¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Unas elecciones corruptas y una oposición dividida en Rusia

Zhukovsky, una ciudad de tamaño medio, a solo 40 Km de Moscú y conocida por su industria aeroespacial, se convirtió el pasado fin de semana en el escenario de unas muy criticadas elecciones a la alcaldía, marcadas por informaciones de fraude electoral y compra de votos. Las elecciones se convocaron el pasado enero, cuando el anterior alcalde Aleksandr Bobovnikov dimitió por orden del gobernador en funciones de la región de Moscú, Aleksandr Vorob'yov.

En el último año, Zhukovsky ha sido testigo de un movimiento popular de protesta [ru] para proteger el bosque Tsagovsky, después de que las autoridades locales lo despojaran de su estatuto de espacio protegido para construir una nueva carretera. Las reacciones y protestas locales [álbum de fotos], que provocaron incidentes con la policía y los cuerpos antidisturbios, han sorprendido a las autoridades, y han llevado a que al final, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, interviniera personalmente [ru] dando la razón a los manifestantes. Mucha gente considera que esta protesta, que se inspira y extrae buena parte de su apoyo público del mejor conocido movimiento medioambiental para proteger el bosque Khimki [en], ha sido esencial para eliminar a Bobovnikov, que supuestamente perdió su cargo debido a «la pérdida de la confianza de los habitantes» y a «la inestabilidad de la situación sociopolítica» [ru].

A la elección concurrieron once candidatos, entre ellos Sergei «la araña» Troitsky. Troitsky es el líder del legendario grupo Heavy Metal Korroziya Metalla [en], y ya se presentó a la elección de alcalde que se celebró en octubre de 2012 en Khimki. La auténtica pugna estuvo, no obstante, entre el nominalmente independiente Andrei Voityuk (antiguo funcionario del Ministerio de Emergencias, de fuertes vínculos con Vorob'yov y Shoigu) e Igor Novikov (miembro de la «Plataforma cívica» del «oligarca opositor» Mikhail Prokhorov)

La propia elección estuvo marcada por sospechas y tensiones mucho antes de que nadie tuviera la oportunidad de emitir su voto. La web de la campaña de Novikov sufrió un ataque DDos [ru] el 23 de marzo de 2013. Una semana después, el activista Ilya Yashin tuiteó la foto [ru] de una nota oficial que prohibía tomar fotos o vídeos a cualquiera excepto a los «representantes de los medios de comunicación»:

Избирком официальным (!) решением запретил наблюдателям съемку на выборах в #Жуковский. Жулики. Совсем охамели.

La comisión electoral ha prohibido oficialmente (!) a los observadores tomar fotos de las elecciones de #Zhukovsky. Tramposos. Un comportamiento totalmente indignante.

Aunque Zhukovsky solo tiene 80 000 votantes registrados, con el fin de asegurar que la elección se desarrollara de forma pacífica, las autoridades hicieron venir a 600 policías [ru] del ministerio de Interior, mientras que unos 1000 observadores electorales independientes [ru] supervisaban el proceso.

A pesar de la presencia de estos supervisores (o quizás a causa de ellos), pocas horas antes de que se abrieran las urnas aparecieron en la red varios vídeos que pretendían demostrar una compra de votos organizada y sistemática a favor de Voityuk. En el siguiente vídeo, subido por el grupo independiente ruso de derechos electorales GOLOS [en], se ve como dos chicas jóvenes marcan el nombre de «Aleksandr [sic] Petrovich Voityuk» en las papeletas de varias personas que hacen cola.

Las dos jóvenes afirman estar simplemente «tomando nota» del proceso y dicen que «todo se hace de forma oficial» pero parecen incómodas al ser interrogadas. No obstante, cuando la periodista pregunta a la gente de la cola si «le ha prometido algún tipo de recompensa» la gente de la cola, una anciana con sombrero se destaca y responde «por supuesto». Cuando le preguntan qué le han prometido, responde que «mil rublos» (unos 30 dólares).

Un vídeo similar subido a YouTube por Alex Flaxman muestra una larga cola a la puerta de un centro local de inspección de vehículos.

http://www.youtube.com/watch?v=2aBUBUQR5p0

Mientras recorre la cola hacia su principio, el cámara pregunta a varias personas cuánto dinero les han prometido. Algunas responden que 1000 rublos. Al principio del todo, el cámara pregunta a un hombre con chaqueta de cuero si se necesita algún tipo de pase para recibir el dinero. El hombre saca de su cartera una copia de la misma papeleta con el nombre «Aleksandr Voityuk» que se ve en el primer vídeo, e informa al cámara de que fue «Rusia Unida» quien le dio ese papel.

La blogosfera liberal reaccionó con indignación a los informes de fraude electoral y a las noticias de que Voityuk había sido declarado ganador de la elección. Al día siguiente, «в Жуковском» [En Zhukovsky] fue trending topic en Twitter, en Rusia y el resto del mundo. El usuario Sapojnik, en un artículo de LiveJournal [ru] titulado «1000 rublos por un voto», escribía:

На самом деле никто во власти, конечно же, не собирался устраивать никакие «честные выборы». Наоборот: эти выборы руководством МО и даже, возможно, АП воспринимались как выборы «выставочные», «Химки-2». Жуковским власти хотели продемонстрировать urbi et orbi, что они полностью контролируют электоральную ситуацию и что «оппозиция не имеет никаких шансов».

Básicamente, nadie que esté en el poder, por supuesto, ha planeado poner en marcha ningún tipo de «elección honesta». Por el contrario, los líderes del Óblast de Moscú y quizás incluso la administración presidencial, tomaron estas elecciones como «un montaje». Una «segunda parte de Khimki». Las autoridades de Zhukovsky querían demostrar urbi et orbi que ejercen un control absoluto de la situación electoral y que «la oposición no tiene la más mínima oportunidad».

En una entrada de Facebook, Mikhail Fishman sacaba [ru] conclusiones igualmente deprimentes de la elección:

Первый: выиграл Войтюк. Второй: нам показали, как “Единая Россия” (или ОНФ) будет выигрывать выборы в Думу. Третий: барьера против фальсификаций, обмана, жульничества любого рода больше не существует. Now it's official.

Primero: Voityuk ha ganado. Segundo, nos han demostrado que «Rusia Unida» (o el Frente de Todos los Pueblos Rusos [la nueva coalición social de Putin]) ganará las elecciones a la Duma. Tercero, la barrera contra la falsificación, el fraude [y] los engaños de cualquier tipo ya no existe. Ahora es oficial.

El humorista de Twitter KermlinRussia reaccionó [ru] a las informaciones con su característica frivolidad:

На выборах в Жуковском Единая Россия не стала воровать голоса избирателей и честно скупила их.

En las elecciones de Zhukovsky, Rusia Unida ha dejado de robar los votos del electorado y los ha comprado honradamente.

No todo el mundo estaba de acuerdo en echar la culpa solo a las autoridades. Algunos señalaban a la oposición por no ser capaz de conseguir una ciudad donde existe una fuerza laboral que lleva mucho tiempo siendo caldo de cultivo de los sentimientos antikremlin. Ilya Ponamarev, diputado opositor de la Duma, señalaba en Twitter [ru] la desunión del movimiento de protesta:

В #жуковский все, как всегда – два главных оппозионера не договорились, взяли 30% и 25%, в итоге побеждает единоросс с 35%. Доколе?

En #zhukovsky las cosas marchan como de constumbre – los dos opositores principales [Novikov y el candidato comunista Andrei Anikanov] consiguieron el 30% y el 25%, con el resultado de que Rusia Unida gana con el 35%. ¿Cuándo acabará todo esto?

El usuario de Twitter iphone_mitko formulaba acusaciones [ru] similares, criticando a la oposición por hacer una campaña tan mediocre:

Кстати, #Химки и #Жуковский очень яркие примеры беспомощности “оппозиции”. Кричать и митинговать – да. Работать “на земле” – ноль.

Por cierto, #Khimki y #Zhukovsky son excelentes ejemplos de la incapacidad de la «oposición». Gritar y manifestarse – por supuesto. Trabajar «sobre el terreno» – nada.

Un fraude electoral tan bien documentado muestra que la «democracia gestionada» (en la que la élite dirigente utiliza sus recursos administrativos para asegurar los resultados electorales que desean) sigue siendo la característica definitoria del proceso político ruso. En todo caso, ese proceso se ha hecho más crudo y evidente en los dos últimos años. Esta elección también deja ver que la marca Rusia Unida podría estar convirtiéndose en una rémora para la élite, puesto que Voityuk se presentó como independiente, a pesar de sus fuertes vínculos con figuras del partido.

Pero la lección principal que dejan las elecciones de Zhukovsky es que más de un año después de las protestas de Bolotnaya (probablemente el punto más álgido del movimiento de protesta), a la oposición le queda mucho que hacer antes de tener un verdadero impacto en la generalizada apatía política. De hecho, la participación oficial en Zhukovsky fue solo del 37.6% [ru]. Puesto que la disyuntiva estaba entre la oposición y la élite, la mayoría de los votantes optaron simplemente por quedarse en casa.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.