¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

¿No hay testigos? No hay violación, según el Consejo Islámico de Pakistán

Un dictamen del Consejo de Ideología Islámica (CII) [en] de Pakistán que rechaza el ADN como prueba primaria en casos de violación [en] ha recibido una gran cantidad de críticas [en] de activistas de todo el país. No obstante, el dictamen también tuvo apoyos, ya que muchas personas están satisfechas de que haya una institución legítima que reflexione sobre temas religiosos en Pakistán.

El Consejo no tiene ningún poder legislativo en el país [en], es simplemente un cuerpo asesor del gobierno y el parlamento pakistanís en temas legales relacionados con el islam. En la actualidad, la violación se juzga según el código civil, que permite las pruebas de ADN [en]. El 11 de junio, tras el dictamen, la asamblea de la provincia de Sindh aprobó por unanimidad una resolución que hace obligatorias las pruebas de ADN [en] en todos los casos de violación que ocurran en dicha provincia.

El controvertido edicto [ur] publicado en la web del consejo [en], estipula que el islam da claras instrucciones sobre cómo juzgar y castigar a los violadores, fundamentándose únicamente en el testimonio de cuatro testigos, y que el ADN solo puede utilizarse para complementar esos testimonios esenciales.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (HRCP), una organización líder en defensa de los derechos en el país calificó en su propia web la decisión del consejo [en] de retrógrada, excepcionalmente insensible e hiriente con las víctimas de violación:

Los mediocres métodos de investigación y la reticencia por parte de los testigos de dejar el miedo, implican que la balanza, de entrada, se inclina a favor del violador. En esas circunstancias, sería de locos no aprovechar todas las pruebas que existan, sobre todo algo tan incuestionable como el resultado de una prueba de ADN.

Víctimas de violación y familiares se manifiestan para exigir que los supuestos culpables sean arrestados. Hyderabad, Pakistán. Imagen de Rajput Yasir. Derechos de autor: Demotix. 14 de noviembre de 2011.

Víctimas de violación y familiares se manifiestan para exigir que los supuestos culpables sean arrestados. Hyderabad, Pakistán. Imagen de Rajput Yasir. Derechos de autor: Demotix. 14 de noviembre de 2011.

En Pakistán, la violación se solía juzgar según la sharía islámica o la controvertida ley hudood, que en la práctica equipara el delito de adulterio con la violación [en]: si una víctima de violación no podía proporcionar cuatro testigos (hombres) presenciales del crimen, podía ser acusada de adulterio. De hecho, según la Comisión Nacional para la Situación de la Mujer [en] de Pakistán, en 2003, un «80% de mujeres [en]» encarceladas lo estaban por «no haber podido probar los cargos de violación y haber sido, en consecuencia, condenadas por adulterio».

Pero en 2006, se aprobó la Ley de Protección de las Mujeres [en], que enmendaba las leyes hudood, remitiendo los casos de violación a la ley civil, que permite las pruebas forenses.

Ayesha Tammy Haq (@tammyhaq), periodista pakistaní, publicó una sarcástica nota en su cuenta de Twitter:

@tammyhaq: (Ayesha Tammy Haq) Los sostenes con relleno son las almohadas del diablo, dice el #CouncilofIslamicIdeology de Pakistán. Menos mal que no tienen cosas más importantes que tratar.

En cambio, Umair Rasheed (@umairrasheed1) tuiteó:

@Umairrasheed1 (Umair Rasheed): Los mulás convocan la #Alam-e-IslamConference en #Peshawar. Dicen que comenzarán un movimiento para implementar las propuestas del #CouncilofIslamicIdeology

El bloguero Asif Zaidi [en] escribió en el blog «Let Us Build Pakistan» [Déjennos construir Pakistán]:

… no hay suficientes pruebas en el mundo para negar la posibilidad de que una mujer pueda estar mintiendo cuando dice ser víctima de una violación. De ahí que deba exigirse cierta meticulosidad para impedir que la justicia tome decisiones dudosas contra hombres inocentes.

Muhammad Ilyas Haidri, comentando un artículo de Dawn.com [en] dijo:

… las reservas del CII a la hora de no aceptar directamente los resultados del ADN están justificadas… es correcto que no se fíen de los resultados de laboratorios sin certificar como los de Pakistán y muchos otros países del tercer mundo, donde el soborno, el fraude, la alteración de los resultados y un pobre sistema judicial son prácticas habituales…

Rana Gulabi decía en la misma web:

Tras esto hay un razonamiento científico, porque el ADN puede extraerse de objetos de uso diario como peines, ropa, etc. con ayuda de equipos de laboratorio muy sencillos de conseguir, y después puede colocarse en cualquier sitio para confundir al personal médico que esté haciendo el informe forense. Una mujer que quiera vengarse de un ex marido podría hacerlo para arruinarle la vida.

Haciendo hincapié en el hecho de que el CII está compuesto de más de dos docenas de clérigos de sexo masculino, HWG proponía una perspectiva única en los comentarios:

Para empezar, en el CII debería haber mujeres de pensamiento independiente. ¿Cómo puede una institución formada solo por hombres tomar decisiones que afectan a las mujeres sin ni siquiera escuchar a sus representantes?

El blogger Tazeen Javed [en] citó al famoso académico islámico Sr. Tahir Ashrafi:

Tahir Ashrafi reiteró que el ADN debe considerarse –como mucho– una prueba circunstancial en la que basarse para hacer arrestos y llevar a cabo más investigaciones. No obstante, un sospechoso no puede ser castigado basándose solo en pruebas de ADN, pues para eso es necesario el testimonio de cuatro hombres musulmanes adultos.

En el mismo blog, Tazeen Javed comentaba:

Si yo fuera un legislador, pediría una ley que aplicara el castigo más severo a esos cuatro adultos, supuestamente piadosos hombres musulmanes, que han sido testigos silenciosos de un crimen tan horrible como la violación.

1 Comentario

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.