¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué está pasando en Michoacán, México?

Michoacán de Ocampo es una de las 32 entidades federativas que conforman los Estados Unidos Mexicanos; consta de 113 municipios, se encuentra en la zona centro–oeste del país y en las últimas semanas ha sido objeto de análisis y diversas notas periodísticas derivadas de la ola de violencia que se sufre con motivo de la delincuencia organizada, la presencia de grupos de autodefensa [1] (o “guardias comunitarias”) y en general la crisis de ingobernabilidad que impera en la entidad.

Hace una semana, el 20 de mayo de 2013, las Fuerzas Armadas ingresaron a Michoacán por orden del presidente Enrique Peña Nieto, en un intento por restablecer el orden. José Gil Olmos se refirió así a esta campaña:

La obsesión de Felipe Calderón Hinojosa por acabar con la violencia en Michoacán a paso de botas militares ha quedado plenamente transferida a su sucesor en la Presidencia.  En una medida desesperada, Enrique Peña Nieto, reprodujo el arranque de la guerra calderonista: el  domingo 20 envió más de 6 mil efectivos militares y cientos de policías a esa entidad. Al caos y al desgobierno que han impuesto los cárteles de la droga, Peña Nieto responde con medidas apresuradas y comete sus primeros errores tácticos.

Y es que la crisis Michoacana no es nueva; desde el inicio de la administración del otrora presidente, Felipe Calderón, se sabía que en la entidad la delincuencia organizada operaba sin control y sus actividades cobraban las vidas de cientos de personas.

Durante el sexenio anterior se llevaron a cabo diversos operativos con el ánimo de poner orden, pero muchas personas dudan que se haya tenido éxito. Entre estas personas está el periodista Joaquín López-Dóriga:

¿Michoacán está hoy mejor que hace seis años? Desde mi punto de vista, que no tiene importancia alguna, no. Pero desde el de cientos de miles de michoacanos, que son los que cuentan, hoy están peor que entonces en lo que, sin duda, ha influido que en menos de seis años hayan tenido tres gobernadores y un olvido que pasó de la atención volcada al abandono de regiones.

Y aunque pueda molestar a algunos, hay que empezar de nuevo para superar el estado, sin duda fallido, en Michoacán, situación que si no se atiende puede convertirlo en un estado perdido.

Al adjetivo de estado fallido que López-Dóriga espetó a Michoacán se suma el apunte del líder de la principal fuerza política de izquierda en México, Jesús Zambrano, quien recientemente sostuvo que “a partir de 2015, Michoacán podría ser un narco estado, en el que la delincuencia organizada pudiera ocupar las 113 presidencias municipales”.

El portal Nuklear se refiere también a la caótica situación en que se encuentra Michoacán:

En la entidad impera la violencia y la inseguridad debido a las constantes protestas de normalistas, las agresiones de grupos de autodefensa y enfrentamientos del crimen organizado. Michoacán se ha caracterizado por ser blanco de la delincuencia organizada, pero la inseguridad se ha visto acentuada, luego de que el gobernador, Fausto Vallejo, pidiera licencia para ausentarse tres meses del cargo, a fin de atender sus problemas de salud. Y a pesar de que el secretario de Gobierno, Jesús Reyna, funge como gobernador sustituto, en la entidad impera un estado de ingobernabilidad.

Otro de los problemas que enfrenta la entidad tiene que ver con el fanatismo religioso que está presente en una comunidad conocida como “Nueva Jerusalén”. Acontecimientos como el narrado por Zayín Dáleth Villavicencio, donde los adheridos al grupo religioso impiden que el Estado brinde educación básica, ya se han vuelto comunes:

Con el argumento de haber recibido un mensaje de la Virgen del Rosario, alrededor de un centenar de personas del grupo religioso de la Nueva Jerusalén del municipio de Turicato, en Michoacán, bloquearon desde la mañana de este lunes el predio en el que se pretenden reconstruir las aulas de preescolar, primaria y telesecundaria que fueron destruídas el pasado 6 de julio.

Con esto, se vuelve a encender la alerta ya que los pobladores que se apoderaron del terreno para impedir el arribo de material de construcción, se oponen a la impartición de la educación laica dentro y en las inmediaciones de su comunidad. Situación que derivó en un conflicto que a casi cinco meses no se ha logrado dirimir.

En Twitter el defensor de los Derechos Humanos Jesús Robles Maloof (@roblesmaloof) lanzó el siguiente interrogante al conocer que el partido político PAN (Partido Acción Nacional) ha mencionado que debe declararse una desaparición de poderes en la entidad en cuestión:

@roblesmaloof: El PAN en el Senado pedirá la desaparición de poderes en #Michoacán ¿En qué estado inició Felipe Calderón su “guerra contra el crimen”?

El Michoacano Juan Carlos Pueblita (@jcpueblita) hizo el siguiente comentario sobre esta “nueva” estrategia para recuperar Michoacán:

@jcpueblita: Las medidas militares de contención en #Michoacán son sólo eso, de contención. La verdadera solución es mejorar su gobierno

Y para entender mejor la situación que se vive en “Nueva Jerusalén”, la usuaria elissarima (@tlanemani_tlan) compartió la siguiente fotografía que muestra las restricciones para acceder a la escuela controlada por el grupo:

@tlanemani_tlan: Las reglas de la escuela en La nueva Jerusalén, Michoacán –> pic.twitter.com/9nzZiUqIma

Las reglas de la escuela en La nueva Jerusalén, Michoacán. Foto compartida por @tlanemani_tlan en Twitter.

Las reglas de la escuela en La nueva Jerusalén, Michoacán. Foto compartida por @tlanemani_tlan en Twitter.

¿Se restituirá el orden en Michoacán? ¿Garantizará el Estado los derechos fundamentales de los Michoacanos, entre ellos el de la educación? ¿Militarizar la zona es la mejor opción para reducir la violencia? Sólo el tiempo dará las respuestas. Mientras tanto, las familias asediadas por las extorsiones y las ejecuciones no pueden esperar más para que vuelva la tranquilidad a esta deteriorada entidad.

[1] Ante la ausencia de fuerzas del orden dirigidas por el Estado en México, en diversas entidades asediadas por la delincuencia organizada la población civil se ha organizado para tomar las armas, brindar protección a sus familias y hacer justicia por propia mano. Dichos grupos han recibido distintas denominaciones como “grupos de autodefensa”, “policías” o “guardias comunitarias”, etcétera. Por otra parte, se teme que algunas de estas agrupaciones informales se encuentren auspiciadas por la propia delincuencia organizada, o peor aún, por organizaciones guerrilleras. Guerrero, Chiapas y Michoacán son algunas de las entidades en las que operan estos grupos de personas que regularmente cubren su rostro para evitar ser reconocidos.
Foto de jpazkual en Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.