¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El Parlamento Ruso enfrenta nueva amenaza para la infancia: “propaganda homosexual”

Continúa el heróico esfuerzo del Parlamento Ruso por defender a los niños de la nación. Durante el pasado año, los diputados de la Duma han trabajado con ímpetu para proteger a la juventud de Rusia de la pornografía infantil y de las incitaciones online al consumo de drogas y al suicidio (creando una lista negra en Internet para prohibir dicho material) y, más recientemente, han aprobado una ley para poner fin a la lacra de las adopciones de huérfanos rusos por parte de norteamericanos. Los legisladores se centran ahora en la siguiente amenaza atroz: la “propaganda homosexual”. Sí, la Duma ha aprobado el primer proyecto de ley para imponer multas a las personas y partidos culpables de “hacer propaganda” de las artimañas del colectivo más retorcido: los gays.

La ley vendría a ser un clon federal de un estatuto anti-homosexual creado en Novosibirsk. (Leyes similares contra la “propaganda gay” existen también en San Petersburgo, Ryazan, Arkhangelsk, y Kostroma.) Presentada inicialmente ante la Duma en marzo de 2012, la versión actual de la legislación [ru] dice:

Пропаганда гомосексуализма среди несовершеннолетних – влечет наложение административного штрафа на граждан в размере от четырех тысяч до пяти тысяч рублей; на должностных лиц – от сорока тысяч до пятидесяти тысяч рублей; на юридических лиц – от четырехсот тысяч до пятисот тысяч рублей.

La propaganda de la homosexualidad a los menores es punible mediante multa administrativa de 4-5 mil rublos [130-160 dólares norteamericanos] para los ciudadanos, de 40-50 mil rublos [1.300-1.600 dólares norteamericanos] para los funcionarios, y de 400-500 mil rublos [13.300-16.600 dólares norteamericanos] para las personas jurídicas.

La penúltima semana de enero, docenas de activistas de los derechos gays protestaron frente al Parlamento de Moscú en dos ocasiones, organizando una manifestación de “Día de besos” contra la ley de “propaganda homosexual”. En cada ocasión, los manifestantes de la concentración de besos han atraído una multitud cada vez mayor de anti-manifestantes ortodoxos rusos, que han acudido armados con huevos, paquetes de ketchup y bolas de nieve que han arrojado a los manifestantes a favor de los derechos de los gays, antes de atacarles con sus puños y botas.

Páginas web ortodoxas como 3rm.info han publicado llamamientos [ru] para que los “luchadores” se reúnan en el exterior de la Duma para golpear a los manifestantes:

Приезжайте все, кто сможет – нужны бойцы, чтобы драться в первую очередь. В этот раз бьем всех – Мужчин пока стоят на ногах, женщинам портим лица!

¡Vengan todos los que puedan! Sobre todo necesitamos luchadores. Esta vez, les daremos una paliza a todos, ¡a los hombres mientras sigan en pie, y a las mujeres les destrozaremos la cara!

Reporteros gráficos y blogueros han captado meticulosamente la creciente violencia de estos actos, ilustrando los altercados con fotos de activistas ortodoxos enmascarados y manifestantes de los derechos gays ensangrentados.

Elena Kostiuchenko, derecha, cubierta de ketchup, en el exterior de la Duma de Moscú. 24 de enero de 2013, imagen tomada de YouTube.

Elena Kostiuchenko es una de las mujeres que acudió a ambos “Días de besos”. Kostiuchenko, corresponsal especial del periódico liberal Novaya Gazeta, ha anunciado activamente las concentraciones en Twitter, Facebook, y LiveJournal. También ha sido cofundadora de “eventos” en VkontakteFacebook para la primera concentración el 22 de enero, que atrajo a más de 100 invitados (aunque al final acudió mucha menos gente). Estos grupos de eventos tienen enlaces a la web loveislegal.ru, que durante los últimos dos meses ha recopilado fotografías de defensores de los derechos gays y parejas del mismo sexo, a menudo sujetando pancartas que decían: “Soy una persona, no propaganda”.

Tras la primera protesta del 22 de enero, Kostiuchenko publicó en LiveJournal el siguiente mensaje [ru]:

Сегодня уверенные нелюди сломали кости двум моим друзьям и избили мою девушку. Аню.
Я больше никого не зову с собой.
Когда Госдума будет принимать этот закон, я буду там.
Любой день, в 12.00.
Кто захочет встать рядом – встанет.

Hoy unos monstruos les han roto los huesos a dos de mis amigos y le han dado una paliza a mi novia Anna.
Ya no voy a apelar a nadie.
Cuando la Duma apruebe esta ley, yo estaré allí.
El día que sea, a mediodía.
Quien quiera estar allí a mi lado, que lo haga.

El 25 de enero, Kostiuchenko se volvió a encontrar en el exterior de la Duma, acompañada de entre 30 y 40 aliados, mientras en el interior los diputados votaban la aprobación de la “primera lectura” de la legislación. La ley ha conseguido la friolera de 388 votos a favor, con sólo uno en contra y una abstención. Cincuenta y dos valientes no votaron en absoluto. Uno de esos héroes de la abstención ha sido la figura de la oposición y diputado de Rusia Justa, Dmitri Gudkov, quien dijo [ru] a Publicpost.ru que se negaba a votar, ya que hacerlo sólo atraería más “propaganda gay”:

Я вообще не буду голосовать, потому что, когда начинают бороться с гей-парадами, они провоцируют пропаганду этой темы. Ее надо просто оставить в покое, тогда меньше будет пропаганды и разговоров об этом. Я против пропаганды, просто это невозможно грамотно прописать в законопроекте.

Ni siquiera voy a votar, porque sólo incitas [más] propaganda sobre este asunto cuando empiezas a luchar contra los desfiles gays. Hay que dejar el tema y entonces habrá menos propaganda y menos conversación sobre ello. Estoy en contra de la propaganda [gay]; es sólo que es imposible legislarla de forma inteligente.

La dedicación de Gudkov a reducir la amenaza homosexual no le impidió tuitear [ru] que el único diputado que se oponía a la legislación, Sergei Kuzin, es un miembro del partido Rusia Unida de Vladimir Putin. Mientras Gudkov se entretenía, Kostiuchenko y otros 19 activistas eran detenidos [ru] en el exterior del edificio de la Duma. Durante las siguientes horas, ésta tuiteó y publicó en Instagram actualizaciones y fotografías de su breve encarcelamiento (incluyendo un  cardenal en la mejilla, al parecer ocasionado cuando la policía la llevó escaleras arriba). Finalmente, todos los manifestantes fueron puestos en libertad [ru].

Los derechos de los homosexuales ocupan un lugar poco habitual en el movimiento de oposición rusa. Mientras que las medidas represoras sobre la libertad en internet y los derechos de adopción han provocado grandes quejas por parte del movimiento de protesta, es poco probable que la criminalización de la “propaganda homosexual” vaya a provocar la próxima concentración de masas en contra del Kremlin.

Roman Super, un periodista que trabaja para RenTV [ru], provocó un largo debate en Facebook, publicando [ru] una afilada crítica a las protestas del “Día de besos”. La lógica de Super es característica de muchos liberales rusos. No sólo argumenta que las manifestaciones de besos entre personas de un mismo sexo lo único que hacen es agravar la homofobia en Rusia (ésta era en parte la creencia de Gudkov), sino que también bromeó diciendo que la mayoría de los propios funcionarios del gobierno son homosexuales dentro del armario. En otras palabras, la respuesta de Super a la controversia de la “propaganda” es provocar tanto a oponentes como a partidarios:

Федеральный закон о запрете пропаганды гомосексуализма будет означать лишь одно: элиты прямо скажут народу и, прежде всего, самим себе о том, что гомосексуальность в России — это исключительно привилегия государственных менеджеров самого высокого звена.

La ley federal que prohíbe la propaganda de la homosexualidad sólo va a significar una cosa: la élite diciéndole al pueblo directamente que, antes que nada, la homosexualidad en Rusia es privilegio exclusivo de directores de estado del más alto rango.

En una respuesta a Konstantin Rykov en Twitter, el bloguero y columnista Maksim Kononenko hizo una broma [ru] similar sobre el voto aislado de Sergei Kuzin en contra de la ley:

Константин Рыков ‏@rykov
Кто? Кто этот прекрасный депутат, проголосовавший за гей-пропаганду? Это же самый крутой каминг-аут в истории российского парламентаризма!

Максим Кононенко @kononenkome
@rykov единственный нормальный человек среди 450 пидарасов

Konstantin Rykov @rykov
¿Quién? ¿Quién es este maravilloso diputado que ha votado a favor de la propaganda gay? ¡Esta es la salida del armario más genial de la historia del parlamentarismo ruso!

Maksim Kononenko @kononenkome
@rykov Es la única persona normal en medio de 450 maricas.

En otras palabras, Rusia sigue siendo un país donde resulta más fácil bromear sobre una medida represora contra los derechos de los homosexuales, que protestar en contra de dichos cambios. Tomemos en cuenta la conversación que tuvo lugar en la página de Facebook de Roman Super. Alya Kirillova, de DozhdTV se mostró en desacuerdo con su condescendencia hacia Kostiuchenko (quien también comentó en la misma conversación). Kirillova escribió básicamente que si no tenía nada agradable que decir, que no debería decir nada. Incluso opinó [ru] que el “silencio es oro”. Dos minutos después, un comentarista homófobo publicó una foto de dos hombres besándose en un desfile gay (al parecer en Nueva York), en un intento de demostrar lo peligroso que puede ser el orgullo gay. En un segundo plano de la foto, un manifestante sujeta una pancarta que dice “SILENCIO = MUERTE”. En Rusia esa comparación sigue siendo polémica.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.