¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mozambique: Programas de desarrollo y apropiación de tierras

En medio de la creciente preocupación por la “apropiación de tierras” [en] en África y de la transformación del sistema de pequeños productores a una agricultura comercial de gran escala, un controversial plan de desarrollo económico se filtró y alarmó tanto a Mozambique, como a Brasil y Japón [ja], dos inversores claves.

Según [en] la ONG mozambiqueña “Justicia Ambiental” y otras organizaciones firmantes, una copia que se filtró del llamado Plan Maestro del programa pro SABANA con fecha de marzo de 2013, revela planes de “apropiación de tierras” por parte de los gobiernos de Japón, Brasil y Mozambique.

A Mozambican farmer working the land. Photo used on CC BY-NC 2.0 license, by Flickr user Bread for the World

Un campesino mozambiqueño. Foto publicada bajo licencia CC BY-NC 2.0, por el usuario de Flickr Bread for the World.

La activista brasileña Fátima Mello explica el proyecto pro SABANA y nos cuenta la historia del programa en una entrevista con el Instituto Humanitas [pt]:

O ProSavana é um programa de cooperação e investimentos entre três governos: Brasil, Japão e Moçambique. É um programa agrícola que abrange três províncias no norte de Moçambique, numa área estimada em 14,5 milhões de hectares, onde vivem aproximadamente 5,5 milhões de camponeses que produzem, a partir de um sistema de base familiar, alimentos. O ProSavana deriva do Prodecer, um programa que foi desenvolvido no Cerrado brasileiro, em Mato Grosso, realizado pela cooperação japonesa com o Brasil nos anos 1980 e que produziu as características que conhecemos no Cerrado: gigantescos monocultivos de soja em larga escala voltados para a exportação, intenso uso de agrotóxicos, expulsão de populações tradicionais, concentração da propriedade da terra, contaminação do solo e criação de um poderio econômico do latifúndio e do agronegócio, que se traduziu em poder político…

Pro SABANA es un programa de cooperación e inversión en el que participan tres países: Brasil, Japón y Mozambique. Es un plan agrícola que comprende tres provincias en el norte de Mozambique, una región de 14.5 millones de hectáreas donde viven aproximadamente 5.5 millones de campesinos que producen sus alimentos dentro de un sistema familiar de explotación. Pro SABANA deriva del programa Prodecer que se desarrolló en el Mato Grosso, en el “cerrado” brasileño en la década de 1980, con cooperación de Japón y que tuvo las características que ya conocemos en el cerrado: gigantescos monocultivos de soja a gran escala para exportación, uso intensivo de pesticidas, eliminación de los cultivos tradicionales, concentración de tierras, contaminación del suelo y creación del poderío económico de latifundios y agroindustrias, que se tradujo en poder político…

La región, “el corredor de Nacala”, es del tamaño [en] de Suiza y Austria juntas. El gobierno y los organismos que esponsorizan este proyecto no habían mostrado todavía mapas donde los campesinos y los ciudadanos en general pudieran ver las tierras que serían incluidas. Las organizaciones campesinas fueron excluídas completamente del diseño de las políticas y del proyecto.

La Unión Nacional de Campesinos de Mozambique (UNAC, por sus siglas en portugués) declaró el año pasado [en]:

Nosotros, los campesinos pobres, condenamos la manera en que se diseñó el programa pro SABANA y la manera en que se pretende implementarlo en Mozambique, ya que faltó transparencia y se excluyó a  las organizaciones civiles del proceso, sobre todo a las organizaciones de campesinos.

En el blog Delegoa Bay, un bloguer llamado ABM escribe [pt]:

Conversando com camponeses ao longo do Corredor de Nacala fica claro que brasileiros e japoneses estão indo às comunidades para avisar que o ProSavana está chegando. Depois afirmarão que fizeram as chamadas consultas a sociedade civil. Isso que estão fazendo não é consulta…

Al hablar con los campesinos del corredor de Nacala queda claro que los brasileños y los japoneses están visitando las comunidades para advertirles que el plan Pro SABANA comenzará a implementarse. Después dirán que consultaron a la sociedad civil. Lo que están haciendo no es consultar.

En marzo, bajo una creciente presión, el gobierno de Mozambique declaró [pt] que “el dialogo [con las comunidades] debe ser permanente”. Los diplomáticos brasileños respondieron al pedido de transparencia asegurando que se incluirán a los campesinos en los planes de desarrollo del corredor de Nacala. El director de la Agencia Brasileña de Cooperación, Fernando Abreu, dijo el mes pasado [pt] que se dará más información acerca del proyecto y que no había planes de desplazar a los campesinos de la tierra.

La filtración del programa posibilitó conocer los mapas donde aparecen los distritos que se destinarán para agricultura a gran escala con fines de exportación y permitió que las organizaciones civiles verificaran exactamente qué comunidades se verían afectadas para tener una idea más clara del potencial impacto. El documento marca siete zonas de desarrollo intensivo.

Justicia Ambiental y otras organizaciones firmantes describen [en] el tipo de agricultura que se pondrá en marcha.

Algunos proyectos del programa conceden grandes extensiones de tierra a inversores. La zona productora de granos que se proyectó en el distrito de Majune en la provincia de Niassa, será gestionada por una compañía  de integración vertical que administrará nueve granjas de 5.000 ha cada una, en una región que tiene 60.000 ha en total, y se hará rotación de cultivos de maíz, soja y girasol, principalmente destinados a la exportación. El programa asegura que “el proyecto tiene una alta tasa de rentabilidad; la tasa interna de retorno se calcula en 20,3% y la amortización en 9 años.”

Las organizaciones continúan preguntándose si habrá algún beneficio para los mozambiqueños de la región:

Es significativo que sólo una de las siete regiones del Plan Maestro se destine a los campesinos y la producción familiar. Y en esta zona sólo se propone el mismo viejo y equivocado modelo de desarrollo de la revolución verde. El Plan Maestro no ha tenido en cuenta las necesidades ni las capacidades de los campesinos del corredor de Nacala.

Las corporaciones son las grandes beneficiadas del Plan Maestro. Tendrán el control sobre la tierra, la producción y el comercio de los alimentos producidos, que serán transportados a través de las carreteras, los trenes y el puerto de Nacala, que otras corporaciones extranjeras construirán con los fondos públicos de Mozambique y Japón.

La Unión Nacional de Campesinos predijo [en] ya el año pasado, que muchos problemas se derivarán del programa Pro SABANA: campesinos sin tierra, agitación social, empobrecimiento, corrupción, agua contaminada y desequilibrio ecológico debido a la deforestación. La Unión advierte que todo eso podría pasar si el proyecto continúa de la manera en que se planeó.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.