- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Burundi: Reprimen marcha de apoyo a periodista Ruvakuki

Categorías: África Subsahariana, Europa Occidental, Burundi, Francia, Derecho, Derechos humanos, Desarrollo, Economía y negocios, Elecciones, Etnicidad y raza, Gobernabilidad, Guerra y conflicto, Historia, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Política, Protesta, Trabajo

Desde el martes 8 de enero de 2013, día que la justicia burundesa condenara en apelación a Hassan Ruvakuki, periodista y corresponsal del servicio en swahili de Radio France Internationale (RFI), los profesionales de medios se manifiestan todos los martes frente al Palacio de Justicia. No obstante, el 19 de febrero de 2013, estalló una violenta represión contra los manifestantes en Buyumbura.

El blog africanaute.com publica [1] [fr] un artículo donde relata los acontecimientos:

La police a dispersé ce mardi 19 février 2013, à Bujumbura une marche des journalistes pour demander la libération du correspondant local de la Radio France Internationale (RFI, section Swahili), Hassan Ruvakuki.

Dans la débandade généralisée, certains manifestants ont été blessés, tandis que d'autres ont été victime de malaise lié à l'inhalation de gaz lacrymogène.

Des manifestations de soutien à M. Ruvakuki se sont multipliées ces derniers temps dans les rues de Bujumbura, mais c'est la première fois que la police fait recours à la violence contre le manifestants.

Este martes 19 de febrero de 2013, la policía dispersó en Buyumbura una marcha de periodistas que pedían la liberación del corresponsal local de Radio France Internationale (RFI, sección swahili), Hassan Ruvakuki.

En la estampida generalizada, algunos manifestantes quedaron heridos, mientras que otros fueron víctimas de malestar relacionado con la inhalación de gas lacrimógeno.

Las manifestaciones de apoyo al señor Ruvakuki se han multiplicado en estos últimos tiempos en las calles de Buyumbura, pero es la primera vez que la policía recurre a la violencia contra los manifestantes.

Rémy Harerimana destaca [2] [fr] en el blog echos-grandslacs.info que el 19 de febrero de 2013:

Aujourd’hui certains des représentants des organisations de la société civile burundaise se sont joints aux journalistes dans ces manifestations. Nous devons être solidaires a indiqué Faustin Ndikumana, président de la PARCEM, une organisation de la société civile.

Hoy, algunos representantes de organizaciones de la sociedad civil burundesa se unieron a los periodistas en las manifestaciones. Debemos ser solidarios, indicó Faustin Ndikumana, presidente de la PARCEM, una organización de la sociedad civil.

Pero, ¿cómo hemos llegado ahí?

El sitio categorynet.com recuerda [3] [fr] cómo comenzó el calvario de Hassan Ruvakuki:

Hassan Ruvakuki est accusé de complicité avec un groupe rebelle pour s'être rendu en Tanzanie, en novembre 2011, afin de couvrir la naissance d'un mouvement d'insurrection. Le journaliste, emprisonné depuis le 28 novembre 2011, avait été condamné en première instance à la prison à perpétuité pour “terrorisme”.

Après une requalification des charges en “participation à une association formée dans le but d'attenter aux personnes et propriétés” et plusieurs ajournements d'audience, la Cour d'appel avait commué la sentence en trois ans de prison ferme.

Sourd aux protestations internationales, le ministère de la Justice a utilisé le prétexte d'un pourvoi en cassation par le ministère public pour s'opposer à la libération conditionnelle du journaliste. Le pourvoi n'a cependant pas été notifié à l'avocat de Hassan Ruvakuki.

Hassan Ruvakuki fue acusado de complicidad con un grupo rebelde que viajó a Tanzania, en noviembre de 2011, con la finalidad de cubrir el nacimiento de un movimiento de insurrección. El periodista, en prisión desde el 28 de noviembre de 2011, fue condenado en primera instancia a prisión perpetua por “terrorismo”.

Luego de una recalificación de sus acusaciones de “participación en una asociación formada con la intención de atentar contra personas y propiedades” y muchos aplazamientos de audiencia, la Corte de Apelaciones cambió la sentencia a tres años de prisión efectiva.

Ignorando las protestas internacionales, el Ministerio de Justicia usó el pretexto de un recurso de casación del Ministerio Público que se oponía a la libertad condicional del periodista. Sin embargo, el recurso no fue notificado al abogado de Hassan Ruvakuki.

Un artículo de Marie Umukunzi publicado en el blog jambonews.ne critica [4] [fr] las condiciones en que se desarrolló el proceso:

Le procès a été entaché par de nombreuses violations telles que la détention du journaliste dans le camp militaire de Cankuzo, un séjour au commissariat de police dépassant la durée légale prévue par la loi, le refus au journaliste d’une assistance juridique lors du passage devant le juge qui a prononcé la mise en détention.

L’avocat du journaliste, maître  Onésime Kabayabaya a mis en évidence l’ingérence du pouvoir politique dans cette affaire judiciaire. Sur les ondes de RFI, il déclare que le premier vice président burundais aurait accusé le journaliste d’être coupable d’actes de térrorisme lors d’une rencontre avec le corps diplomatique.  De plus, le Président burundais Pierre Nkurunziza défendait sur les ondes de la BBC la condamnation du journaliste.

El proceso se vio enturbiado por numerosas violaciones, como la detención del periodista en el campo militar de Cankuzo, una permanencia en el comisariado de la policía que excedió la duración legal que prevé la ley, la negativa al periodista de una asistencia jurídica al momento de comparecer ante el juez que determinó la detención.

El abogado del periodista, Onésime Kabayabaya, puso en evidencia la injerencia del poder político en este asunto judicial. En las ondas de RFI, declaró que el primer vicepresidente burundés habría acusado al periodista de ser culpable de actos de terrorismo al momento de un encuentro con el cuerpo diplomático. Además, el presidente burundés Pierre Nkurunziza defendió en transmisión de la BBC la condena al periodista.

El sitio burunditransparence.org publicó el asunto del primer proceso en junio último en un artículo que destacaba [5] [fr] que:

Ce Mercredi 20 Juin 2012 à CANKUZO, le Tribunal de Grande Instance de cette entité administrative a condamné le journaliste Hassan RUVAKUKI de la radio BONESHA FM de Bujumbura et de la RFI pour une peine à perpétuité. Seize (16) de ses coaccusés ont été également condamnés de la même peine, au moment où neuf (9) autres ont été condamnés pour une peine de quinze (15) ans.

La raison de cette condamnation d'Hassan RUVAKUKI n'est autre que de s'être entretenu avec le chef des rebelles ou insurgés des FRD-ABANYAGIHUGU. Chose pourtant très normale pour tout homme engagé dans le journalisme. Partout au monde, les journalistes de grandes chaines de radios et de télévisions comme CNN, FRANCE 24, TV5, ALDJAZIRA, RFI, BBC, etc.. ne s'abstiennent pas d'engager des interview avec les rebelles, les insurgés et voir même des terroristes et aucun pouvoir ne les a collé les identités de ces derniers.

Este miércoles 20 de junio de 2012 en CANKUZO, el Tribunal de Gran Instancia de esta entidad administrativa ha condenado al periodista Hassan RUVAKUKI de la radio BONESHA FM de Buyumbura y de la RFI a una sentencia a perpetuidad. Dieciséis (16) de sus coinculpados fueron igualmente condenados a la misma pena, en el momento en que otros nueve (9) fueron condenados a una pena de quince (15) años.

La razón de esta condena de Hassan RUVAKUKI no es otra que haber conversado con el jefe de los rebeldes o insurgentes de FRD-ABANYAGIHUGU. Sin embargo, es algo muy normal para todo hombre comprometido con el periodismo. En todo el mundo, periodistas de grandes cadenas de radio y televisión como CNN, FRANCE 24, TV5, ALDJAZIRA, RFI, BBC, etc.. no se abstienen de emprender entrevistas con rebeldes, insurgentes y de ver incluso terroristas y ningún poder les ha atribuido la identidad de estos últimos.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/01/Road_between_Bujumbura_and_Congo_border_-_Flickr_-_Dave_Proffer_%284%29.jpg/320px-Road_between_Bujumbura_and_Congo_border_-_Flickr_-_Dave_Proffer_%284%29.jpg

En la frontera entre Burundi y la República Democrática del Congo, la prisión de periodistas no puede impedir que las noticias se distribuyan. Foto del usuario de Flickr de Dave Proffer a través de wikimedia.org/wikipedia/commons.

Desde que logró su independencia en 1962, Burundi, antigua colonia belga, ha vivido entre violencias y guerras civiles separadas por raros momentos de respiro. La llegada al poder de Pierre Nkurunziza, antiguo profesor de deportes y exjefe rebelde [6] [en], a la cabeza de Burundi, elevó las esperanzas de una paz durable. Él mismo quedó herido cuando estaba en la guerilla de 1993 a 2003. Elegido en 2005 como jefe de gobierno por la Asamblea Nacional y el Senado, como resultado de los acuerdos suscritos bajo los auspicios de Nelson Mandela en Arusha el 29 de agosto de 2000 [7] [en]. En 2010, fue relegido presidente por medio de sufragio universal, con más del 91% de los votos, pues la oposición boicoteó las elecciones.

El sitio fr.rsf.org/report-burundi denuncia [8] [fr] en BURUNDI BARÓMETRO DE LA LIBERTAD DE PRENSA 2013 [8] [fr]:

Elu à la tête du pays en 2005, le président Pierre Nkurunziza a beau claironner son attachement à la liberté de la presse, rien n’y fait. Les journalistes du Burundi sont entrés, depuis son accession au pouvoir, dans une période de menaces et d’incertitudes. Certains ont été incarcérés. Plusieurs autres ont quitté le pays, de peur de tomber à leur tour dans le piège tendu par les services de sécurité aux hommes et femmes de médias qu’ils considèrent comme des “perturbateurs”.

Elegido como jefe del país en 2005, el presidente Pierre Nkurunziza anunció su adhesión a la libertad de prensa, y no hizo nada. Los periodistas de Burundi entraron, desde su acceso al poder, en un periodo de amenazas e incertidumbres. Algunos terminaron en prisión. Muchos otros se fueron del país, por miedo a caer atrapados por los servicios de seguridad que consideran que la gente de prensa son “perturbadores”.

Una conferencia llevada a cabo en Ginebra el 29 y 30 de octubre de 2012, reunió al gobierno de Burundi y de países extranjeros, a los socios del desarrollo y las organizaciones de la sociedad civil nacional e internacional, en el marco del segundo Cuadro Estratégico de Crecimiento y de Lucha contra la Pobreza (CSLP II), que cubría el periodo 2012-2016. Debía permitir la discusión sobre la paz y buen gobierno.

Antes de esa conferencia, saludando los avances positivos en el plan de medidas tomadas por el gobierno en materia de libertades civiles y la reconciliación nacional, la ONG Human Rights Watch publicó sus recomendaciones a los participantes en un artículo titulado Burundi: Recomendaciones en materia de protección de derechos humanos para la conferencia de Ginebra [9] [fr]:

Les organisations de la société civile et les médias sont généralement en mesure de s’exprimer librement et d’enquêter lorsque des violations des droits humains sont commises, et de les dénoncer. Mais en même temps, ces libertés fondamentales sont menacées. Des militants et des journalistes burundais subissent des tentatives répétées d’intimidation, des actes de harcèlement et des menaces de la part de responsables du gouvernement ou des services de renseignement. Plusieurs projets de loi présentés en 2012 à l’Assemblée nationale, dont une version révisée de la loi sur la presse et une loi sur les réunions publiques, contiennent de sévères restrictions aux libertés d’expression et de rassemblement.

Las organizaciones de la sociedad civil y los medios están generalmente en condiciones de expresarse libremente y de investigar hechos de los tiempos en que se cometían violaciones de los derechos humanos, y de denunciarlos. Pero al mismo tiempo, esas libertades fundamentales están amenazadas. Militantes y periodistas burundeses sufren intentos reiterados de intimidación, actos de hostigamiento y amenazas de parte de responsables del gobierno o de los servicios de información. Muchos proyectos de ley presentados en 2012 a la Asamblea Nacional, que incluyen una versión revisada de la ley sobre la prensa y una ley sobre reuniones públicas, contienen severas restricciones a las libertades de expresión y de reunión.

Según un artículo publicado [10] [fr] en el sitio arib.info, el 26 de febrero de 2013, los trabajadores del sector de la información con camisetas con la imagen de Hassan Ruvakuki, se reagruparon en la Plaza de la Independencia, en pleno centro de la ciudad de Buyumbura, para iniciar una marcha silenciosa hacia el Palacio de Justicia.

Ese apoyo a Hassan Ruvakuki traspasa las fronteras de Burundi. Más de 2650 trabajadores de medios, grupos de prensa y simpatizantes de muchos países [11] [fr] de África suscribieron una petición [12] [fr] para exigir su liberación.

Los dirigentes burundeses deben comprender, como en otros países africanos, que no respetar los textos legislativos en el manejo del poder siempre termina generando violencia e inestabilidad política.