- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Vinculan al papa Francisco a la ‘Guerra Sucia’ de la dictadura argentina

Categorías: Latinoamérica, Argentina, Derechos humanos, Guerra y conflicto, Historia, Medios ciudadanos, Política, Religión

La elección del jesuita argentino Jorge Bergoglio como el nuevo papa católico [1] ha planteado preguntas acerca del grado de participación del excardenal con la dictadura militar [2] de Argentina entre 1976 y 1983, incluidas acusaciones de que intervino en el secuestro de dos sacerdotes liberales.

Las acusaciones que persiguen a Bergoglio, el primer argentino y primer latinoamericano en ser elegido en la historia, no son nuevas, pero llegan en un momento crítico para la Iglesia católica, que lucha por mejorar su imagen a nivel mundial.

En enero de 2011, Hugh O'Shaughnessy [3] [en] escribió una columna para The Guardian, en donde se refiere a los “pecados de la Iglesia argentina [4]” durante la ‘Guerra Sucia [2]‘ del país:

[…] Durante años ha estado claro que las posiciones más altas de la Iglesia argentina contenían “muchas ovejas perdidas en la selva”, hombres que habian comulgado y apoyado la inenarrablemente brutal dictadura militar que con respaldo de Occidente tomó el poder en ese país en 1976 y lo explotó durante años. No solamente los generales masacraron a miles injustificadamente, a menudo arrojándolos de aviones sobre el Rio de la Plata y vendiendo sus hijos huérfanos al mejor postor, también asesinaron al menos a dos obispos y muchos sacerdotes. Aun así, a pesar de la ejecución de otros hombres de sotana, no se hizo nada para restar el apoyo de importantes clérigos, incluidos representantes de la Santa Sede, a la criminalidad de su líder, General Jorge Rafael Videla y sus subordinados.

Hayes Brown en Think Progress [5] [en] explicó la supuesta participación de la Iglesia con el régimen:

Años después. un sacerdote le dijo a un panel de jueces [6] [en] que en ese tiempo, la Iglesia estaba “escandalosamente cerca de la dictadura”, se hizo de la vista gorda, “a tal punto que diría que fue en un grado inmoral”. El exdictador argentino Jorge Videla sostuvo en una entrevista, años después de haber dejado el poder, que a la Iglesia se le “consultaba” definitivamente [7] [en] a lo largo de la represión. Eso incluía ofrecer sus buenos oficios y desalentar a las familias de buscar a parientes que habían “desaparecido”.

En un artículo para Global Post [8] [en], publicado el 13 de marzo de 2013, John Otis explicó una de las acusaciones dirigidas a Bergoglio:

Image from Wikimedia Commons, by  presidencia.gov.ar, under Creative Commons license  (CC BY-SA 2.0) [9]

Imagen de Wikimedia Commons, de presidencia.gov.ar, con licencia Creative Commons (CC BY-SA 2.0).

Ciertamente, un abogado argentino en 2005 presentó una queja donde acusaba a Bergoglio de estar involucrado en el secuestro en 1976 de dos sacerdotes jesuitas liberales, un episodio narrado en el libro El Silencio, del periodista argentino de investigación Horacio Verbitsky.

Bergoglio ha negado largamente toda participación. Y después de ser desginado arzobispo de Buenos Aires en 1998, trató de enmendar errores. Insistió que los funcionarios católicos en Argentina usaran prendas que simbolizaran arrepentimiento por los pecados cometidos por el clero durante la dictadura.

Los Angeles Times [10] [en] informó sobre la queja contra Bergoglio en 2005.

Elizabeth Kate Switaj armó un post en Storify [11] [en] titulado “El papa Francisco y la dictadura militar de Argentina”. Cita a la bloguera Flavia Dzodan (@redlightvoices [12]), que tuiteó ampliamente sobre el tema el 13 de marzo de 2013. En un tuit, Dzodan preguntó:

@redlightvoices [13]: ¿Hablo del Papa con “odio”? ¿Qué hay de las vidas perdidas de 30,000 desaparecidos, torturados, muertos? ¡No se merecían algo mejor?

Elizabeth también destacó un tuit del periodista y escritor argentino Ariel Silvera (@ariel_silvera [14]):

@ariel_silvera [15]: En serio, amigos, ‘si de verdad lo hizo’, era parte de la jeraraquía durante la dictadura. *TODOS* son culpables y no trato…

@ariel_silvera [16]: … de enseñar una clase de Historia Argentina básica. Disculpen que los enlaces no estén en su idioma preferido. #sorrynotsorry [17] [lo siento, no lo siento]

El escritor canadiense I. Giraud (@BlueShoes55 [18]), a quien Elizabeth citó en su post, señaló en Twitter que no todos han estado celebrando:

@BlueShoes55 [19]: Varios amigos latinoamericanos no están celebrando: el papa Francisco aparentemente jesuita conservador; no habló en contra de la dictadura argentina.

Asteris Masouras también reunió un post de Storify [20] [en] con reacciones similares.

El periodista argentino de investigación Horacio Verbitsky [21] ha informado sobre la participación de la Iglesia Católica en la dictadura de Argentina durante años. La cuenta de Twitter con su nombre (@VerbitskyH [22]) ha compartido numerosos artículos publicados en el periódico Página12 sobre la participación de Bergoglio con la dictadura, incluido un artículo [23] con cinco testimonios que “confirman el rol” que tuvo el ahora papa Francisco en esos años.

Como ya se señaló, Bergoglio ha negado estas acusaciones. La periodista Sandra Crucianelli (@spcrucianelli [24]) tuiteó:

@spcrucianelli [25]: En el libro “El jesuita”, #Bergoglio [26] negó haber sido cómplice del secuestro de dos curas de su entorno. http://www.perfil.com/sociedad/Bergoglio-y-los-70-las-explicaciones-sobre-su-rol-en-la-dictadura-20130313-0038.html … [27]

A lo que el usuario Grachy (@Grachy24 [28]) en Twitter respondió:

@Grachy24 [29]: @spcrucianelli [30] y que esperabas que diga SI YO TUVE QUE VER!!! mmmmmmmm

No obstante, muchos argentinos han salido en su defensa.

Mario Pergolini (@PergoliniOK [31]) se refiere a la relación del gobierno actual [32] con Bergoglio y escribe:

@PergoliniOK [33]: Es impresionante como están tratando de difamar a Bergoglio en las redes sociales. Evidentemente, para los k ha sido un golpe durísimo!

Y Carlos Burgueño (@cburgueno [34]) advierte:

@cburgueno [35]: Ojo con bucear mucho sobre lo que hizo Bergoglio en la dictadura, no vaya a ser que haya salvado a muchos más que todos ustedes juntos.

Por su parte, el ganador del Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel [36] le dijo a BBC Mundo [37] que Bergoglio no tuvo vínculos con la dictadura: “A Bergoglio se le cuestiona porque se dice que no hizo lo necesario para sacar de la prisión a dos sacerdotes, siendo él el superior de la congregación de los jesuitas, pero yo sé personalmente que muchos obispos pedían a la junta militar la liberación de prisioneros y sacerdotes, y no se les concedía. Les decían que sí y luego no se las daban”.