¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conversaciones: El alcalde de un pueblo cristiano en Siria

Como parte de nuestra colaboración  con Syria Deeply [en] estamos publicando una serie de artículos que captan las voces de los civiles atrapados en el fuego cruzado, junto con los puntos de vista de escritores de varias partes del mundo sobre el conflicto.

Como parte de nuestro esfuerzo por resaltar las historias de los civiles, a continuación una conversación entre Syria Deeply y Abu Skandar, alcalde de Al Ghassanieh, un pueblo de mayoría cristiana cerca de Jebel Akrad en la provincia de Latakia.

Jabal Al Akrad, Latakia. Crédito de la foto: Shaam News Network

En las últimas semanas, el pueblo ha sido atrapado en el fuego cruzado entre el Ejercito Libre de Siria y las fuerzas del régimen. Después de tomar café en unas sillas puestas en el medio de la calle (ya no hay coches por las calles) Abu Skandar me lleva a ver una bomba de TNT abandonada en el campo. Caminamos por las calles desiertas del pueblo mientras él me enseña los agujeros de bala recién hechos y los cráteres de las bombas que salpican muchas de las casas. Él me cuenta nervioso, que el pueblo esta a apenas 1 kilómetro de la frontera fluctuante que demarca el territorio controlado por las fuerzas del régimen.

Abu Ahmad, amigo del alcalde y líder del El Wad El Hag, el batallón local del Ejercito Libre de Siria, se junta a nosotros. Ambos discuten el aumento de la violencia y de la tensión sectaria en la machacada frontera entre las provincias de Latakia y Idlib.

“Soy cristiano. Existe una gran diferencia entre cristianos y alauitas. Los alauitas son un caso especial, son privilegiados,” dice Abu Skandar.

Antes de la guerra teníamos una buena relación con ellos. También teníamos una buena relación con los sunitas. Existe un viejo proverbio árabe que dice:'dormimos todos en la misma casa’. Antes habían unas pocas familias alauitas aquí, pero cuando empezamos la revolución, los echamos del pueblo.

Pregunto la razón

“Los alauitas quieren nuestras casas, quieren dinero”.

Ha habido una escalada de violencia que hace que Abu Skandar desee una resolución rápida del conflicto.

Hace un mes tuvimos una casa bombardeada, y en los últimos dos días, empezaron a caer bombas aquí y en un otro pueblo cercano. Escuché que su líder ha sido asesinado. Pero nadie esta asustado, queremos el fin del régimen.

“El Ejercito Libre de Siria esta intentando incentivar a los civiles a formar un consejo de protección civil”, añade Abu Ahmad. Queremos proteger nuestros pueblos. Nuestro problema es el cielo. Aquí, y en toda Siria. No hay nada que podamos hacer. La situación aquí es bastante peor que en Jebel Turkman porque nosotros estamos a apenas 2.5 kilómetros  del régimen.

Abu Skandar mira el cielo azul y despejado. Son condiciones perfectas para un ataque aéreo, cuando llueve, los cazas no suelen sobrevolar los pueblos.

“Puede que los helicópteros vengan hoy. Entonces quiero que la gente conozca mi historia”. Él dice que en el último mes un vecino del pueblo ha sido asesinado por las fuerzas del régimen, “las cuales están empezando a bombardear la iglesia”.

La calle en la cual tomamos café, esta casi desierta.. de vez en cuando pasa un hombre, o un niño que pedalea rápido su bicicleta. Por ahora, es todo lo que resta de su pueblo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.