¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Putin pierde a su primera dama ante el sarcasmo de la RuNet

Un equipo televisivo de tres empleados de Russia 24 en un corredor vacío del Kremlin, un reportero con un traje negro y los brazos torpemente cruzados: ese fue el primer público que el jueves 6 de junio de 2013 escuchó a Vladimir Putin anunciar [ru] que se separaba de su esposa Ludmila. La gran revelación fue precedida en la emisión televisiva por imágenes del ballet La Esmeralda, al que la pareja acababa de asistir, y del sutilmente entusiasta análisis de Putin sobre la representación —«espléndida ejecución, llena de talento»—, mientras Ludmila sonreía tímidamente tras él, apoyándose nerviosamente ora en un pie, ora en el otro.

Como era de esperar, el anuncio hizo un ruido considerable al entrar en el ciberespacio ruso, ya que sorprendió a los blogueros tanto como las noticias de las escapadas piscineras de Berlusconi sorprendieron a Italia en los últimos meses de su mandato. Aunque la vida privada de Putin está envuelta en secretismo [en], hace años que se rumorea que la primera pareja del país pasaba por un mal momento, que habían enviado a Ludmila a vivir a cientos de kilómetros (nada menos que a dirigir un convento [ru]), y que Putin tiene amoríos furtivos. Papel protagonista en los chismorreos tiene Alina Kabaeva, la gimnasta olímpica, medalla de oro, convertida en parlamentaria de la Duma. Putin le dobla la edad, pero cuando un tabloide moscovita investigó el supuesto romance en 2008, fue rápidamente [en] clausurado.

«Divorcio al estilo Putin», una caricatura de la comedia romántica americana de 2006 «Separados». Imagen anónima que ha circulado profusamente en Internet.

Ahora, el nombre de Kabaeva está otra vez en la mente de todos. El portavoz de Putin, Dmitri Peskov, ofreció [ru] la versión oficial del Kremlin al hablar con la web rusa de noticias LiveNews: «No es un secreto y todo el mundo sabe que hace tiempo que [Putin] está completamente dedicado al país… por pretencioso que suene».

A lo que Fake_MIDRF, la cuenta satírica en Twitter del Ministerio ruso de Exteriores respondía:

И мы точно знаем, как страна выглядит в купальнике, и сколько у неё олимпийских медалей!

¡Y sabemos exactamente el aspecto que tiene el país en bañador y cuántas medallas olímpicas tiene!

El bloguero y creador de parodias en vídeo Sergey Meza bromeaba:

Людмила впервые заподозрила измену, когда нашла в кармане мужа хулахуп.

Ludmila sospechó por primera vez una infidelidad cuando descubrió un aro de gimnasia en el bolsillo de su marido.

No ha aparecido información que apoye estas conjeturas, pero algo parece cierto: la oficina de prensa del Kremlin se enfrenta a una dura batalla para reafirmar la imagen de Putin como líder comprometido con los valores familiares, imagen clave para mantener la sólida alianza del gobierno con la Iglesia ortodoxa rusa. Quizás como indicador de lo que está por llegar, Alexey Navalny (que pretende presentarse a las elecciones a alcalde de Moscú y alberga ambiciones presidenciales) escribió sarcásticamente:

Главой предвыборного штаба Владимира Путина стала Алина Кабаева.

Alina Kabaeva se convierte en la cabeza de la campaña electoral de Vladimir Putin.

En medio de todas las burlas a Vladimir Putin, es interesante la simpatía que la futura ex primera dama ha recibido de los internautas, dado que la gente del círculo de Putin tiene tendencia a sufrir las iras de Internet. Para la activista medioambiental Yevgenia Chirikova, la desgracias de Ludmila Putina simbolizan las de los rusos en general:

Странно что все так удивляются на развод Путина. Разве кто-то сомневался в недостатке любви и способности к компромиссам?

Es raro que todo el mudo se sorprenda del divorcio de Putin. ¿Es que alguien duda de su incapacidad para amar y comprometerse?

La sombría mezcla mediática de Vesti. Captura de pantalla ampliamente distribuida en la red, 6 de junio de 2013.

La sombría mezcla mediática de Vesti. Captura de pantalla ampliamente distribuida en la red, 6 de junio de 2013.

Por la red circulaba una imagen (arriba) compuesta de dos capturas de pantalla: el Sr. y la Sra. Putin en la entrevista tras el ballet junto a una foto de dos oficiales uniformados del SSF haciendo un arresto. Fake_MIDRF escribió:

Судя по сайту Вести.Ру, Людмилу после развода арестовала ФСБ

A judgar por la web Vesti.ru, después del divorcio Ludmila fue arrestada por el SSF.

No pocos observadores se deleitaban con la grata fantasía: Ludmila firma el divorcio, protesta contra su marido, o incluso —quimera de quimeras— se une a la oposición. El bloguero Dmitry Puchkov (conocido como «Goblin» en su faceta de traductor de películas), escribía en Twitter:

В келье Людмилы Путиной идут обыски. Главное, чтобы Людмила теперь не вышла за Навального.

Están registrando la celda de Ludmila Putina en el monasterio. Ahora lo importante es que Ludmila no se case con Navalny.

Sobre el mismo tema, el tuitero Mitya Aleshkovsky comentaba con sorna, haciéndose ciertas ilusiones:

Людмила Путина эмигрирует из России вместе с Гарри Каспаровым

Ludmila Putina emigra de Rusia con Garry Kasparov.

También eran numerosas las especulaciones referentes a las posibles pretensiones de la Sra. Putina sobre la presuntamente gran fortuna del presidente. Según la ley rusa, la esposa tiene derecho a reclamar la mitad de las riquezas obtenidas durante el matrimonio, un hecho que unido a la imagen de Putin en la red como «jefe de estafadores y ladrones» ha provocado su propia dosis de hilaridad. El caústico comentario de KermlinRussia sobre el tema fue retuiteado más de 1050 veces:

Владимир Путин разводится. По закону его жене Людмиле перейдет в собственность половина страны.

Vladimir Putin se divorcia. Por ley, la propiedad de la mitad del país será transferida a Ludmila.

Aparte del ridículo, era casi unánime —cuando no tácita— la aceptación de que tras el paréntesis de conocer la pérdida de la primera dama, el Kremlin estará pronto de vuelta a sus asuntos como de costumbre. Ilya Yashin expresaba su frustración en un tuit que evocaba el comentario de Ludmila en el que describía la ruptura como «un divorcio civilizado»:

Вот бы он еще со страной “цивилизованно развелся”. А то пока в основном битье посуды, скандалы и рукоприкладство.

Me gustaría que [Putin] se divorciase de todo el país de la misma forma «civilizada». Pero en vez de eso, seguirá habiendo muchos platos rotos, escándalos y agresiones.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.