E.V.: Cuando un proyecto trabaja sobre un modelo de cooperación donde «el usuario está al mando», es importante evaluar con seriedad la participación de sus usuarios. ¿Qué otros indicadores le permiten saber que el proyecto es efectivo y que está funcionando? 

F.E.: El único indicador de viabilidad de cualquier acción es la presencia o ausencia de resultados tangibles. Los de RosYama son los más de 8500 baches arreglados.

E.V.: Ha escrito en su blog que tras los debates [de la oposición recientemente organizados], el número de visitantes ha aumentado en un 58 %. ¿Diría que la gestión pública de los proyectos en internet es más efectiva que la tradicional?

F.E.: Por lo general, la efectividad de la mercadotecnia es a corto plazo. Creo que RosYama necesita centrarse en el desarrollo de posibilidades para nuestros usuarios y en la facilidad de uso. Estas acciones traerán buenos resultados a largo plazo.

E.V.: La blogosfera ha respondido de forma activa a su participación en las elecciones del Consejo Coordinador de la oposición. ¿Alguna vez le preocupó que esto pudiera afectar de forma negativa a RosYama? 

F.E.: No, nunca me preocupó.

E.V.: «Siete candidatos para siete proyectos» [un grupo de votantes en las elecciones del Consejo de Coordinación] está representado por los directores y los coordinadores de proyectos en internet. Si empezaran a trabajar fuera de línea, ¿cómo afectaría esto a sus actividades en línea? 

F.E.: He dejado de ver los límites entre los mundos en línea y fuera de línea desde hace tiempo. Internet es solo otro medio de transmitir información y de conectar a la gente; es como lo que pasa con el teléfono. Por ejemplo, una persona utiliza un teléfono para tener conversaciones sin sentido mientras que otra le dice a su corredor de bolsa que venda una cartera de acciones que vale millones de dólares.

E.V.: Antes de RosYama, ya teníamos RosPil [una página web anticorrupción], luego apareció RosUznik [un fondo legal de ayuda para los opositores arrestados] y después RosVybory [una página web para supervisar las elecciones]. ¿Ha notado la migración de usuarios leales de un proyecto a otro? 

F.E.: No. Creo que no hay ninguno o prácticamente ninguno. Si alguien está interesado en las propuestas del gobierno, no lo va a dejar de estar solo porque exista RosUznik.

E.V.: En sus publicaciones en LiveJournal mencionó que los usuarios, a menudo, no ven la conexión que existe entre sus problemas inmediatos y las elecciones libres; pero que, al mismo tiempo, todos estos «proyectos Ros» están dirigidos a cosas concretas y no permiten ver a los usuarios estos problemas como un todo complejo. ¿Ha habido algún plan de integrar todos estos proyectos en uno pero con un alcance más amplio? 

F.E.: Creo que nuestros proyectos tienen éxito mayoritariamente gracias a que «están dirigidos a cosas concretas». La idea de «hacer poco, pero bien» es mejor que la de «hacer mucho, pero mal». En relación al vínculo entre los problemas inmediatos y las elecciones libres, la participación en un proyecto como RosYama les permite no solo verla, sino sentir esta conexión y prácticamente tocarla.

E.V.: Ha trabajado en una gran compañía de internet y luego comenzó el proyecto civil RosYama. ¿Ha cambiado esto su enfoque de trabajo y la realización de tareas? 

F.E.: Intento realizar tareas que estoy realmente interesado en resolver. El resto de factores superficiales no tienen ningún significado para mí.

Esta entrevista ha sido realizada por Evgeny Voropai. La versión original [ru] está disponible en la página web de Teplitsa.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.