¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Presidenta Banda de Malawi contra parlamentarios ‘egoístas’

La presidenta de Malawi, Joyce Banda, ha causado caos en el Parlamento [en], insistiendo que los parlamentarios no cobren sus asignaciones por combustible no pagadas, diciendo que su gobierno no tiene dinero para pagar.

Los parlamentarios están pidiendo hasta K10 millones (unos US$27,778) por asignaciones de combustible, con fecha de 2009, y la negativa de Banda no ha caído bien en la Asamblea Legislativa [en], con muchos parlamentarios insistiendo en que recibirán sus asignaciones. También están pidiendo una asignación de 500 litros de combustible al mes por cada parlamentario.

President Joyce Banda standing on a podium

Presidenta de Malaui, Joyce Banda. Imagen de: página de Facebook de Amigos de Joyce Banda, usada con autorización.

Un acalorado debate ha surgido antre los malauíes, centrado en si los parlamentarios se merecen la asignación de combustible en un momento en que a la economía del país le está yendo mal. Personas y organizaciones de la sociedad civil [en] están pidiendo al gobierno que ignore sus pedidos. El bloguero Pearson Nkhoma [en] está de acuerdo con la posición tomada por la presidenta y algunos malauíes y escribe en un post titulado ‘El karma maneja la política en Malawi‘ [en]:

Se acerca el momento de descontar los salarios y los otros beneficios. No podemos darnos el lujo de pagarles a nuestros empleados más de lo que nosotros ganamos. Simplemente, no podemos darnos el lujo de este curso tan antinatural de injusticia social… los malauíes que dan trabajo a esos empleados deben ganar lo que ganan esos empleadores y no al revés. Y los empleadores no hacen nada más que presentar políticas impopulares, como cambiar la ley de la bandera, la ley requerimiento, la ley del tercer mandato, etc.

Aunque Pearson Nkhoma ha pedido un referéndum [en] por los pedidos de los parlamentarios, el periodista Mabvuto Banda los llama egoístas [en]:

@bvutoB [en]: Como yo lo entiendo, los parlamentarios no han logrado nada para merecer bonos, impagos o no. Como legisladores, los parlamentarios apenas han sido buenos en ser retrógrados y en hacer que el país se mueva en círculos. Pregunto: ¿qué podemos señalar racionalmente como sus logros desde 2009?

El bloguero Henry Chizimba siente que los parlamentarios deberían darle a la presidenta algo de espacio. Aunque la presidenta no es santo de su devoción, dice que los parlamentarios parecen tener la intención de echar abajo su gobierno. En un post que se refiere a esta novedad como ‘Democracia callejera, en plena forma‘ [en], concluye:

Si los honorables parlamentarios son serios sobre servir al pueblo en sus circunscripciones, entonces dejen tranquilo al gobierno por esta vez. Dejen darle al gobierno de Banda algo de espacio para respirar con la esperanza de que puedan hacer algún milagro económico y poder pagar los salarios recién aumentados y, más importante aun, recuperar la economía.
En este punto, el artículo no tiene más que decir, pero es rápido en señalar que el honorable pedido de 10 millones de los parlamentarios es absurdo y egoísta y, lo que es peor, inmalauí. Lo más triste, el pedido huele a democracia callejera en plena forma.

El post de Kondwani Munthali [en] de 2011, luego de una presentación del presupuesto nacional, ofrece un invalorable manual de esta última sucesión de pagos y subvenciones. El post destaca las diferencias salariales entre los trabajadores públicos y los parlamentarios. Aunque puede haber habido cambios en los salarios en los últimos 18 meses, los cambios no han sido significativos. Munthali sostiene:

En esencia, la brecha entre los parlamentarios en términos de asignaciones y calificación de ingreso al servicio público anual es de cerca de K3.2 millones, mientras el servidor público común y corriente deberá pagar por el aumento de tarifas de minibús (aumento en las piezas de repuesto), alquileres (retención fiscal), domésticas (carne, vísceras, agua, sal) y con la probabilidad de que las empresas se reduzcan y nuevos impuestos agregados a la baja producción debido al escaso suministro de electricidad y agua, escasez de combustible y escasez de moneda extranjera desacelerarán la economía…

Pero pobres como somos, la mayoría de los que viven (un estimado de 5 millones de la población) con K300 al día debe seguir contribuyendo con la “recién hallada libertad económica”, mientras la presidenta, ministros, y parlamentarios manejan nuevas camionetas 4X4 que valen K20 millones en el mercado, ahorran en exoneraciones tributarias para vehículos personales, ganan K4 millones en asignaciones anualmente y, más importante, siguen sermoneando prudencia a los pobres.

La economía de Malawi está en modalidad de recuperación. El gobierno parece estar haciendo lo mejor que puede para atender la multitud de problemas de desarrollo, pero una fuerte escasez de grano en los últimos meses ha empezado a cobrar su precio [en], causando que muchos malauíes crean que los útimos pedidos de los parlamentarios estén fuera de lugar, en el mejor de los casos, totalmente egoístas en el peor.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.