¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Chad-Senegal: ¿Un nuevo eje de la persecución a blogueros?

Makaila Nguebla. Screenshot from video taken by Institut Panos Afrique de l'Ouest IPAO.

Makaila Nguebla. Captura de pantalla de vídeo tomado por el Institut Panos Afrique de l'Ouest IPAO.

Las comunidades digitales de la francofonía africana estaban asombradas de saber el 7 de mayo que el bloguero chadiano Makaila Nguébla había sido arrestado por los servicios de inteligencia senegaleses y deportado [fr] a Conakri (República de Guinea) desde Dakar. Nguébla, quien había vivido exiliado en Senegal por ocho años, es el editor del blog colectivo Makaila Info [fr], un sitio de información y opinión que es muy popular entre los chadianos dentro y fuera del país.

La deportación va en contra de la legislación senegalesa y de los compromisos internacionales

En la entrevista telefónica con Global Voices Advocacy, el abogado de Nguébla explicó que la deportación a una nación donde un periodista recibiría menos protección que en su país natal va en contra de la legislación senegalesa. Él afirmó que el caso no fue aprobado por un juez y que la decisión socava los compromisos internacionales de Senegal, ratificados en la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados [en]. Nguébla es sin duda un refugiado político, considerando esta Convención y la situación personal del bloguero, quien había vivido en Senegal por más de ocho años. El artículo 32 de la convención establece que:

Artículo 32: Expulsión

1. Los Estados Contratantes no expulsarán a refugiado alguno que se halle legalmente en el territorio de tales Estados, a no ser por razones de seguridad nacional o de orden público.

2. La expulsión del refugiado únicamente se efectuará, en tal caso, en virtud de una decisión tomada conforme a los procedimientos legales vigentes. A no ser que se opongan a ello razones imperiosas de seguridad nacional, se deberá permitir al refugiado presentar pruebas exculpatorias, formular recurso de apelación y hacerse representar a este efecto ante la autoridad competente o ante una o varias personas especialmente designadas por la autoridad competente.

3. Los Estados Contratantes concederán, en tal caso, al refugiado un plazo razonable dentro del cual pueda gestionar su admisión legal en otro país. Los Estados Contratantes se reservan el derecho a aplicar durante ese plazo las medidas de orden interior que estimen necesarias.

Makaila Nguébla se ha convertido en una persona apátrida, ya que las autoridades de su país natal Chad se han negado a emitirle un nuevo pasaporte por más de ocho años. El 12 de mayo, hablando para Radio Francia Internacional [fr], el Ministro de Gobernanza y Vocero del Gobierno Senegalés expresó la posición oficial de Senegal ante el asunto:

Su presencia apenas era tolerada. Pero esto estaba bajo la condición de que se abstuviera de hacer cierto número de cosas y de realizar declaraciones que el gobierno senegalés considera contrario a su voluntad de vivir entre nosotros.

Aunque los funcionarios no han establecido explícitamente la razón de su expulsión, puede inferirse que, de haber elegido permanecer en silencio, aún estaría hoy en día en Senegal. En otras palabras, la decisión de Nguébla de continuar escribiendo y expresando en línea sus ideas políticas lo calificó como una “amenaza a la seguridad nacional” o al “orden público”, como establece la Convención ya mencionada.

El gobierno chadiano reprime la disidencia digital

La expulsión de Nguébla siguió a la visita a Dakar, el 3 y 4 de mayo, del ministro de justicia chadiano Jean-Bernard Padaré, para la firma de un acuerdo sobre cooperación judicial entre Senegal y Chad. De acuerdo a las fuentes [fr], el ministro Padaré se reunió con el democráticamente electo presidente de Senegal, Macky Sall. Unos días después, Nguébla fue deportado a Conakri, en la vecina Guinea. Esta expulsión es otra acción represiva realizada por Chad contra los blogueros y los disidentes digitales.

Además de Nguébla, dos blogueros que escribían para Makaila Info, Jean Laokolé y Eric Topona, han estado enfrentando una persecusión. En Makaila Info, los tres blogueros a menudo escribían sobre asuntos políticos y había realizado alegatos de corrupción dentro del gobierno chadiano [fr]. El 8 de mayo, Topona fue arrestado y detenido, probablemente en conexión con su trabajo. El mes pasado, Jean Laokolé (quien escribía utilizando el seudónimo de Vourboubé Pierre) fue encarcelado e incomunicado en una prisión militar secreta. Desde entonces ha sido procesado [en] por su trabajo. Algunos artículos de Laokolé en Makaila Info [fr] lidiaban con una investigación en curso a una red de malversación de fondos públicos operada por agentes del Ministerio de Asuntos Agrarios, la antigua posición ministerial del Sr. Padaré.

Según Makaila Nguébla, la red de informantes y fuentes asociadas a la historia en Chad fue puesta bajo vigilancia telefónica luego del surgimiento de estos alegatos. Vision du Tchad sospecha que el gobierno espía las comunicaciones de los blogueros y las búsquedas gubernamentales de sus dispositivos personales de comunicación ayudaron a develar la identidad de Jean Laokolé y pudieron haber llevado al arresto de Eric Topona y a la expulsión de Makaila Nguébla de Senegal a Guinea [fr].

Estos arrestos también coincidieron con un supuesto intento de derrocamiento [en] del presidente chadiano Idriss Déby que tuvo lugar a principios de semana en la ciudad capital de Chad, N’Djamena.

Un versión previa de este artículo apareció en el sitio web Internet Sin Fronteras [fr].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.