¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Desplazados por la hidroeléctrica Jirau luchan por la subsistencia

El reportaje de Ana Aranha en Vidas em Trânsito [pt], sobre el impacto de las grandes obras en la región amazónica de Rio Madeira, Rondonia, es parte de la cobertura especial #AmazôniaPública [pt] de la Agencia Pública, que será publicada en una serie de cinco artículos en Global Voices Online.

En el primer artículo de esta serie, la Agencia Pública informó sobre el caos social que afecta a la localidad pesquera de Jaci Paraná debido a la construcción de la central hidroeléctrica de Jirau en el río Madeira, Rondonia. Dejando las polvorientas calles de Jaci Paraná 15 kilometros más abajo en la carretera nacional, el pueblo de Nueva Mutum Paraná está en marcado contraste con Jaci.

La única similitud con Jaci es el grupo de [trabajadores] uniformados en la parada del autobús al final de la jornada [procedentes del emplazamiento de la obra]. Pero en Nueva Mutum Paraná todas las carreteras están asfaltadas. Hay aceras y rotondas con césped en el centro. Todo está planificado de manera simétrica. Hay un sector comercial y uno residencial, con 1.600 viviendas organizadas en bloques. En cada bloque, las casas son idénticas y están separadas unas de otras por áreas de césped de medidas similares.

Ruas desertas de Nova Mutum Paraná, vila construída pela usina de Jirau, contrasta com a explosão populacional de Jaci Foto: Marcelo Min

Calles desiertas en Nova Mutum Paraná, pueblo construido por la central hidroeléctrica de Jirau, que contrasta con la explosión demográfica de Jaci Foto: Marcelo Min

La empresa Energia Sustentável [en] (Energía Sostenible), planificó y construyó Nueva Mutum Paraná para albergar a los ingenieros y supervisores de Jirau, operarios que pueden llevar a sus familias al estado en el que trabajan. En lugar de música popular y vientres al desnudo, lo que aparece en la puerta principal de las casas cuando los hombres salen hacia la parada del autobús son mujeres embarazadas y niños pequeños.

La mayor parte del pueblo está ocupada por los trabajadores de la compañía, pero en la entrada, hay una zona reservada para las 150 familias de la antigua Mutum Paraná, un pueblo ribereño que fue deshabitado y posteriormente eliminado cuando la central inundó los terrenos en los que se asentaba. La comunidad estaba formada por alrededor de 400 familias, y la mayoría optó por cobrar la indemnización.

Nueva Mutum es el lugar preferido para la publicidad con mensaje social de Energia Sustentável. Esparcidos por el pueblo, se pueden ver carteles sobre sostenibilidad acompañados de fotografías de los ribereños y los trabajadores, siempre con el logo de la empresa.

La tranquilidad de las homogéneas calles es casi excesiva. Tras caminar durante varios minutos sin ver a nadie, es inevitable preguntarse: ¿dónde están todos los vecinos?

“Las casas son muy bonitas pero, ¿y nuestra existencia?” pregunta Rovaldo Herculino Batista, ribereño que vendió su casa, construida por la hidroeléctrica, porque no encontraba ninguna fuente de ingresos en Nova Mutum:

Não adianta fazer a cidade maravilhosa, a Nova Jerusalém, se você tira a pessoa do seu lugar, onde tem seu trabalho e vida. Como vamos ganhar dinheiro?

No tiene sentido hacer una ciudad maravillosa, una nueva Jerusalén, si se saca a la gente del lugar donde tiene su trabajo y su vida. ¿Cómo vamos a ganar dinero?

Batista não se adaptou à vila construída pela usina e voltou para a beira do rio Foto: Marcelo Min

Batista no se adaptó al pueblo construido por la central y volvió a la orilla del río. Foto: Marcelo Min

En el viejo Mutum, como los ribereños se refieren a la antigua comunidad, ellos pescaban, trabajaban en la minería y en el sector de servicios. Batista trabajó en las minas de estaño y tenía una chatarrería donde desmontaba dragas abandonadas para vender las piezas. Su esposa vendía frutas y legumbres que transportaba en una carretilla por la comunidad. No faltaba dinero para la familia.

Durante la mudanza, consiguieron hacerse con una pequeña tienda, pero los vecinos no tenían dinero para comprar. La chatarrería cerró, y la pesca se terminó. Batista intensificó las visitas a la mina, pero era difícil equilibrar las cuentas en la casa nueva con seis hijos y tres nietos. Además de ser más caros los productos en el mercado local, la factura de la luz era indecente. Durante los tres meses antes de renunciar a su “Nueva Jerusalén”, Batista recibió cuentas de electricidad por importes de 629, 671 y 547 reales (318, 339 y 276 dólares norteamericanos).

Es irónico. Las personas más afectadas por la construcción de una de las mayores centrales hidroeléctricas del país se ven obligadas a pagar los precios más altos por la luz. Además de los 19 reales mensuales (unos 9.5 dólares norteamericanos) para el alumbrado público.

El projecto Amazônia Pública [pt] llevó tres equipos de reporteros de la Agencia Pública de reportaje y periodismo de investigación a recorrer tres regiones amazónicas entre julio y octubre del 2012 entre los cuales visitaron las hidroeléctricas de rio Madeira en Rondonia. Todas los reportajes buscan explorar las complejidades de las inversiones actuales en la amazonia, incluyendo las negociaciones y articulaciones políticas, y oir a todos los actores implicados – gobiernos, empresas, sociedad civil – para delinear el contexto en que esos proyectos han sido desarrollados. El objetivo esencial de estos reportajes, así como de toda la producción de Pública, es siempre el interés del público: cómo las acciones y negociaciones políticas y económicas han tenido impacto, en la práctica, en la vida de la población.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.