¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Indígenas xavante luchan por el derecho a su tierra

[Este artículo fue publicado originalmente en portugués el 12 de diciembre de 2012.]

Los nativos del grupo étnico de los xavante que han vivido en el territorio Marãiwatsédé en el norte de Mato Grosso durante siglos, enfrentan la ocupación y las amenazas de los agricultores que están tratando de desalojarlos de su hogar. Las tierras, que les fueran devueltas hace 14 años, habían sido invadidas casi completamente por colonizadores y terratenientes. El 6 de diciembre de 2012, luego de una resolución de la Suprema Corte del 17 de octubre, el departamento de justicia de Mato Grosso ordenó el envío de citacones para el retiro de ocupantes ilegales de estas tierras ancestrales. Un mes y medio después, el proceso casi ha terminado [pt].

El periodista Felipe Milanez, especializado en asuntos indígenas, escribió [pt]:

O território xavante, chamado Marãiwatséde, está no centro de um eixo de escoamento de soja e gado, onde o governo federal quer asfalta a BR-158. O traçado ficaria fora da reserva, e da Ferrovia Centro-Oeste, que liga as cidades de Campinorte (GO) e Lucas do Rio Verde (MT).

A disputa por este território expõe a dificuldade do governo em controlar os conflitos fundiários na Amazônia. Os pequenos posseiros, tradicionais inimigos dos índios na região, deram lugares aos grandes ruralistas – que se negam a deixar o território. A pressão externa tem provocado divisões internas dos Xavantes, que colocam em risco a vida das principais lideranças.

El territorio xavante, llamado Marãiwatséde, está en medio de la ruta de comercialización de soya y ganado, donde el gobierno federal quiere asfaltar la BR-158. La ruta estaría fuera de la reserva y la ferrovía Centro Oeste que conecta las ciudades de Campinorte (GO) y Lucas do Rio Verde (MT).

La disputa por este territorio expone la dificultad que ha tenido el gobierno en controlar conflictos fundamentales en el Amazonas. Pequeños terratenientes, enemigos tradicionales de los pueblos indígenas de la región, dieron lugar a grandes ruralistas -que se niegan a salir del territorio. La presión externa ha provocado divisiones al interior de los xavantes que pone en peligro la vida de los principales líderes.

Aldeia Xavante. Foto de Felipe Milanez, usada com permissão.

Aldea xavante. Foto de Adriano Gambarini/OPAN, usada con autorización.

También según Milanez, los problemas empezaron en 1966, con la expulsión de la población indígena de la región, que fue transportada en aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) a otro territorio xavante a 400 km. Fueron víctimas de una epidemia de sarampión que mató al menos a 150 miembros de la comunidad indígena, lo que los obligó a separarse en otros territorios indígenas en una especie de “exilio interno en el país”. Con la llegada de Ariosto da Riva, empresario de Sao Paulo que compró el territorio Marãiwatsédé, la región se ha hecho conocida como Suiá-Missu, propiedad inmobiliaria con 1.8 millones de hectáreas. La tierra pasó luego a las manos de varias empresas hasta la Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro, cuando la empresa italiana que en ese momento era dueña de la tierra -Agip Petrolli- decidió devolver la tierra al pueblo indígena.

Como resultado, la tierra fue devuelta solamente para ser invadida por agricultores y colonizadores que ahora han sido expulsados por la decisión judicial [pt] a favor del pueblo indígena. Acerca de este proceso, iniciado el 10 de diciembre, Greenpeace informó [pt]:

Este é um momento crucial para a desintrusão da terra dos Xavante, processo liderado pela Funai (Fundação Nacional do Índio) e que conta com respaldo de forças policiais.

Este es un momento crucial para el desalojo de los invasores de la tierra de los xavante, un proceso liderado por Funai (Fundación Nacional del Indio) que cuenta con el respaldo de las fuerzas policiales.

Indígenas Xavantes. Foto de Felipe Milanez, usada com.

Indígenas xavantes. Foto de Felipe Milanez, impresa con autorización.

Sin embargo, la transgresión de los colonizadores invasores no viene de manera pacífica [pt]. Los ocupantes ilegales construyeron bloques en el camino e incluyeron amenazas de violencia, como tuiteó la periodista Andreia Fanzeres (@Andreiafanzeres) en setiembre de 2012:

Jornais de MT noticiam hj que invasores de #maraiwatsede bloquearam BR 158 e só vão sair “qdo a justiça suspender a decisão de retirá-los”

Los periódicos en Mato Grosso informaron hoy que los intrusos #maraiwatsede han bloqueado la BR 158 y solamente se irán “cuando el juez suspenda la decisión de sacarlos”.

La ONG Repórter Brasil escribió un largo informe [pt] que resume la situación hasta mediados de diciembre, indicando que “algunos grupos han decidido no acatar la decisión judicial y han buscado desestabilizar el proceso forzando el conflicto con tropas”. También estudian la situación de lo que ocurrió durante los primeros días de la ocupación, cuando las “fuerzas nacionales se retiraron disparando balas de goma y bombas de gas:

Os manifestantes apareceram na Fazenda Jordão, onde a operação teve início, no momento em que as forças de segurança realizavam as primeiras abordagens. Segundo a listagem de propriedades do governo, a propriedade onde a confusão aconteceu pertence a Antonio Mamed Jordão, ex-vice-prefeito de Alto Boa Vista, que detém uma das maiores áreas invadidas dentro da Terra Indígena, um latifúndio com mais de 6 mil hectares. Em 2008, Jordão declarou patrimônio de R$ 4,5 milhões. Além dele, outros políticos donos de extensas porções da terra indígena são, ainda de acordo com as listas oficiais do governo, Mohmad Khalil Zaher, vereador em Rondonópolis (MT), Sebastião Ferreira Prado, Sebastião Ferreira Mendes, entre outros. Os latifundiários, representados pela Confederação Nacional da Agricultura e Pecuária (CNA), reclamam da desintrusão e chegam a questionar se as terras são mesmo indígenas (leia nota divulgada nesta terça-feira, 11).

Los manifestantes aparecieron en la Hacienda Jordão, donde la operación comenzó, en el momento en que las fuerzas de seguridad hicieron su primer acercamiento. Según el listado de propiedades del gobierno, la propiedad donde ocurrió la confusión pertenece a Antonio Mamed Jordão, ex teniente alcalde de Alto Boa Vista, propietario de una de las mayores áreas invadidas dentro de tierras indígenas, un predio con más de 6,000 hectáreas. En 2008, Jordão declaró activos de 4.5 millones de reales [pt] (unos 2.2 millones de dólares). Además de él, otros políticos que tienen grandes porciones de tierra indígena, según registros oficiales del gobierno, Mohmad Khalil Zaher, concejal de Rondonópolis (MT), Sebastião Ferreira Prado y Sebastião Ferreira Mendes, entre otros. Los propietarios de tierras, representados por la Confederación Nacional de Agricultura y Ganadería (CNA), se quejan del desalojo y han empezado a cuestionar si la tierra es verdaderamente indígena (leer una declaración dada a conocer el jueves 11 de dicembre de 2012) [pt].

Durante el primer intento de desalojo el 10 de diciembre, las Fuerzas Nacionales se enfrentaron con los agricultores, lo que dejó muchos heridos.

El exobispo de São Félix do Araguaia, el catalán Don Pere Casaldàliga (conocido como Pedro Casaldáliga), que tiene 84 años y está aquejado de Parkinson, ha recibido amenazas de muerte por el apoyo que ha dado al pueblo indígena y la policía federal lo obligó a desocupar su casa con la finalidad de garantizar su seguridad. La noticia sobre estas amenazas al obispo fueron informadas ampliamente por medios en castellano y en catalán [ca], mientras los medios brasileños permanecían en silencio.

El periodista Altamiro Borges explicó [pt]:

Segundo o Conselho Indigenista Missionário (Cimi), um grupo de jagunços anunciou abertamente que Dom Casaldáliga “era o problema” da tensa região e que “faria uma visita para ele”. A própria Polícia Federal recomendou a imediata retirada do religioso da cidade devido à vulnerabilidade da humilde residência em que ele vivia há muitos anos. A PF alegou temer por sua segurança, já que a casa nem sequer possui muros e o bispo emérito com a sua saúde debilitada, em decorrência de sofrer do “mal de Parkinson”.

Según el Consejo Indígena Misionero (Cimi), un grupo de pandilleros anunció abiertamente que Dom Casaldáliga “era el problema” de la tensa región y “que le harían una visita”. La misma Policía Federal recomendó el retiro inmediato del religioso de la ciudad, debido a la vulnerabilidad de su humilde casa donde ha vivido muchos años. La Policía Federal sostuvo que temía por su seguridad, ya que la casa no tiene muros, a lo que hay que agregar la debilitada salud del obispo emérito como consecuencia de tener el “mal de Parkinson”.

El periodista siguió explicando que Casaldàliga tiene una larga historia de resistencia contra la dictadura brasileña (1964-1985) y de apoyo a grupos indígenas amenazados y personas sin hogar, y de nuevo enfrenta el desdén de los poderosos por su valentía y coraje:

Ele sempre esteve ligado às lutas das camadas mais carentes da sociedade. Com a guinada conservadora no Vaticano a partir dos anos 1990, o bispo emérito sofreu forte pressão da cúpula da Igreja Católica. Em 2005, ele se aposentou, mas continuou residindo em São Félix do Araguaia e participando dos bons combates na região. Dedicava-se, especialmente, à defesa das comunidades indígenas, perseguidas pelos latifundiários.

Siempre ha estado vinculado con las luchas de las clases más pobres de la sociedad. Con el cambio conservador en El Vaticano a partir de los años 1990, el obispo emérito sufrió fuerte presión de la cúpula de la Iglesia Católica. En 2005, anunció su retiro, pero siguió viviendo en São Félix do Araguaia y participando en las peleas justas en la región. En particular, se dedicó a la defensa de las comunidades indígenas, perseguidas por los latifundistas.

Diversas organizaciones dieron a conocer una carta [pt] en solidaridad con Casaldàliga.

En 1998, un decreto presidencial autorizó la tierra indígena. Desde entonces, se han ganado varias instancias de justicia para la causa indígena, aunque no se les ha respetado [pt]. Cerca de 800 xavantes ocupan [en] 10% del territorio. El restante 90% lo ocupan propietarios y ocupantes ilegales.

Cacique Xavante Damião Paridzane. Foto de Felipe Milanez, usada com permissão.

Cacique xavante Damião Paridzane. Foto de Felipe Milanez, publicada con autorización.

En tono rebelde, el periodista Felipe Milanez (@Felipedjeguaka) [pt] tuiteó:

Invadem terra indigena, desmatam a Amazonia, ameaçam de morte um Bispo de 84 anos, fazendas com milhares de ha, descumprem ordem judicial!

Invaden tierra indígena, causan deforestación de la Amazonía, amenazan de muerte a un obispo de 84 años, haciendas con miles de hectáreas, ¡incumplen órdenes judiciales!

El pueblo xavante de Marãiwatsédé publicó una carta abierta [pt], firmada por el jefe Damião Paridzane, que explica la situación y pide respeto (extractos publicados debajo):

Nesse território, os ancestrais, nossos bisavós viviam em cima da terra. Esse território é origem do povo de Marãiwatsédé. Nessa terra amada foi criado o povo de Marãiwatsédé.

Agora a desintrusão já começou. Os anciões esperaram muito tempo para tirar os não-índios da terra. Sofreram muito. A vida inteira sofrendo, esperando tirar os fazendeiros grandes.

Quem ocupava a terra eram nossos pais, nossos avós, nossos bisavós, que nasceram aqui, cresceram aqui, fizeram festa para adolescente. Lutaram muito, faziam ritual dentro do território de Marãiwatsédé. Nem fazendeiro e nem posseiro viviam aqui antes de 1960.Quem destruiu, foi o índio ou foi o branco? A gente sabe mesmo, foi o branco que destruiu a floresta, essa não é a nossa vida. Nossa vida é preservar a terra, a natureza, os rios, os lagos. É assim que a gente vive, nosso povo respeita nossa mãe e nossa mãe é a natureza. Esperamos tranqüilos a nossa vitória. Dormimos tranqüilos, sonhamos bonito com a vitória da nossa terra.

Antes da retirada de nossa terra, mataram muitos xavantes. Os fazendeiros daquele tempo é muito bandido. Mataram com tiro. Morreu Tseretemé, Tserenhitomo, Tsitomowê, Pa’rada, Tseredzaró, tudo morto com tiro. Não vamos trair o espírito deles.

Essa terra é nossa origem. Os Xingus também protegiam nossa terra, os antepassados dos Kalapapos eram amigos dos antepassados dos xavantes de Marãiwatsédé.Os animais não podem sofrer mais com tanta destruição da natureza. Quando a terra for devolvida para o nosso povo, a floresta vai viver novamente, vão voltar os animais e plantas. Nossa mãe vai ficar muito forte e muito bonita, como sempre foi. É assim que tem que ser.

En este territorio, los ancestros, nuestros bisabuelos vivían en la tierra. Este territorio es el hogar del pueblo Marãiwatsédé. En esta amada tierra, nació el pueblo Marãiwatsédé.

Ahora ha comenzado la invasión. Los ancianos han esperado mucho tiempo para sacar a los no indios de la tierra. Han sufrido mucho. La vida entera sufriendo, esperando sacar a los grandes hacendados.

Los que ocuparon la tierra eran nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros bisabuelos, que nacieron ahí, crecieron ahí, envejecieron ahí. Lucharon mucho, hicieron rituales dentro del territorio Marãiwatsédé. Ningún agricultor ni colonizador vivió acá antes de 1960. Quién destruyó: el indio o el hombre blanco. Todos sabemos que fue el hombre blanco el que destruyó el bosque, este no es nuestro estilo de vida. Nuestro estilo de vida es preservar la tierra, el medio ambiente, los ríos y los lagos. Esta es la manera en que vivimos, nuestro pueblo respeta a nuestra madre y nuestra madre es la naturaleza. Esperamos nuestra victoria pacientemente. Dormimos pacíficamente y tenemos bellos sueños de la victoria de nuestra tierra.

Antes del retiro de nuestra tierra, mataron a muchos xavantes. Los agricultores de ese tiempo fueron bandidos. Mataron con pistolas. Tseretemé, Tserenhitomo, Tsitomowê, Pa’rada y Tseredzaró murieron, todos por armas de fuego. No traicionaremos su espíritu.

Esta tierra es nuestro origen. El pueblo xingu también protegió nuestra tierra, los ancestros de los kalapapos eran amigos de los ancestros de los xavantes de Marãiwatsédé. Los animales no podían sufrir más esa destrucción de la naturaleza. Cuando la tierra regrese a nuestro pueblo, el bosque volverá a vivir, las plantas y los animales regresarán. Nuestra madre se pondrá muy fuerte y muy bella, como siempre fue. Así es como debe ser.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.