¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

En memoria de Dennis Kimambo

Nota de Rising Voices: Este artículo ha sido escrito por Janet Feldman tras conocer la muerte, el 29 de abril de 2013, de Dennis Kimambo, miembro del proyecto REPACTED, becado por Rising Voices. En el momento de su publicación todavía se investigaban las circunstancias que rodearon su muerte.

Cuando me enteré de que Dennis Kimambo [en] llevaba más de una semana desaparecido me preocupé, pero lo imaginé en alguna zona rural de Kenia, haciendo alguna labor educativa sobre el VIH/SIDA o en Dubai, a donde lo habían invitado alguna vez a jugar torneos de golf, una de sus aficiones favoritas.

Al saberse que se había descubierto su cuerpo el 29 de abril y que había sufrido una muerte violenta, no alcanzaba a comprenderlo o a creerlo. Stan Tuvako, el buen amigo que nos presentó, dijo al día siguiente del anuncio: «Es terrible la violencia que sufrió este hombre de paz». Que este espíritu valiente se enfrentara a la violencia y a la muerte una y otra vez a lo largo de la década que yo lo conocí, y siguiera haciendo el trabajo para el que parecía haber nacido, era solo una de las extraordinarias cualidades que tanto amábamos y admirábamos en él.

Dennis Kimambo

Dennis Kimambo

Dennis tenía un lema: «la humanidad antes que la política». Durante el conflicto poselectoral 2007-2008 en Kenia, que amenazaba con degenerar en una guerra civil, Dennis y muchos otros soportaban coacciones que hacían peligrar su vida y su seguridad a diario, y aún así siguieron manteniendo sus líneas políticas y culturales en un intento de apaciguar la violencia y estimular la tolerancia, la comprensión y la cooperación.

Conocí a Dennis virtualmente muchos años antes de conocernos personalmente en 2007, la única vez que lo vería en persona. Nuestra relación se forjó por correo electrónico y teléfono, y se cimentó sobre varias pasiones compartidas, como el uso de las artes y los medios para tratar temas de salud y el VIH/SIDA, la potenciación de los jóvenes y la resolución pacífica de los conflictos. Fui su mentora al principio, pero me sentí como una alumna conforme él avanzaba en las múltiples formas de activismo que distinguieron su breve pero significativa vida.

Dennis comenzó su carrera con varios grupos de jóvenes de Nakuru, (Kenia), su ciudad natal. Después de conocernos se convirtió en uno de los pilares de la coalición artística ActALIVE que fundé en 2002, cuya misión era reunir artistas y otras personas para utilizar métodos creativos en los temas de la salud y el desarrollo, y específicamente en el del VIH/SIDA.

En 2001, Dennis y varios jóvenes artistas del Nakuru Players Theatre Club fundaron la organización sin ánimo de lucro de teatro para el desarrollo REPACTED [en] (Rapid Effective Participatory Action in Community Theatre Education and Development – Acción participativa rápida y efectiva en educación y desarrollo por el teatro comunitario), que hace participar e interactuar al público de una forma nueva y única –llamada «teatro magnético»– con el fin de educar a jóvenes y viejos, mujeres, presos y personas con VIH/SIDA sobre temas de salud, cambio de comportamiento, estigma, discriminación y autopotenciación. El concurso «Mr. y Miss Lazo Rojo» [en] que se celebra cada año en el Día Mundial del SIDA (1 de diciembre) es un innovador concurso de belleza que hace hincapié en la importancia de la autoestima y de los estilos de vida saludables para la gente con VIH/SIDA.

Surgieron otras oportunidades que llevarían a Dennis y sus colegas en otras direcciones, como la beca de la Fundación «Staying Alive» [en] que subvenciona proyectos de educación y prevención destinados a presos –hombres y mujeres– de la cárcel de Nakuru. La beca también permitió llevar a cabo actos educativos de teatro comunitario dirigidos a un público joven para educarlo en el VIH/SIDA, promover el uso de medidas de prevención y promover asesoría y análisis voluntarios.

Dennis (a la derecha) y varios colegas en las oficinas de REPACTED en Nakuru. Foto de David Sasaki utilizada con licencia CC BY-NC 2.0.

Dennis (a la derecha) y varios colegas en las oficinas de REPACTED en Nakuru. Foto de David Sasaki utilizada con licencia CC BY-NC 2.0.

Dennis y otros miembros de ActALIVE de Kenia, India, Tailandia, Nigeria, EE.UU., Uganda, Sudáfrica y otros países participaron en el primer Día Mundial del SIDA en 2005 en las actividades del Global Peace Tiles Project [en], un programa de arte que utiliza piezas de collage como medio para hacer llegar mensajes de paz, salud, educación, prevención del VIH/SIDA y desarrollo sostenido.

En 2007 y 2008, Dennis y otros activistas keniatas por la paz se enfrentaron a lo que quizás había sido su trance más conflictivo hasta entonces: aplacar la violencia que amenazaba con provocar miles de muertos y con destruir el tejido de la sociedad de Kenia. Junto con un grupo de keniatas y otras personas de todas las nacionalidades, incluyéndome a mí, se embarcó en un proyecto llamado «Pirámide de la Paz» [en], nombre derivado de una ejercicio acrobático creado por los Nafsi Afrika Acrobats [en] con base en Nairobi, cuyo tema es la coexistencia pacífica entre los distintos grupos tribales de Kenia.

Dennis Kimambo. Foto de David Sasaki utilizada con licencia CC BY-NC 2.0.

Dennis Kimambo. Foto de David Sasaki utilizada con licencia CC BY-NC 2.0.

La Pirámide de la Paz, creada bajo los auspicios del centro de estudios lituano Minciu Sodas [en, lt], ha ayudado a sus miembros keniatas a enfrentarse con la violencia y buscar la solución pacífica del conflicto. Un elemento único de este proyecto es la utilización de créditos de telefonía móvil para comunicarnos con los demás y a distribuir a las distintas facciones por las diversas áreas de conflicto. Dennis afirmaba que este método le salvó la vida una vez que se vio enfrentado a una muchedumbre enfurecida.

REPACTED comenzó a incorporar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en esa época, y las dos becas de Rising Voices que recibió el grupo representaron una inmensa ayuda a la hora de incrementar y mejorar sus esfuerzos. La primera beca hizo posible la compra de equipo (cámaras de foto y vídeo, un ordenador y un módem), lo que permitió a REPACTED introducir a un grupo de 27 jóvenes en el mundo digital. Los blogs eran una pieza esencial, lo que tuvo como resultado una participación impagable en el proyecto «Blogging Positively» [en] de Rising Voices, que ha producido una guía digital, un mapa de blogueros que escriben sobre el tema del VIH/SIDA y hace el seguimiento de debates sobre próximos pasos a dar, como el desarrollo de un temario.

La beca de Rising Voices [en] también permitó a REPACTED organzar un Foro de Consulta de Medios Jóvenes para formar a residentes locales [en] en la forma de recabar noticias y publicarlas para una audiencia internacional. En este proyecto se consideraron y utilizaron varias formas de medios ciudadanos, y el Teatro Magnet se convirtió en una parte fundamental de estos esfuerzos. Además, REPACTED ayudaba a los keniatas desplazados por las revueltas civiles de 2007-2008 a contar su historia, y en épocas más recientes han organizado actividades de educación cívica relacionadas con las elecciones, el voto y la constitución, con la esperanza de evitar que se repitan esos hechos.

El weblog REPACTED [en] de RV contiene cuatro años (2007-2011) de artículos informativos y reveladores sobre el grupo y su labor.

De «Denno», como solían llamarle sus amigos, se decía estos últimos años que era un padre cariñoso, un marido extraordinario, un líder de larga visión, un amigo muy querido, una persona con «luz», una fuerza del bien, un activista que ayudó a cambiar mentes y corazones. Tenía el sueño de Martin Luther King, y el coraje y la determinación de Gandhi. Era un héroe para muchos de nosotros, y siempre lo será.

Tratando de encontrar la forma de recuperar la inspiración y la esperanza que él personificaba, y de continuar con la labor a la que Dennis consagró su vida –y quizá por la que dio su vida (sobre los motivos de su muerte hay una investigación policial en marcha)– recuerdo la letra de una canción que sé que le hubiera encantado, llamada «Times Like These» (Foo Fighters [vídeo]): «Es en momentos como estos que aprendemos a vivir de nuevo, es en momentos como estos que damos y damos otra vez, es en momentos como estos cuando aprendemos a amar de nuevo, una y otra vez».

¡Muchas gracia por enseñarnos cómo vivir, dar y amar, Dennis! Fuiste y siempre serás un hombre preparado para tiempos como estos, y lo que diste al mundo se recordará y valorará una y otra vez.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.