¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Aplicación latinoamericana de iPhone para proteger al tiburón martillo

El tiburón martillo de unos 200 kg. de peso, cazado en las aguas de Latinoamérica, marcó su territorio por primera vez hace 400 millones de años. Ahora, el proceso del “aleteo” — lanzar los cuerpos al mar después de cortarles las aletas — amenaza con borrarlos del mapa.

Varios países de Latinoamérica tienen la misión de pelear su inclusión en la lista de protección del Convenio sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora (Cites). Están armados con una nueva aplicación de iPhone que promete identificar la aleta de una manera rápida y fácil — previamente se realizará un control de carretera para proteger al prehistórico depredador.

“Básicamente, se presiona un botón. Se formula una pregunta. Se mira al teléfono y se pregunta, ‘¿Tiene una parte grande y blanca?’ A continuación se presiona el botón ‘sí,’ y ya la aplicación por sí sola va guiando. Al final te dice lo que es”, explicó Demian Chapman, un biólogo marino que dirige la campaña PEW Charitable Trust para salvar a los tiburones. Hizo más eficiente la investigación acerca de la aleta de tiburón al colocar un montón de papel en un icono global, titulado, de manera provisional, “sopa de aleta de tiburón”.

Cites pelea por la idea de meter a tres tiburones martillos — la cornuda común, el tiburón martillo gigante y la cornuda cruz — junto con el tiburón oceánico de cola blanca y el tiburón espinoso en la lista de especies en peligro de extinción del año 2010. Todos ellos fueron rechazados, exceptuando al marrajo sardinero, y señalaron que los reguladores, aparte de respetar la ley, tienen que ser capaces de distinguir las aletas de diferentes especies aunque previamente se pensó que era una tarea imposible. Incluir a los tiburones en la reunión de marzo de 2013, que tendrá lugar en Bangkok, Tailandia, ayudaría a financiar los programas cortos de fondos en Latinoamérica y a restringir el comercio global.

Defenders of Wildlife, un grupo de defensa animal, blogueó [en]:

Estar incluidos en CITES significaría que el mercado internacional en lo que respecta a las aletas y otras partes de los tiburones se seguirían y regularían de una manera austera para asegurar que las especies no estuvieran bajo amenaza de extinción. Dado que una de las mayores amenazas a las especies, se debe al mercado, la regulación podría marcar una enorme diferencia.

La inspiración de la aplicación le vino a Chapman gracias a los comerciantes chinos de aletas. De una manera simple dicen los nombres de cada aleta de tiburón y hablan del diferente valor de cada una.

“Si los comerciantes chinos pueden distinguir a los tiburones, también lo pueden hacer los trabajadores de las aduanas y otras fuerzas de seguridad. Descubrimos que era muy fácil entrenar a la gente para que hiciera lo mismo que los comerciantes chinos”, explicó Chapman.

Hammerhead shark, Cocos Island, Costa Rica. Image from Wikimedia Commons, licensed under the Creative Commons Attribution 2.0 Generic license.

Tiburón martillo, Isla de Coco, Costa Rica. Imagen de Wikimedia Commons, autorizada por Creative Commons Attribution 2.0 Generic license.

Según Oceana, un grupo de conservación marina, cada año decenas de millones de tiburones terminan en una sopa de aleta de tiburón. Los comensales prefieren las aletas más grande del tiburón martillo, junto con el ingrediente estrella de la sopa llamada púas de aleta.

Gracias a sus fornidas aletas, en algunas regiones el número de tiburones martillo cayó en picado un 80 por ciento.

En Panamá, los tiburones martillo nadan hacia la orilla para dar a luz y, de esta manera, se convierten en una presa más fácil para las embarcaciones más pequeñas que un pez de aguas profundas. Como resultado, según MarViva, organización que ayuda con el cumplimiento de las leyes de pesca en América Central y América del Sur, el 96 por ciento de las aletas cortadas pertenecen a tiburones demasiado jóvenes para haberse reproducido.

Chapman voló hacia Latinoamérica, donde el comercio de aletas se encuentra en auge, para recoger muestras. Ha reunido, fotografiado y analizado más de 1000 aletas pertenecientes a más de 40 especies de tiburones alrededor del mundo. El equipo comparó los descubrimientos con muestras de ADN para asegurar la exactitud.

Hicieron de su investigación una aplicación, formateada en la actualidad para el iPhone, con diseños futuristas para ponerlo a disposición de los smartphones.

Cada tiburón en la aplicación tiene características únicas en las aletas dorsales.

“El tiburón oceánico de cola blanca, como su nombre indica, tiene grandes manchas blancas, algo muy característico en la parte superior de la la aleta dorsal. En realidad, el marrajo sardinero tiene una mancha similar blanca, pero ésta se encuentra en la parte más baja del filo de la aleta”, dijo Chapman.

Preguntas rápidas: “¿Es una aleta de tiburón? ¿Tiene los filos negros o blancos? Las preguntas son muy específicas… Tomamos decisiones basándonos en esas respuestas, y eso es lo que los ordenadores hacen correctamente”, explicó George Mandala, el desarrollador de la aplicación.

Las fuerzas de la ley sin formación previa clasificarán las aletas con el conocimiento suficiente a fin de encontrar una línea roja que le permita a las futuras pruebas descubrir si la aleta pertenece a una de las especies en vías de extinción.

“Estos tipos no son biólogos marinos y lo que sucede es que tienen que contestar rápidamente sí o no”, dijo Mandala.

Los científicos verificarán y contestarán las preguntas mediante email.

“Podemos estar o no de acuerdo y darles ideas acerca de cosas que se pueden buscar”, dijo Chapman. “Lo que realmente nos interesa es impedir que la gente rompa las leyes y que pasen desapercibidos a través de las autoridades que no son capaces de saber lo que están buscando”.

Mandala añade que la aplicación ha fascinado a otros grupos defensores de especies en extinción quienes se esfuerzan con las autoridades capturando animales en riesgo siendo comercializados.

“Desde un punto de vista informático, una pregunta es simplemente una pregunta, de manera que si lo quieren hacer con elefantes, leones, tigres, o lo que fuera, se podría actualizar el diseño”.

Los científicos carecen de datos acerca de los patrones migratorios y del número exacto de las aletas que se comercializan. La aplicación, disponible en la actualidad en inglés, francés y español, aportará información clave que ayudará a recoger estadísticas: fotografías de aletas, su ubicación y una descripción.

Latinoamérica lanza una campaña para rescatar a los tiburones martillo

En Latinoamérica, Honduras fue la primera en pedir que las tres especies de tiburón martillo se incluyeran en la lista de Cites. Costa Rica y Brasil firmaron de forma inmediata, a las que siguieron Colombia, México y Ecuador.

Aunque Panamá expresó su apoyo, los defensores de Wildlife lanzaron la campaña “Pedir a Panamá que apoye la conservación de los tiburones” para aumentar la presión en el gobierno panameño con el fin de apoyar al depredador en la reunión de Cites que tendría lugar la primera semana de marzo.

La petición [en] dice así:

Panamá puede emitir el voto decisivo acerca de estas propuestas críticas …Esta es una oportunidad crítica para poner los controles más necesitados en su lugar con el objetivo de parar el rápido declive de estos depredadores.

MarViva y otros grupos de defensa de los tiburones promovieron la campaña a través de Twitter [en] y Facebook [en]. Hasta ahora se han conseguido 17.808 firmas.

Según Sean Juan Posada de Mar Viva, Latinoamérica está al frente de la protección de los tiburones martillo.

El año pasado, el presidente de Honduras prohibió completamente la pesca de tiburón. En octubre, Honduras invitó a sus vecinos a una conferencia para aumentar la conciencia y conseguir apoyo para los tiburones. En dicha conferencia, Posada y los representantes de las naciones de Latinoamérica vieron por primera vez la aplicación sobre la identificación de tiburones.

Dijo que, para reducir los obstáculos existentes para convencer a Cites de incluir a los tiburones en su lista, se abrirán los recursos necesarios para protegerlos.

“Nuestro mayor desafío es conseguir apoyo de las autoridades. No tienen los recursos. No tienen barcos o personas para cubrir las zonas más extensas”, dijo el señor Posada. “Tienen leyes, pero no la capacidad para hacer cumplir la ley”.

Chapman añadió que está “muy interesado en asegurarme que aún existen tiburones a mi alrededor para estudiarlos, tanto para el turismo como para cumplir con el rol ecológico. Necesitan protección y que alguien los defienda”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.