¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Software libre y de código abierto

Tras publicar el artículo sobre la manifestación egipcia para que el Gobierno adoptara Software Libre, recibimos un correo electrónico de Richard M. Stallman (RMS). No voy a negar que una de las razones por las que escribo este articulo es presumir de que alguien tan importante en la historia de los computadores como RMS lee lo que escribimos aquí. Sin embargo, el principal motivo es el siguiente:

En el email, RMS expresaba su satisfacción por el movimiento que estaba teniendo lugar en Egipto, pero también recalcaba que nuestra publicación daba lugar a ideas erróneas sobre el Software Libre. Y estamos de acuerdo con él, sobre todo con el hecho de que nuestro principal objetivo era informar sobre el movimiento egipcio y no prestamos mucha atención a elaborar un poco más la parte en la que explicamos a nuestros lectores qué es el Software Libre. Por ello decidimos complementarlo escribiendo este artículo de dos partes en el que vamos a saltarnos una de las principales reglas de Global Voices Online (GVO): normalmente tenemos que citar medios sociales y no de masas, pero en este caso hay dos razones por las que no cumpliremos estrictamente esta norma.

  • La primera es que muchos de los sitios que vamos a citar se encuentran en una zona intermedia entre medio de masas y social. Tomen como ejemplo los Eric's Random Writings [en] de la página web de Eric S. Raymond. No es un blog en sí mismo, pero muchas de sus publicaciones son anteriores a los blogs y el blogueo, por lo que se puede considerar como un blog de aquella época.
  • La segunda y nuestra principal razón es que aunque la mayor parte de la información que mencionaremos aquí ya estaba disponible desde hace décadas, queremos hacer uso de la inmensa red de traductores de GV Lingua y de nuestros lectores para difundir el mensaje sobre el Software Libre y de Código Abierto, y especialmente que el Software Libre comparte muchos de sus valores con GVO. Ambos tratan de defender la libertad de los usuarios y su derecho a ser escuchados.  El primero defiende su derecho a crear y tener el control sobre el software que usan y el segundo defiende —entre otras cosas— el derecho de los usuarios a estar presentes en los medios en lugar de ser sólo consumidores de éstos.

¿Qué es el Software Libre?

Afortunadamente, en español existen dos palabras diferentes para el término inglés “free”: gratis y libre. El hecho de que haya sólo una palabra inglesa para los dos conceptos y que normalmente no haya que pagar dinero por la mayor parte del software libre hace que mucha gente confunda la palabra “free” en free software [software libre] y piense que significa “gratis” cuando en realidad quiere decir “libre”. En la página web de GNU (iremos a GNU más adelante), los autores lo expresan de esta forma:

Por tanto, el “software libre” es una cuestión de libertad, no de precio. Para entender el concepto, piense en “libre” como en “libre expresión”, no como en “barra libre”.

Más adelante explican mejor a qué se refieren con ese tipo de libertad de software:

“Software libre” significa que el software respeta la libertad de los usuarios y la comunidad. En términos generales, los usuarios tienen la libertad de copiar, distribuir, estudiar, modificar y mejorar el software.

Lo resumen en una lista con las cuatro libertades esenciales que debería tener un usuario del software:

  1. La libertad de ejecutar el programa para cualquier propósito. (libertad 0).
  2. La libertad de estudiar cómo funciona el programa y cambiarlo para que haga lo que usted quiera (libertad 1). El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.
  3. La libertad de redistribuir copias para ayudar a su prójimo (libertad 2).
  4. La libertad de distribuir copias de sus versiones modificadas a terceros (libertad 3). Esto le permite ofrecer a toda la comunidad la oportunidad de beneficiarse de las modificaciones. El acceso al código fuente es una condición necesaria para ello.

Dicho esto, queda claro que los desarrolladores de software libre sí tienen la opción de vender su software si quieren hacerlo, siempre y cuando cumplan las cuatro libertades mencionadas anteriormente. Un ejemplo de ello es NeoOffice [en]. Por otro lado, si los desarrolladores decidieran lanzar su software de forma gratuita pero no respetaran las libertades esenciales del Software Libre, entonces su software no puede llamarse Libre. Muchos de esos programas de adwareshareware de código cerrado pueden servir como ejemplo para este caso. En esos casos, los usuarios no pueden acceder a su código fuente, por lo que no pueden modificarlo ni estudiar cómo funciona. Mientras desconozca el funcionamiento de un software y no tenga acceso a su código, no puede confiar ciegamente en él; puede rastrear sus actividades, modificar su ordenador o hacer cualquier cosa que usted no quiera que haga.

El código fuente puede ser distribuido con el software o, como uno de los usuarios de Stack Exchange añadía [en]:

Hacer disponible el código fuente no significa descargarlo. Podría ser que necesitas una petición por escrito y envías una fotocopia de un listado. Puedes cobrar un precio “razonable” por el manejo o la copia, pero no puedes saltarte la obligación de hacer disponible tu propio código fuente.

¿Deberíamos llamarlo Software Libre o Software de Código Abierto?

Hasta ahora hemos estado utilizando los términos Software Libre y Software de Código Abierto de manera intercambiable. Es cierto que ambos términos son muy parecidos y el hecho de ser Libre implica que debería ser de Código Abierto. Sin embargo, desde 1998, se utilizan para referirse a dos cosas ligeramente diferentes.

Eric S. Raymond (ESR), otro defensor del software de código abierto, se dio cuenta de que para que la mayor parte de la gente adoptara software libre o de código abierto, las grandes corporaciones tenían que involucrarse. Es difícil convencer a la gente de que instale GNU/Linux en sus ordenadores portátiles si no les va a reconocer la tarjeta wireless, el controlador del CD-ROM o cualquier dispositivo hardware de ese portátil. Y para que esto ocurra, los distribuidores de hardware deberían lanzar controladores específicos para GNU/Linux, ya que de otra manera los desarrolladores de software de código abierto no tienen más remedio que hacer ingeniería inversa sobre esos controladores, lo cual no resulta siempre exitoso. ESR escribió [en]:

El término “software libre” es más antiguo, lo que se refleja en el nombre de la Fundación para el Software Libre (FSF), una organización fundada en 1985 para proteger y promover el software libre. El término “código abierto” fue acuñado en 1998 por un grupo de personas —los fundadores de la Iniciativa para el Código Abierto (OSI)— que también apoyaban el desarrollo y la distribución de software libre, pero discrepaban con la FSF sobre cómo promoverlo y creían que la libertad de software era fundamentalmente un asunto práctico más que ideológico.

ESR recalcaba [en] que su enfoque práctico hacía posible que la gente aceptara lo que pedían sin verse forzados a cambiar su postura respecto a si la propiedad intelectual era buena o mala. Añadía [en] que, por otro lado, el término Software Libre hacía que muchas empresas fueran reacias a involucrarse en ello:

El término pone nerviosos a muchos empresarios. A pesar de que intrínsecamente esto no me importa lo más mínimo, ahora tenemos un interés pragmático en convencer a estas personas, más que en burlarnos de ellos. Tenemos una oportunidad de conseguir mejoras en el mundo empresarial dominante sin arriesgar nuestros ideales ni nuestro compromiso con la excelencia técnica — así que es hora de reubicarse. Necesitamos una etiqueta nueva y mejor.

El debate entre ambos continúa. ESR da más detalles [en] sobre por qué no ve atractivo para las corporaciones el enfoque de RMS:

El manifiesto de RMS atacaba al código cerrado con argumentos sobre moralidad: reivindicaba un derecho de los usuarios a acceder y modificar el código del que dependían, iniciaba una cruzada contra la propiedad de software y proponía un programa de creación de un ambiente de producción-calidad completo de “software libre” moldeado a partir del poderoso sistema operativo Unix… Por otra parte, el ataque generalizado de RMS a la propiedad intelectual y el sabor cuasi marxista de gran parte de su propaganda alejó a muchos hackers y convirtió en enemigos absolutos a la mayoría de productores y consumidores de software que se encontraban fuera de la cultura hacker como tal.

Mientras tanto, RMS argumentaba que decidía mantener su enfoque porque creía que la existencia de software propietario es un asunto más moral que práctico:

Los dos términos describen casi la misma categoría de software, pero apoyan visiones basadas en valores diferentes en esencia. El código libre es una metodología de desarrollo; el software libre es un movimiento social. Para este último, el software libre es un imperativo ético, un respeto esencial por la libertad de los usuarios. Por el contrario, la filosofía del código abierto considera este asunto en términos de cómo hacer un software “mejor”—sólo en el sentido práctico. Afirma que el software propietario es una solución inferior al problema práctico que nos ocupa. Para el movimiento de software libre, sin embargo, el software propietario es un problema social y la solución es dejar de utilizarlo y cambiarse al software libre… En la práctica, el código abierto apoya criterios algo más débiles que los del software libre.

Al final, como escribió Gabriella Coleman [en] – cátedra Wolfe en conocimientos técnicos y científicos en el departamento de Historia del Arte y Estudios de la Comunicación de la Universidad McGill – en su libro Coding Freedom [en], ambos luchan por el mismo objetivo, sólo que cada uno lo hace a su manera. Por cierto, el libro está publicado bajo la licencia de Creative Commons [en], que permite compartir y utilizar la creatividad y el conocimiento, y está en parte inspirada [en] en la Licencia Pública General de GNU (GNU GPL) de la Fundación para el Software Libre.

Señalan las mismas licencias y metodologías de colaboración alternativas, pero difieren en su orientación moral: el término software libre enfatiza principalmente el derecho a aprender y a acceder al conocimiento, mientras que código abierto tiende a señalar los beneficios prácticos.

Es más que software

GNU/Linux es probablemente el proyecto de código abierto más famoso que existe. El projecto GNU comenzó en 1983/4 con el objetivo de crear un sistema operativo libre. Más adelante, Linus Torvalds creó el Núcleo Linux (Kernel) y la combinación de ambos con muchos otros productos de software de código abierto dio lugar a lo que es hoy en día un sistema operativo completamente funcional que compite con sistemas como Microsoft Windows y Mac OS. Aparte de ése se puede pensar en muchos otros ejemplos de software como Mozilla Firefox, Apache Webserver Server [en], Android [en] y muchos otros que en ocasiones se utilizan más extensamente y en los que los usuarios confían más que sus alternativas propietarias.

No obstante, el movimiento no se queda sólo en el software:

Los manuales de software deben ser libres por las mismas razones que el software debe ser libre, y porque de hecho los manuales son parte del software. También tiene sentido aplicar los mismos argumentos a otros tipos de obras de uso práctico; es decir, obras que incorporen conocimiento útil, tal como publicaciones educativas y de referencia. La Wikipedia es el ejemplo más conocido.

Gabriella Coleman escribió [en]:

Yo sostengo que el FOSS surge de la tradición liberal y a su vez reformula elementos de ésta. En lugar de designar únicamente un conjunto de ideas políticas, económicas o jurídicas, yo trato el liberalismo en sus registros culturales. Los hackers del software libre concretan culturalmente varios temas y sentimientos liberales —por ejemplo mediante la ayuda mutua y competitiva, sus entusiastas principios de libertad de expresión y la implementación de una meritocracia junto al frecuente reto de abastecimiento de propiedad intelectual. La filosofía ética del FOSS se centra verdaderamente en la importancia del conocimiento, el aprendizaje autodidacta y la expresión personal como lugar fundamental donde situar la libertad.

Vea George Osborne MP – Open Source Politics [en]:

Finalmente, las ideas de libertad y apertura se pueden ver hoy en día en muchos sitios desde Wikipedia hasta proyectos que rastrean todas las transacciones gubernamentales por el mundo [en], o aquellos que promueven el compartir material educativo trabajos de investigación.

Vea “Egypt: Why Open Source Software?” [en] para más información sobre por qué Egipto (al igual que casi cualquier otro país) debería adoptar el Software Libre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.