¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Las aguas tóxicas del ecoactivismo en Rusia

La protección medioambiental se ha convertido en una peligrosa área de activismo público en Rusia, al menos en cuanto a contaminación industrial se refiere. Esto se debe a que los ecoactivisitas a menudo se oponen de forma directa a los intereses comerciales locales, que a veces reaccionan con la fuerza. A modo de ejemplo: el 9 de mayo de 2013, unos agresores sin identificar atacaron y propinaron una paliza a un ecobloguero de la ciudad industrial de Pervouralsk (a 40 km de Ekaterinburgo, en los Montes Urales). El bloguero, Stepan Chernogubov, denuncia que la agresión se produjo como represalia a la publicidad que él está dando sobre el vertido de cromo de un fabricante local en el pintoresco río Chusovaya (véase foto de archivo inferior).

A cliff on the Chusovaya River. One of the color photographs made in 1912 by Prokudin-Gorsky. Public domain. Wikimedia Commons.

Un peñasco en el río Chusovaya. Una de las fotos en color hechas en 1912 por Prokudin-Gorsky. Dominio público. Wikimedia Commons.

El 4 de mayo de 2013, Chernogubov recibió información sobre un vertido ilegal que había dado al río un color rojo “sangre”, por lo que fue a comprobarlo y a hacer fotografías. Lo que se encontró fue una tubería vertiendo residuos químicos de color naranja en una laguna cercana, que desembocaba en el propio río. Chernogubov describió [ru] la experiencia en su blog de LiveJournal:

Ощущается стойкий химический запах, в носоглотке возникли болезненные ощущения. […] А источник заполнения этого хим озера, как выяснилось, – сгнившая труба. Возможно её прорвало в праздники, но скорее всего она всегда была такой.

Podía sentir un fuerte olor químico que me producía sensaciones dolorosas en la nariz y garganta. […] El origen de este vertido químico, como luego resultó, estaba en una tubería deteriorada. Es posible que se rompiera durante las vacaciones, pero es probable que siempre hubiera estado así.

Sustancias químicas de color naranja fluyendo hacia una laguna cerca de Chusovaya desde una tubería rota. Fotografía del blog de Chernogubov.

El post de Chernogubov fue reproducido [ru] en Echo Moskvy por el economista local Alexander Anikin. La fábrica en cuestión, Russian Chrome 1915 [ru], no se tomó a la ligera dicha publicidad y cuando Chernogubov regresó al lugar del vertido al día siguiente (acompañado por un grupo de ecologistas de Ekaterinburgo) para recoger muestras químicas, fueron recibidos por unos guardias de seguridad privados que trataron de impedirles tocar el agua [ru]:

Standoff between environmentalists collecting water and security guards. YouTube screenshot, May 23, 2013.

Enfrentamiento entre ecologistas recogiendo muestras del agua y guardias de seguridad. Captura de YouTube, 23 de mayo de 2013.

Как и предполагали, они стали препятствовать сбору проб воды. […] Впоследствии при попытке оказать на нас физическое воздействие, чтобы отобрать взятые пробы, люди, позиционирующие себя сотрудниками охраны завода “Русский Хром 1915″ были остановлены моим предупреждением о возможном разливе собранных проб на их руки, лицо и тело.

Como sospechábamos, estaban poniendo obstáculos a la toma de muestras del agua. […] Más tarde, tras intentar obligarnos físicamente a dejar las muestras recogidas, estas personas (que decían ser personal de seguridad de la fábrica Russian Chrome 1915) finalmente se echaron para atrás cuando les advertí que podría derramar la muestra en sus manos, cara o cuerpo.

Seguidamente, la policía local detuvo a Chernogubov y al resto de su grupo después de que el jefe de la seguridad privada los denunciara por “robar” las muestras del agua. No obstante, las autoridades los pusieron pronto en libertad. En el mismo post [ru], Chernogubov afirmó que uno de sus compañeros ecologistas fue contactado por el editor de un periódico local que le pidió que no sacara a la luz el asunto de la contaminación de Russian Chrome, ya que podría dañar al alcalde de Pervouralsk, quien al parecer tenía vínculos con la fábrica. Así es como la propia fábrica describe [ru] lo ocurrido el 5 de mayo:

[…] неустановленные лица в количестве 5 человек пытались проникнуть на территорию станции нейтрализации промышленных стоков ЗАО «Русский хром 1915». При себе имели бутыли, наполненные неизвестной жидкостью.

[…] un grupo de desconocidos, formado por cinco personas, intentó acceder al territorio de la estación de neutralización de aguas residuales industriales de Russian Chrome 1915. Portaban botellas llenas de un líquido desconocido.

Sin embargo, los problemas para Chernogubov no terminaron aquí. El 9 de mayo, pocos días después de que causara el revuelo y denunciara el incidente de contaminación a la policía local [ru], Chernogubov se percató durante un paseo con su mujer de que al menos cuatro hombres le estaban vigilando (curiosamente, identificó a uno como miembro de la sección local de “Ciudad Sin Drogas”, el grupo de defensa antidroga de Evgeniy Roizman, ubicado en Ekaterinburgo). Chernogubov se acercó a uno de estos hombres y le preguntó por qué le estaban siguiendo. Lo que sucedió después [ru] resulta escalofriante:

В ответ он нанёс мне удар в лицо, затем появились ещё двое, которые подбежав заломали мне руки. В это время первый, […] начал наносить целенаправленные удары мне в голову. Когда я вырвался и нанёс ему удар, меня повалили и стали бить ногами те двое, которые держали мне руки. […] На очередную попытку встать один из нападавших достал пистолет и ударил мне рукоятью в голову. Я временно потерял сознание. […] По итогу я имею разбитую голову, зашитую двумя швами и выбитые верхние передние зубы.

En respuesta, me golpeó en la cara y luego dos más vinieron y me pusieron los brazos contra la espalda. Al mismo tiempo, el primero […] comenzó a darme golpes directamente en la cabeza. Cuando conseguí soltarme y golpearle, los dos que me estaban sujetando me tiraron al suelo y empezaron a darme patadas. […] Cuando intenté levantarme de nuevo, uno de los agresores sacó una pistola y me golpeó en la cabeza con la culata. Perdí momentáneamente la conciencia. […] Como resultado, tengo la cabeza fracturada, con dos puntos y los dientes delanteros superiores rotos.

Chernogubov in the hospital, post assault. YouTube screenshot. May 23, 2013.

Chernogubov en el hospital tras la agresión. Captura de YouTube. 23 de mayo de 2013.

Cuando la polícia local llegó en respuesta a la pelea, uno de los agresores les mostró un documento de identidad policial, dice Chernogubov, y los tres hombres no fueron detenidos. Chernogubov tiene claro que su agresión fue como represalia por su denuncia a Russian Chrome. Si fuera así, de todas formas la información ya estaba dada. El 10 de mayo, activistas de Greenpeace Rusia recogieron sus propias muestras del río y encontraron [ru] que el contenido de cromo en el agua era casi 100 veces superior a la “concentración máxima permitida”. Por supuesto, este hecho no garantiza por sí mismo ningún tipo de resultado. Esta no es la primera vez que funcionarios citan a “Russian Chrome” por contaminación [ru], pero esta luego sigue operando y contaminando con relativa impunidad. Quizá la agresión a Chernogubov cambie las cosas y genere indignación pública, y como resultado, alguien sea castigado. Sin embargo, incluso en el mejor de los casos, cuesta ver la historia de Chernogubov como algo más que una victoria vacía para los activistas y blogueros rusos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.