¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Grupos interreligiosos: Detengan la violencia religiosa en Myanmar

Grupos interreligiosos en Myanmar están trabajando activamente por la paz, el entendimiento y la armonía en medio del aumento de casos de violencia contra las minorías musulmanas en el país.

Un caso reciente de violencia antimusulmana provocado por una multitud budista estalló [en] en Oakkan, una región al norte de la excapital de Myanmar, Yangon, el 30 de abril. Se quemaron cerca de 77 casas, hubo 9 personas heridas y 1 muerta. Fue el último ataque de una serie de actos de violencia que ha afectado a casas y tiendas musulmanas en las ciudades de Nattalin [en], Bago [en] y Myanmar central [en]. Los disturbios que ocurrieron en la ciudad central de Meikhtila el 20 de marzo, fueron el segundo mayor conflicto después de la violencia sectaria en el estado de Rakhine, la cual desplazó a 100.000 personas el año pasado.

Myanmar youth campaigner throw Peace for Myanmar scarfs to people. Photo by Thet Htoo, Copyright @Demotix (4/15/2013)

Jóvenes activistas de Myanmar lanzaron bufandas con el mensaje ‘Paz en Myanmar’ a la multitud. Fotografía de Thet Htoo, Copyright @Demotix (4/15/2013)

Estos disturbios y conflictos que desafían la eficiencia del gobierno civil están ocurriendo en un momento en que el país está pasando por una transición política hacia la democracia.

Ko Thant Zin, un musulmán que participó en la ‘Campaña oremos por Myanmar’, organizada por varios líderes religiosos, comentó [my] en una entrevista:

Nuestro objetivo principal es conseguir la paz en Myanmar. No queremos problemas y conflictos. Queremos detener los enfrentamientos que obstaculizan nuestro camino hacia la democracia, tan pronto como sea posible. Como seguidor del islam, me entristece todo esto. Sin embargo, como ciudadanos de Myanmar, no podemos aceptar esta situación. La mayoría de las personas en mi país quieren vivir pacíficamente y no quieren conflictos. Esa es la razón por la cual nuestro movimiento será exitoso a nivel mundial. En el budismo, en el islam o en cualquier religión, hay personas que insultan o descalifican a otras religiones. Si hemos de sentirnos mal por esto, sería algo sin fin. Éstos son los actos de destrucción. No son la verdad. Aquellos que crean videos que insultan a Buda o a Jesús, consideran estas acciones como un juego. Esto nos hiere. En nuestra religión, no tenemos derecho a denigrar a otros. Aunque nos entristece profundamente, solo tenemos que aguantarlo, ya que lo único que queremos es paz.

Se realizaron oraciones [my], paneles de debate [my] y campañas de donación de sangre [my] como alianzas interreligiosas en ciudades como Pathein [en] y Myeik [en].

Por otro lado, los extremistas religiosos y los racistas continúan creando divisiones en diferentes comunidades. Los comentarios y las propagandas de odio en los medios sociales también contribuyeron a incitar la violencia en vísperas del conflicto. Esto es lamentable, ya que Myanmar hace poco implementó algunas reformas para promover la libertad de expresión.

Mon Mon Myat escribió un reporte de investigación [en] en el Bangkok Post, en el cual especulaba quiénes son las personas detrás de los mensajes de odio racial y religioso (también disponible en aquí en myanmar). Su investigación se centró en el contenido y en el estilo de los mensajes de los escritores. Se sugiere que las propagandas podrían ser patrocinadas por el Estado. También escribió:

Se cree que la chispa que encendió la violencia en Meiktila fue un conflicto entre el dueño musulmán de una tienda de oro y 2 supuestos clientes, ambos budistas.

Sin embargo, lo que podría, y probablemente debería, haber sido una simple discusión menor, rápidamente se convirtió en un asesinato en masa y en disturbios. Todo gracias a un grupo de agitadores anónimos en Internet que hacen sonar incesantemente los tambores de la intolerancia y el odio a través de sus blogs y sitios web.

Él destacó el hecho de que el gobierno necesita manejar la violencia con firmeza:

Fueran o no estas atrocidades realizadas por grupos militares o paramilitares, el hecho es que el gobierno no hizo nada para llevar ante la justicia a los responsables de las matanzas.

Mientras tanto, los ciudadanos de Mandalay han creado el comité “Prevención de conflictos” [my] en respuesta a estos mensajes de odio. El 3 de mayo, un grupo anónimo intentó generar disturbios [en] en la ciudad de Mandalay. Afortunadamente, las fuerzas de seguridad fueron capaces de controlar la situación y arrestaron a 3 personas.

En Facebook, Ye Htut compartió sus inquietudes [my] sobre las recientes protestas [en] realizadas por grupos islámicos radicales en Indonesia, quienes advirtieron emprender una yihad contra Myanmar:

Las declaraciones de que los extremistas religiosos extranjeros quieren comenzar una yihad contra Myanmar pueden dañar la imagen de la gente musulmana, quienes quieren vivir pacíficamente en Myanmar. Como estas declaraciones pueden crear malentendidos sobre el islam, también pueden afectar nuestro movimiento por la paz, la armonía religiosa y el fomento de la confianza entre las diferentes comunidades que estamos intentando avanzar.

También, instó a los medios nacionales a ser más cuidadosos al momento de informar este asunto:

Sobre los medios, ellos deberían ser cuidadosos de no aumentar el miedo y la duda entre los budistas cuando informan sobre tales declaraciones. Cabe destacar que los gobiernos respectivos no aceptan esas afirmaciones. Sería conveniente si los medios pudieran preguntar y presentar las opiniones de los líderes de las organizaciones islámicas de Myanmar sobre tales ideologías terroristas.

El bloguero Nay Phone Latt también compartió [my] su opinión:

De hecho, a través de las políticas gubernamentales podemos cambiar la situación que nos preocupa. Podemos solucionarlo al tener leyes efectivas y firmes que realmente gobiernen. Creo que el gobierno debería imponer leyes y políticas que prohíban los insultos de carácter religioso en la sociedad y que protejan las religiones minoritarias de ser dominadas por otros. Incluso, si no queremos solucionar el problema recurriendo a las leyes, en el plano de la sociedad, podemos empezar dejando de lado nuestro odio y dándonos la mano unos a otros. Con la creación de una coexistencia pacífica como nuestro enfoque, podemos encontrar soluciones. De otra forma, si recurrimos al uso de la violencia, el círculo de asesinatos no se detendrá y transformará a nuestro país en un horrible campo de batalla. Tanto el gobierno como las personas somos responsables de prevenir esto.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.