¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activistas de derechos humanos aprenden conocimientos digitales en taller

Once activistas internacionales de derechos humanos aprendieron nuevas habilidades digitales y compartieron experiencias en el Empowerment Lab [en] llevado a cabo en Florencia, Italia.

Este programa de capacitación de una semana de duración, organizado por el Instituto de Capacitación Robert F. Kennedy [en] busca fortalecer a los activistas digitales enfrentan crecientes amenazas a la libertad de expresión.

Nilantha Ilangamuwa, periodista exiliado de Sri Lanka, escribió sobre su experiencia en “The Sri Lanka Guardian” [en], periódico en línea que ha fundado.

Human Rights Defenders at a workshop. Picture taken by the author of this post.

Defensores de derechos humanos en un taller. Foto de Andrea Arzaba.

Nil, como lo llaman sus amigos, describió [en] cómo se sintió cuando asistió a la proyección del documental “Llámame kuchu”, que muestra las riesgosas situaciones que las minorías sexuales en Uganda atraviesan a diario:

Sentí ganas de gritar cuando regresaba al sitio en el que me alojo, tras pasar horas viendo un documental sobre homofobia en Uganda. Uganda es uno de los países del mundo que continuamente contribuye con las pesadillas de los humanos en las páginas de la historia mundial.

El activista LGBT Frank Mugisha [en], uno de los participantes del taller, aparece en el documental.

Nilantha también compartió [en] algunas de las trascendentes conversaciones que tuvo con otros defensores de derechos humanos sobre temas como cambio social y censura en naciones en desarrollo:

Lo que estamos viendo en muchos países catalogados como “naciones en desarrollo” ¡es la realidad común de sufrimiento! ¡Colapso institucional! Pérdida de esperanza de vida mientras se acepta que el “cambio social” es imposible. Esa es la tragedia más común que podemos observar en nuestras patrias. En nuestra sociedad, al deseo de luchar contra el poder absoluto se le ha opuesto la cultura del silencio.

El renombrado periodista italiano Luca de Biase escribió un breve post para Medium [en], donde expresa lo importante que es no tener a la democracia por garantizada en el mundo occidental:

En Florencia en el Instituto de Capacitación Robert F. Kennedy, los activistas nos enseñan a amar nuestra democracia.

Luca de Biase también reflexionó [en] sobre lo que aprendió de conocer y hablar con los activistas digitales internacionales del Instituto de Capacitación Robert F. Kennedy:

Pero mientras los activistas aprenden qué los puede ayudar en su lucha no violenta, nosotros los que vivimos en el “Occidente democrático” vamos a aprender de ellos tanto como se pueda. La democracia no es algo que se toma por un hecho, es un proceso: y debemos mantenerla, debemos cuidarla. Los activistas de todo el mundo ayudan a su gente. Pero también nos ayudan.

Digital activism workshops for human rights defenders, held in Florence. Picture taken by the author of this post

Talleres de activismo digital para defensores de derechos humanos, llevado a cabo en Florencia. Foto de Andrea Arzaba.

Nilantha terminó su post [en] con una cita que expresa la manera que sintió cuando salió del taller:

Unámonos, como lo señaló la conocida actriz de Hollywood Gloria Reuben; para hacer el mundo para las personas que no tienen espacio para alzar la voz, cuyos derechos han sido enterrados en la pocilga de poder absoluto e injusticia. Cantemos nuestra canción de derechos entre las comunidades donde las personas pueden venir con ideas nuevas a cambiar la sociedad, actualmente controlada por el tirano. Borrará nuestras penas, y las lágrimas de tristeza mientras genera una esperanza en almas desventuradas.

Puedes leer más de los posts oficiales del taller en http://traininginstitute.rfkcenter.org/ [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.