¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Las autoinmolaciones continúan en Túnez

El 12 de marzo, Adel Khadri, un vendedor ambulante de cigarrillos de 27 años de edad, se prendió fuego en la calle principal de Túnez: la avenida Habib Bourguiba. Según testigos presenciales, Khadri gritó: “Este es un joven que vende cigarrillos a causa del desempleo”, antes de prenderse fuego. Khadri falleció la madrugada del miércoles 13 de marzo en el Hospital de Quemados de Ben Arous.

El blog colectivo Nawaat informaba [fr]:

Le jeune vendeur à la sauvette qui, désespéré par ses conditions de vie, s’était immolé, est décédé mercredi à l’aube, dernière illustration en date des tensions sociales en Tunisie auxquelles le nouveau gouvernement devra faire face une fois investi. “Il est mort aujourd’hui à 5 h 30 du matin des suites de ses graves brûlures“, a dit Imed Touibi, le directeur du Centre des grands brûlés de Ben Arous (banlieue de Tunis) où le jeune homme de 27 ans, Adel Khadri, était hospitalisé.

Angustiado por sus condiciones de vida, el joven vendedor ambulante que se prendió fuego falleció en la madrugada del miércoles. Este es el último ejemplo de las tensiones sociales en Túnez que el nuevo gobierno, una vez en su puesto, deberá tratar. “Murió hoy a las 5:30am por quemaduras graves”, dijo Imed Touibi, director del Centro de Quemaduras Graves en Ben Arous (un suburbio de Túnez), donde el joven de 27 años de edad fue hospitalizado.

Citando a la emisora privada de radio Mosaique FM, el autor del blog Massir Destin informaba [fr] sobre el número de auto-inmolaciones en Túnez:

Oh mon Dieu!!!
Le nombre d'immolations par le feu en Tunisie:
2 en 2010
91 en 2011
63 en 2012
11 en 2013
Source Mosaïque fm. Mais on n'a pas précisé le nombre de décès.

¡Oh, Dios mío! El número de auto-inmolaciones en Túnez:
2 en 2010
91 en 2011
63 en 2012
11 en 2013
Fuente: Mosaique FM. Pero no han informado sobre el número de muertes.

Los servicios de emergencia llegan a la avenida Habib Bourguiba para trasladar Khadri al hospital. Imagen vía página de Facebook de Alqarra TV

Los servicios de emergencia llegan a la avenida Habib Bourguiba para trasladar a Khadri al hospital. Imagen vía página de Facebook de Alqarra TV

El 17 de diciembre 2010, Mohamed Bouazizi, un vendedor ambulante de fruta de Sidi Bouzid, se prendió fuego cuando la policía confiscó sus mercancías. Su acto desesperado encendió las protestas pro-democracia y por la justicia social en Sidi Bouzid y, finalmente, en todo el país, obligando al autócrata Zeine el Abidin Ben Ali a huir a Arabia Saudita 18 días después. Sin embargo, 24 meses después del derrocamiento de Ben Ali, Túnez todavía atraviesa intensas dificultades socioeconómicas, intensificadas por una crisis política profundizada por el asesinato del líder de la oposición Chokri Belaid el 6 de febrero. Los altos precios, una tasa de desempleo del 16,7% y las disparidades entre regiones están haciendo la vida de los tunecinos, especialmente de los grupos desfavorecidos, más dura. Khadri, no sólo sufría la indigencia económica, sino que según su hermano [fr] tenía problemas de salud de estómago, pero no tenía suficiente dinero para pagar el tratamiento.

Benoît Delmas, un periodista con sede en Túnez escribió [fr]:

Adel Khadri est-il mort pour rien ? La question semble indécente mais elle est suscitée par le silence politique qui a entouré l’annonce de cette immolation. Laquelle renvoie inévitablement au point de départ de la révolution tunisienne lorsque Mohamed Bouazizi, un vendeur à la sauvette de fruits et légumes, s’aspergea d’essence et s’immola à Sidi Bouzid, le 17 décembre 2010. Avant et après Bouazizi, d’autres cas similaires furent notés. La mort, au petit matin, d’Adel Khadri devrait interpeller toute la société tunisienne. Un pays qui n’offre aucun espoir à sa jeunesse est un pays qui s’étiole, s’effondre. Il ne s’agit pas d’exiger des remèdes miracles mais de demander à la classe politique, majorité ET opposition, de bien vouloir travailler pour le bien commun, l’intérêt national, le peuple. Les chicaneries politiciennes qui polluent toutes les vieilles démocraties ne sont pas d’une urgence absolue pour un pays qui vit librement depuis seulement deux ans et deux mois.

¿Murió Adel Khadri por nada? La pregunta parece indecente pero está provocada por el silencio de la clase política que rodea el anuncio de esta auto-inmolación. Esto es, inevitablemente, un regreso al punto de partida para la revolución tunecina, cuando Mohamed Bouazizi, un vendedor ambulante de frutas y verduras se roció con gasolina y se prendió fuego, el 17 de diciembre de 2010. Antes y después de Bouazizi [autoinmolación], se registraron casos parecidos. La muerte de Adel Khadri en la madrugada debe ser una llamada a toda la sociedad tunecina. Un país que no ofrece esperanza para sus jóvenes, es un país que se desvanece, se derrumba. No es una cuestión de pedir remedios milagrosos, sino más bien un llamamiento a la clase política, la mayoría Y la oposición, para trabajar por el bien común, el interés nacional y el pueblo. Las argucias políticas que manchan a las viejas democracias no son una urgencia para un país que ha vivido en libertad durante sólo dos años y dos meses.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.