¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los «valientes» demócratas de la creciente sociedad civil rusa

Mientras Vladimir Putin «aprieta las tuercas» a la vida pública rusa en su tercer mandato presidencial, la sociedad civil rusa se va convirtiendo en el receptáculo de ideólogos y activistas de una época anterior de estadismo del Kermlin. Hace semanas, tras la destitución de Vladislav Surkov (la «eminencia gris» de Moscú), observadores de todo el mundo proclamaron el fin de una era en la política rusa. El 22 de mayo de 2013, cuando Alexey Chesnakov, aliado de Surkov, abandonó Rusia Unida y criticó públicamente al partido, pocos occidentales llegaron a enterarse, pero es probable que este acontecimiento represente un punto de inflexión para la sociedad rusa.

En medio de un creciente acoso a las ONG de capital extranjero y teatrales juicios en curso o amenazando a los líderes del movimiento de protesta, es fácil suponer que la sociedad civil rusa es poco más que un remiendo de activistas y académicos perseguidos. Ciertamente, los cambios del Kremlin han dotado a la esfera pública del país de una fresca dotación de antiguos apparatchiki [burócratas soviéticos], cuya caída en desgracia les ha expulsado de la política oficial y les ha introducido en la investigación política y la protesta públicas (desde luego, Mikhail Rostovsky se ha burlado [ru] de este fenómeno tan particular de ver cómo los funcionarios del Kremlin se transforman en «valientes demócratas» en cuanto pierden el favor de la cúpula).

Cuando lo de fuera está dentro y lo de abajo, arriba

Alexey Chesnakov en una reunión del primer ministro Vladimir Putin con politólogos, el 6 de febrero de 2012. Foto del gobierno, de dominio público.

Alexey Chesnakov en una reunión del primer ministro Vladimir Putin con politólogos, el 6 de febrero de 2012. Foto del gobierno, de dominio público.

Chesnakov es un buen ejemplo. A lo largo de los dos primeros mandatos de Putin como presidente, se encargó de la división de análisis e información de la administración, y después ayudó a dirigir la política interna del Kremlin. Desde 2008, Chesnakov ha sido miembro de la la Cámara Cívica Rusa, ha ocupado distintos puestos de liderazgo en el Centro de Políticas Actuales (TsPK) y ha desempeñado el puesto de secretario adjunto del Consejo General de Rusia Unida (también pasó un corto periodo como miembro del ayuntamiento de la ciudad de Kasimov, en un fallido intento [ru] de conseguir un escaño en el Senado nacional, operación que los blogueros [ru] condenaron con firmeza). En otras palabras, Chesnakov ha participado en la vida pública tanto desde dentro como desde fuera del gobierno, pero siempre con un pie en la puerta, por si quisiera volver al servicio público o a la labor de partido.

Tras dejar ruidosamente el partido, Chesnakov parece haber cerrado la puerta de Rusia Unida (la metáfora que utilizó [ru] después fue «quemar las naves»). En cuatro entrevistas distintas, todas del 22 de mayo, Chesnakov alegó «diferencia de estilo» con Rusia Unida, que presumiblemente implican quejas sobre la forma en que el partido redacta los borradores de iniciativas legislativas. En todas las entrevistas enfatiza la necesidad de un sistema bipartidista que dejaría a Rusia supeditada a la competencia que él considera necesaria para preservar su vitalidad.

No obstante, algunas de sus declaraciones carecen de coherencia en general. Por ejemplo, Chesnakov sostuvo en comentarios a Kommersant [ru] y Moskovskii Komsomolets [ru] que la microadministración del Kremlin ata de pies y manos a Rusia Unida, pero dijo [ru] a Slon.ru que una de las acciones legislativas peor llevada por el partido (la prohibición de las adopciones por parte de estadounidenses) fue ideada exclusivamente por el secretario general de Rusia Unida, Sergey Neverov.

El avispero de la RuNet

El día en que Chesnakov anunció su salida de Rusia Unida, los usuarios de LiveJournal se unieron a la controversia con dos opiniones distintas (aunque dudosas). Primero, el bloguero Mikhail Antonov obtuvo y publicó [ru] varias capturas de pantalla tomadas el 22 de mayo de comentarios en Facebook hechos por amigos de Chesnakov. Lo que captó la atención del público fue una larga y florida descripción de una experiencia culinaria en un restaurante de París. Aunque más tarde Chesnakov afirmó que este comentario se refería a una visita a Francia realizada tiempo atrás, algunos de sus críticos se dieron prisa en comparar su dimisión con el viaje de Surkov a la London School of Economics, donde criticó investigaciones federales, provocando presumiblemente su propia destitución. «Probablemente, esto es una nueva tendencia, hacer anuncios políticos desde el extranjero», bromeó [ru] con los medios de comunicación Olga Batalina (sucesora de Chesnakov como secretaria adjunta de RU).

En dos artículos del 22 y 24 de mayo, el bloguero Viktor Levanov exploró las expectativas [ru] de Chesnakov como fuerza política independiente, afirmando que necesitaría compensar su oscuridad pública atrayendo patrocinadores acaudalados. Yendo aún más lejos, Levanov planteó las tenues conexiones reconocidas [ru] entre Chesnakov y Dmitri Kuznetsov, director general de SkyJet airlines. Después de que esta especulación inundara aparentemente a Levanov de llamadas telefónicas y preguntas por escrito, publicó [ru] capturas de pantalla enviadas por los lectores de datos financieros de SkyJet y otro negocio llamado SkyPoint, que mostraban que Chesnakov poseía presuntamente parte de las empresas (Chesnakov respondió [ru] el 24 de mayo, negando cualquier colaboración actual con las aerolíneas de Kuznetsov, explicando que las cifras de Levanov tenían más de un año y que él ya no tenía acciones de SkyJet).

La sociedad civil contra los siloviki

El TsPK, comité de expertos de Chesnakov, publicaba en su web resúmenes semanales de la política nacional rusa. A menudo, estos informes creaban olas [ru] entre las clases intelectualoides del país, como sucedió con el publicado en agosto de 2011 [ru], que especulaba sobre si Putin estaba debilitando a su principal silovik, Igor Sechin (todas las pruebas sugieren que las cosas sucedieron de otra forma). El último boletín del Centro se publicó [ru] a principios de octubre de 2012. Poco después, la web cerró [ru] para su «reconstrucción», y así continúa hoy. El 22 de mayo de 2013, Chesnakov dijo a Kommersant que celebraría su salida del partido publicando en TsPK una serie de documentos políticos sobre los riesgos a que se enfrentará el sistema político ruso a lo largo del siguiente año de presidencia de Putin. El 28 de mayo, anunció [ru] la próxima publicación de 12 artículos que tratan los problemas que deberá afrontar Rusia Unida. No obstante, esos escritos aparecerán en un proyecto secundario de TsPK, el boletín electrónico [ru] Topical Commentary.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.