¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Despedidos exponen precariedad de los medios de comunicación

Once periodistas fueron despedidos de la revista alternativa brasileña Caros Amigos en marzo de 2013 tras una huelga contra las precarias condiciones de trabajo. Este suceso constituye el último ataque en la batalla que enfrenta la industria mediática del país.

Caros Amigos, fundada en abril de 1997 por un grupo de periodistas, publicistas, escritores e intelectuales, contaba con once periodistas y diseñadores, además de muchos otros colaboradores. Su director, Wagner Nabuco, declaró que tenía pensado reducir la oficina y el salario [pt] de los trabajadores a la mitad. En respuesta, el 8 de marzo de 2013, los trabajadores anunciaron [pt] en Facebook que iban a irse a una huelga indefinida como protesta contra lo que califican de “inestabilidad en el trabajo”:

Nós, integrantes da equipe de redação da revista Caros Amigos, responsáveis diretos pela publicação da edição mensal, o site Caros Amigos e as edições especiais e encartes da Editora Casa Amarela, denunciamos a crescente precarização das nossas condições de trabalho, seja pela ausência de registro na carteira profissional, o não recolhimento das contribuições FGTS [Fundo de Garantia do Tempo de Serviço] e do INSS [Instituto Nacional da Segurança Social] e, agora, o agravamento da situação pela ameaça concreta de corte da folha salarial em 50%, com a demissão de boa parte da equipe.

Nosotros, integrantes del equipo de redacción de la revista Caros Amigos, responsables directos de la publicación mensual, de la página web, de las ediciones especiales y de los agregados publicados por Casa Amarela, denunciamos la creciente precariedad de nuestras condiciones de trabajo, la ausencia de registro en la carteira profissional [documento que regula las admisiones, los despidos y los salarios], el impago de las contribuciones al FGTS [Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio] y al INSS [Instituto Nacional de Seguridad Social]. A esto se suma la amenaza real de reducir la nómina al 50 % y el despido de la mayoría de los miembros del equipo, lo que empeora aún más la situación.

"The staff of Caros Amigos declares a strike! End instability at work": Image taken from the Facebook profile of those fired from the Caros Amigos magazine. Free to use.

“¡El personal de Caros Amigos declara la huelga! Por el fin de la precariedad en el trabajo”: Imagen tomada del perfil Facebook de los empleados despedidos de la revista Caros Amigos. Uso libre.

Desde el 4 de marzo de 2013, momento en que Nabuco comunicó sus intenciones de acentuar la situación precaria del personal, los trabajadores han tratado de negociar, en vano, una salida para evitar la huelga.

Inmediatamente después del anuncio de huelga, el Chapa 2 “¡Un sindicato es para luchar!”- grupo que denuncia la administración actual del Sindicato de Periodistas en San Paulo- transmitió [pt] el mensaje de los huelgistas y les brindó apoyo.

El 11 de marzo, los trabajadores fueron convocados a una reunión en donde se les informó que debido a un “abuso de confianza” todos estaban despedidos; lo que constituye una evidente violación del derecho constitucional a la huelga. El periodista André Deak fue uno de los primeros en publicar la noticia [pt] en Facebook, difundiendo la carta del equipo:

(…) lamentamos a decisão da Direção. Consideramos a precarização do trabalho e a atitude unilateral como passos para trás no fortalecimento do projeto editorial da revista, que sempre se colocou como uma publicação independente, de jornalismo crítico e de qualidade, apoiando por diversas vezes, inclusive, a luta de trabalhadores de outras áreas contra a precarização no mercado de trabalho.

(…) lamentamos la decisión de la dirección. Consideramos que la precariedad en el trabajo y la actitud unilateral representa un retroceso en el fortalecimiento del proyecto editorial de la revista, que se ha destacado siempre por ser una publicación independiente, orgullosa del periodismo crítico y de calidad, que ha incluso apoyado, en numerosas ocasiones, conflictos laborales relativos a la precariedad del mercado de trabajo en otras áreas.

Wagner Nabuco, editor de la revista, intentó justificarse por medio de un artículo para el diario Brasil de Fato, reproducido [pt] por el blog Vi o Mundo, en el cual explica que tomó la decisión en medio de la crisis financiera que atraviesa la revista, sin embargo, no dió ninguna explicación concerniente a los despidos o la precariedad laboral:

Ressalto que nessas reuniões mostrei todos os números da editora, sua movimentação financeira e o prejuízo mensal que a revista vem acumulando pois, mesmo com os milhares de leitores, as receitas de publicidade são pequenas (e agora com mais restrições da SECOM/PR [Secretaria de Comunicação da Presidência da República]), todo o mercado de circulação – bancas e assinaturas – está em queda, os custos vem aumentando acima da inflação, e não podemos repassar para o preço de capa. Essa situação atingiu duramente os veículos alternativos e contra hegemônicos, que tiveram que fazer ajustes para continuar suas operações e produzir um jornalismo crítico e independente.

Debo destacar que en estas reuniones mostré las cifras de los anunciantes, sus transacciones financieras y la pérdida mensual que ha venido acumulando la revista. Aún si contáramos con miles de lectores, los ingresos por publicidad son ínfimos (y ahora con más restricciones por parte del  SECOM/PR [Departamento de Comunicación de la Presidencia de la República]), todos los movimientos del mercado – venta en quioscos y suscripciones- están en baja, el costo se ha incrementado por encima de la inflación, y no podemos transladar esto al precio  de venta. Esta situación ha golpeado fuertemente los medios alternativos y contra hegemónicos, que han tenido que hacer ajustes para continuar con las operaciones y continuar produciendo un periodismo independiente y crítico.

Gabriela Moncau, una de las periodistas despedidas, se expresó [pt] en una entrevista para el grupo sindical de la oposición:

É triste ver tamanha incoerência em um veículo que cumpre o papel de crítica e contra-hegemonia em um cenário estarrecedor de concentração dos meios de comunicação. Entendemos a importância que a Caros Amigos tem e, claro, por isso muitas vezes nos submetemos a condições que em outros veículos não nos submeteríamos. Mas era o nosso trabalho, não a nossa militância. Até quando patrões de instituições de esquerda utilizarão a “militância” dos que ali trabalham para fechar os olhos às condições precárias a que estes são submetidos?

Es triste ver tanta incoherencia en un vehículo que cumple el papel de crítico y de figura contra la hegemonía, contra el retroceso y contra la situación general de concentración mediática. Entendemos la importancia que Caros Amigos tiene y, es por eso que hemos aceptado condiciones que no hubiéramos aceptado en otras circunstancias. Sin embargo, se trataba de nuestro trabajo y no de la militancia. ¿Hasta cuándo los patrones de las instituciones de izquierda utilizarán la “militancia” de los que allí trabajan, para ignorar las condiciones precarias en que se encuentran?

Una crisis con proporciones más amplias 

El periodista Rodrigo Vianna del blog Escrevinhador [pt], expresa que lo ocurrido en Caros Amigos deja en evidencia la “inestabilidad de la situación y la falta de recursos que está afectando a varios sitios y publicaciones”:

De maneira crescente, empresas de comunicação (inclusive na “grande imprensa”) precarizam o trabalho do jornalista, que de funcionário passa a ser um “colaborador fixo” ou “prestador de serviços” para que as empresas cortem os gastos com impostos e contribuições trabalhistas. Há anos a situação é denunciada por entidades da categoria, mas com poucas vitórias.

Cada vez con más frecuencia, las empresas de comunicación (incluso la “gran prensa”) precariza el trabajo del periodista que, de funcionario pasa a ser un “colaborador fijo” o “prestador de servicio”, reduciendo el pago de impuestos y contribuciones laborales. Por años, representantes del gremio han denunciado esta situación, pero han obtenido pocas victorias.

Vianna también comenta acerca del cierre de varios periódicos en Brasil y de la decisión de seguir exclusivamente las plataformas en línea en tiempos de crisis. Termina por criticar el gobierno de la presidente Dilma Rousseff, cuyo SECOM mantiene una gran parte de los fondos publicitarios oficiales “en manos de unos pocos”:

Age, assim, na contramão das políticas adotadas por democracias ocidentais que destinam parte da verba para “fundos de democratização da mídia”; e parece mais preocupado em não criar “zonas de atrito” com meia dúzia de famílias que, donas de revistas e jornais conservadores, se esbaldam com a verba de publicidade oficial.

Por tanto, se opone a las políticas adoptadas por las democracias occidentales que destinan parte del dinero a “fondos de democratización de medios”. Parecen más preocupados por no crear “fricciones” con media docena de familias, propietarias de revistas y diarios conservadores, que se regocijan de contar con los fondos publicitarios oficiales.

La Agência Carta Maior, un actor alternativo de izquierda, opina [pt] que el origen del problema es la “asfixia financiera, producto de la decisión del gobierno federal de suprimir la publicidad de utilidad pública de los medios alternativos”.

"WE ARE ON STRIKE": Image taken from the Facebook profile of those fired from Caros Amigos. Free to use.

“ESTAMOS EN HUELGA”: Imagen tomada del perfil de Facebook de los periodistas despedidos de Caros Amigos. Uso libre.

El periodista Leonardo Sakamoto comparte la misma opinón [pt] pero agrega que la situación es también el resultado de la desunión entre los periodistas y de la falta de acción por parte del sindicato frente a la precariedad. Adicionalmente, hace un pronóstico sombrío del porvenir:

Talvez o futuro seja um misto de tudo isso, emprego CLT [com carteira assinada], frilas, empreendedores individuais ou coletivos, pessoas produzindo conteúdo em redes, ONGs, enfim. Mas, hoje, o que me preocupa são os viventes e suas contas a pagar.

O que estou pedindo? Jornalistas do mundo, uni-vos? Que tamancos sejam jogados nas prensas dos jornais? Nem… isso seria muito brega. Ou melhor, kitsch. O que gostaria de lembrar é que as coisas vão mudar cada vez mais rápido. E temos duas opções: encarar isso sozinhos ou juntos, lutando contra a indiferença.

Quizá el futuro sea una mezcla de todo eso: empleo CLT [con todos los beneficios], independientes, emprendedores individuales o colectivos, personas que produzcan contenidos a través de redes, ONG. Sin embargo, lo que me preocupa actualmente es cómo viven y cómo pagan sus cuentas.

¿Qué les pido? ¿periodistas del mundo? Únanse. ¿Para manifestar a las puertas de los periódicos? No, eso sería muy cursi, o kitsch. Lo que me gustaría pensar es que las cosas van a cambiar cada vez más rápido. Tenemos dos opciones: enfrentarlo solos o unidos, luchando contra la indiferencia.

Mientras que unos como Gilberto Maringoni, periodista y caricaturista, destaca en Facebook que el editor Wagner Nabuco no debería ser visto como un demonio, “único responsable de la dramática situación de la revista”, otros, como el periodista Julio Delmanto, pide [pt] en su blog Passa Palavra boicotear la revista.

A continuación la lista de los once trabajadores despedidos: Alexandre Bazzan, Caio Zinet, Cecilia Luedemann, Débora Prado, Eliane Parmezani, Gabriela Moncau, Gilberto Breyne, Otávio ​​Nagoya, Paula Salati, Ricardo Palamartchuk y Hamilton Octavio de Souza. De Souza publicó un mensaje en Facebook [pt] donde expresa su confianza y comunica que los empleados despedidos conservan los ánimos todavía en alto, ya que piensan que han actuado correctamente:

Ser demitido por defender condições dignas de trabalho e fazer greve, aos 64 anos de idade, só pode ser a glória.
Ser demitido por ficar ao lado de jovens trabalhadores dispostos ao sacrifício por um mundo mais justo e igualitário, não tem preço.

Ser despedido por defender unas condiciones de trabajo dignas y por protestar, a los 64 años de edad, no puede ser otra cosa que una victoria.
Ser despedido por apoyar a jóvenes trabajadores dispuestos a hacer un sacrificio por un mundo más justo y equitativo, no tiene precio.

Este post fue revisado en inglés por Georgi McCarthy [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.