- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Cierre de Google Reader: ¿La peor cara de Google?

Categorías: Latinoamérica, España, Tecnología

La semana pasada Google anunció [1] [en] que a partir del 1 de julio cerrará su servicio de lector de fuentes RSS [2], conocido como Google Reader [3].

Google Reader, como otros lectores de fuentes (RSS o Atom [4], principalmente) es una manera muy práctica de estar al tanto del nuevo contenido que se publica en los blogs y sitios webs que proporcionan esta facilidad. En un anuncio posterior Google añadía [5][en]:

There are two simple reasons for this: usage of Google Reader has declined, and as a company we’re pouring all of our energy into fewer products. We think that kind of focus will make for a better user experience.

Existen dos sencillas razones para esto: el uso de Google Reader se ha reducido, y como empresa estamos vertiendo toda nuestra energía en menos productos. Creemos que este tipo de enfoque permitirá una mejor experiencia de usuario.

En el blog de tecnología Alt1040, Javier Lacort se pregunta si realmente es un servicio infrautilizado y costoso, y califica [6] la movida como:

un movimiento sorprendente dada la cantidad de usuarios que usan este servicio diariamente. Por otro lado, lo cierto es que llevaban mucho tiempo sin actualizar el servicio, e incluso retirándole funcionalidades, como los Share o los Me gusta. […] El problema es que a veces Google hace movimientos bastante difíciles de comprender. Sobre todo, de un tiempo a esta parte, cuando se basan en potenciar el uso de Google+ a cualquier precio. En este caso, con el cierre de Google Reader, despidiéndose de uno de los servicios más usados en el día a día por muchísimos usuarios. Y lo que es peor, obligando a estos mismos usuarios a despedirse de él.

¿Pero es cierto que se trata de un servicio que va a la baja? en Geek's Room republican [7] un informe de Buzzfeed Network [8] [en] que muestra que Google Reader produce muchísimas más referencias que Google+ (para hablar de productos de la misma firma), cosa que se puede apreciar en el siguiente gráfico:

google-referrals [9]Enrique Dans llama a Google Reader una herramienta insustituible, aunque aclara que no le parece un producto masivo, si no que está dirigido a usuarios “de nivel avanzado en su relación con la información”, y se pregunta [10] luego por su viabilidad en tiempos de redes sociales:

Enterarse de noticias a través de Facebook o de Twitter resulta cada vez más habitual. Sin embargo, pensar en sustituir Reader con alguna de estas herramientas supone enfrentarse a un entorno muchísimo menos eficiente, que depende de procesos de descubrimiento social. Frente a disponer de las fuentes en un formato sencillo y accesible inmediatamente, es sencillamente otra cosa: una posibilidad para quienes “se encuentran” con las noticias, pero no para quienes “vamos a buscarlas”.

La comunidad de usuarios no se ha tomado el anuncio de Google pasivamente, y una petición en Change.org [11] [en] con más de 109,888 firmas solicitando que no se cierre el servicio es una muestra de ello.

Cony Sturm comenta [12] en Fayerwayer que otros servicios que dependían de Google Reader, como FeedDemon [13][en], anunciaron también su cierre [14] [en] ante su dependencia del sistema de Google. Además traduce una parte de la carta petitorio de Daniel Lewis dirigida a Google vía Change.org:

Nuestra confianza en los demás productos de Google – Gmail, YouTube, y sí, incluso Plus – requiere que confiemos en que ustedes respetarán cómo y por qué usamos sus otros productos. Esto no es sólo sobre los datos en Reader. Esto es sobre nosotros usando sus productos porque los amamos, porque hacen mejores a nuestras vidas, y porque confiamos en que no los destruirán”, afirma. “Por favor, no destruyan esa confianza”

Pero por si esto no tiene éxito, hay que ir viendo alternativas, como hace Bárbara Pavan en Bitelia, donde publica [15] una lista con 10 alternativas a Google Reader (Pavan además comparte una lista más corta [16] pero más actualizada).

De hecho algunas empresas como Digg han anunciado [17] que replicarán el servicio. Y es que aunque Google cierre su lector de feeds, eso no significa la muerte del formato, en cuya creación contribuyó el recientemente fallecido Aaron Swarts [18].

Lo que si se hace patente una vez más, es que los intereses de los usuarios no son los mismos de las empresas, y es que como dice Enrique Dans en el artículo previamente citado:

Con el cierre de Google Reader, Google muestra su peor cara: la del desprecio absoluto a sus usuarios. La de la empresa de la que jamás te puedes fiar. Algunos ven el cierre como inevitable [19], pero retirar una herramienta con una base de usuarios tan fiel sin proponer siquiera un reemplazo digno de ser tenido en consideración es una manera de demostrar que esos usuarios te traen completamente sin cuidado, que no te preocupan lo más mínimo.

Don't be evil [20].

Post original publicado en el blog Globalizado [21] de Juan Arellano.