¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Turkmenistán: Con enemigos como estos, ¿quién necesita amigos?

Siempre es interesante observar qué opina la gente en Turkmenistán, uno de los países menos democráticos del mundo, de la oposición política. Pero en la república cáspica, donde el entorno político pertenece a un hombre y solamente a un hombre [en], efectivamente no hay oposición sobre la cual opinar, una situación que solamente ayuda a reforzar el monopolio del presidente Gurbanguly Berdymukhamedov en la narrativa política del país.

Los pocos miembros de la oposición turcomana no viven en el país. Sus actividades y apariciones en los medios no se conocen dentro de la república. Los funcionarios del estado aseguran que los activistas de la oposición no tienen acceso a los acontecimientos internacionales, y algunas naciones que están en buenos términos con Asjabad impiden la entrada de la oposición turcomana de las actividades que organizan. Así, el único canal que la oposición tiene hasta ahora para llegar a otros turcomanos es una serie de sitios web y blogs administrados por disidentes (uno de los cuales fue atacado reiteradamente por hackers el año pasado). Sin embargo, incluso este canal se usa muy poco, pues solamente el 5% de la población turcomana usa Internet (datos de 2011) [en], y de todas maneras, los sitios web en cuestión están bloqueados por las autoridades.

Oposición interna

A mediados de febrero, dos periodistas encarcelados fueron puestos en libertad [en] en Turkmenistán. Sapardurdy Khajiev y Annakurban Amanklychev fueron encarcelados en 2006, apenas antes de la muerte de Saparmurat Niyazov. Antes de su liberación, los disidentes especulaban si la situación polítical del país mejoraría con Berdymukhamedov en el poder. Pero las cosas siguen estando más o menos iguales.

En una entrevista [ru] de 2008 de la Deutsche Welle al político opositor turcomano Nurmuhammed Khanamov, se indica que los disidentes culpan a los países occidentales por ofrecer vanas esperanzas para el cambio en Turkmenistán. Neweurasia.net ofrece [en] un resumen de la entrevista:

Khanamov centra su atención en la política de Occidente hacia Turkmenistán y critica a la Unión Europea por una actitud excesivamente tolerante hacia Asjabad [la capital] en lo que concierne a los derechos humanos.

Khanamov continúa [en], una vez más, sobre las relaciones Unión Europea-Turkmenistán:

Cuando preguntas durante estas reuniones: ¿por qué no haces estas preguntas, [a pesar de saber] que es un régimen dictatorial, los representantes de los países occidentales normalmente responderían – nos alegra haber logrado establecer diálogo. Tenemos miedo de asustar a Berdymukhammedov, porque entonces podría restaurar el aislamiento del país, como fue el caso durante el gobierno de Niyazov.

Sin embargo, considero que esa actitud no es correcta.

Marciula, el autor del post en neweurasia.net, justifica [en] la posición de la Unión Europea en asuntos turcomanos y cuestiona el impacto que la oposición tiene en el país:

Primero que nada, los países occidentales deben tener mucho cuidado en su crítica, porque si es demasiado persistente, el gobierno turcomano simplemente limitará o retirará la cooperación con Occidente y recurrirá a Rusia o China… En segundo lugar, debemos hacernos una pregunta con respecto a la oposición turcomana. La pasividad y falta de unanimidad no son sus únicos problemas, también lo es el hecho de que no tiene ninguna influencia [dentro] de Turkmenistán, donde es completamente desconocida.

‘Expertos’

Turkmenistán está cerrado no solamente a la oposición, sino también a los expertos internacionales que encuentran extremadamente difícll estudiar el país.

Cubierta de la novela de Volkov: “Turkmenka”

El sitio web disidente Chrono-Tm entrevistó [ru] recientemente a Vitaly Volkov, un escritor ruso de novelas. En su última novela “Turkmenka” (Mujeres turcomanas), Volkov escribe sobre las dificultades por las que pasó una periodista turcomana que partió de Turkmenistán hacia Alemania. El autor explica que la novela fue inspirada por su encuentro personal con una verdadera periodista turcomana que sufrió las consecuencias de un atentado contra la vida de Saparmurat Niyazov, fallecido expresidente de Turkmenistán. Volkov dice que es muy difícil encontrar algún testigo en Turkmenistán, por lo que la novela se basa en impresiones de sus escasas reuniones con periodistas turcomanos y escasas noticias desde el interior del país. Por lo tanto, no se debería considerar la novela como una referencia histórica, sino como una imagen del régimen.

Pero quienes leyeron la entrevista estuvieron menos que inspirados por las opiniones del autor. Yulia, por ejemplo, comentó [ru] sarcásticamente:

«Эксперт по Средней Азии» ни разу не посетивший Туркменистан… Потрясающе!

Un “experto en Asia Central” que nunca ha estado en Turkmenistán… ¡Fantástico!

Pero otro lector, que prefirió permanecer anónimo, respondió [ru]:

…То что в Туркмении до сих пор средневековое мракобесье: не въехать, ни выехать, то это не вина автора. И потом, если человек к примеру филолог-Шекспировед, десять лет занимающийся данной темой, вы же будете его обвинять в непрофессионализме только за то, что он лично с Шекспиром не был знаком!..

…No es culpa del autor que Turkmenistán siga en el atraso de la Edad Media – no puedes entrar al país ni salir. ¡No culparías a alguien que ha estudiado a Shakespeare durante diez años de no ser profesional simplemente porque no conoció personalmente a Shakespeare!..

Estos comentarios parecen indicar que incluso entre los exiliados, hay cansancio porque las críticas del régimen turcomano vengan de varios ‘extranjeros expertos’ más que de diseñadores de políticas y políticos que están en el país.

Nota: luego del Día de los Melones de Turkmenistán prometimos tener a los lectores de Global Voices al tanto de las últimas noticias con respecto a las festividades turcomanas. El 20 de febrero, Turkmenistán celebró [en] el Día de la Bandera. Según el presidente Berdymukhamedov, la bandera turcomana simboliza el “compromiso inquebrantable del país con los más altos ideales de humanismo, paz y creatividad”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.