¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

TPP: ¿La mayor amenaza al Internet global desde ACTA?

[Todos los enlaces de este artículo conducen a páginas en inglés, salvo que se indique lo contrario]

Este artículo fue co-escrito por Maira Sutton y Katitza Rodriguez de la Electronic Frontier Foundation. Su versión original se puede encontrar aquí.

Los Estados Unidos y diez gobiernos de toda la región del Pacífico se reunirán una vez más para discutir a fondo el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) entre el 15 y el 24 de mayo en Lima, Perú. El TPP es una de las peores amenazas mundiales a Internet desde ACTA. Dado que las negociaciones han sido secretas desde el principio del proceso, los activistas que buscan obtener más información sobre el acuerdo han dependido de un borrador filtrado [PDF] del tratado de febrero de 2011. Basándose en ese texto, otras notas filtradas, y la naturaleza antidemocrática de todo el proceso, tenemos motivos para alarmarnos por las disposiciones de aplicación de los derechos de autor contenidos en este acuerdo comercial multinacional.

El TPP probablemente exportará algunos de los peores aspectos de la ley de copyright de EE.UU. a los países del Pacífico: una prohibición general sobre desbloquear cerraduras digitales en dispositivos y obras creativas (incluso para fines legales), una duración mínima del copyright de toda la vida del autor más setenta años (la actual norma internacional es la vida más cincuenta años), privatización de la aplicación de sanciones por infracción de derechos de autor, daños y perjuicios legales ruinosos sin pruebas de un daño real, e incautación por el gobierno de ordenadores y equipos implicados en la presunta infracción. Es más, el TPP es peor que la normativa de derechos de autor en EE.UU.: no exporta los muchos equilibrios y excepciones en virtud de la ley de EE.UU. que favorecen el interés público y actúan como válvulas de seguridad al limitar la protección de los titulares de derechos.

Para colmo de males, la provisión sobre copias temporales del TPP probablemente creará efectos paralizantes sobre cómo las personas y empresas se comportan en línea y sobre su capacidad básica de utilizar y crear en la red. El objetivo declarado del TPP es unir países de la costa del Pacífico mediante la armonización de aranceles y normas comerciales entre ellos, pero en realidad, es mucho más que eso. El capítulo sobre “propiedad intelectual” en este masivo acuerdo comercial probablemente obligará a cambios en las normas de derecho de autor y de patentes en cada uno de los países firmantes. Aceptar estas nuevas normas no sólo reescribirá las leyes nacionales, sino que también va a restringir la posibilidad de que los países introduzcan leyes de derechos de autor más equilibradas en el futuro.

Esta estrategia puede terminar perjudicando a leyes más proporcionales en países como Chile, donde se requiere una orden judicial para que los ISPs puedan ser considerados responsables en caso de infracción de derechos de autor o para eliminar contenidos. Tales sistemas protegen mejor a los usuarios y los intermediarios de eliminaciones desproporcionadas o impulsadas por la censura. Si el texto final del TPP obliga a los países a adoptar un régimen privatizado de notificación y bajada, esto podría implicar el fin del sistema chileno. También socavaría el régimen de notificación y aviso de Canadá.

Cine, música y otras industrias de contenidos pueden y seguirán utilizando su poder económico y político para conseguir leyes que protejan sus intereses. Lo hicieron con SOPA y ACTA, y ahora está ocurriendo con el TPP [es]. Derrotar estas políticas va a ser un desafío, pero los usuarios pueden hacerlo. Está previsto que el TPP se finalice este mes de octubre, pero nuestro objetivo es conseguir eliminar la peor de estas disposiciones de derechos de autor. La mejor manera de contraatacar es demostrar que no vamos a tolerar esto: exigir un proceso abierto y transparente que permita a todos, incluyendo expertos de la sociedad civil, analizar, cuestionar e investigar cualquier iniciativa para regular Internet. Hay que detener el secretismo de una vez por todas.

Grupos de defensa de los derechos digitales en todo el mundo trabajan para cambiar el proceso de TPP y poner las preocupaciones de los usuarios sobre la mesa. Los usuarios de cualquier país pueden unirse a una campaña liderada por la ONG canadiense OpenMedia haciendo click aquí. Los usuarios de EE.UU. pueden unirse a la campaña de EFF, dirigida a los miembros del Congreso de Estados Unidos, que pide la publicación inmediata del texto del TPP y exige que este proceso se democratice y se haga transparente.

A continuación se muestra una infografía de EFF destacando los aspectos más problemáticos de la TPP. Por favor, haga correr la voz acerca de cómo este acuerdo le afectará a usted y a su país. Haga clic con el botón derecho y guarde la imagen en formato PNG, o puede descargar la versión PDF a continuación. Haga un remix, amplíelo, y haga correr la voz. Protejamos y defendamos Internet de este acuerdo comercial secreto.

4 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.