¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Podría Fawzia Koofi ser la primera presidenta de Afganistán?

La búsqueda del próximo presidente de Afganistán está en marcha. En el último otoño, la Comisión Electoral Independiente (CEI) de Afganistán programó [en] las elecciones presidenciales para el 5 de abril de 2014. El registro de electores se inició [en] a fines de mayo último y continuará [en] hasta dos semanas antes del día de las elecciones. Aunque todavía no se ha finalizado una lista de candidatos, algunos de los nombres que se espera que estén en la cédula ya son fuente de intensa discusión.

Las elecciones son significativas pues serán el final formal de la actual década del presidente Hamid Karzai a cargo del país, un periodo complicado con acusaciones de corrupción y colusión del régimen con comercio de heroína, así como un notorio fracaso en avanzar en las negociaciones con el Talibán, que siguen sus ataques contra civiles y funcionarios del gobierno. Significativamente, el próximo presidente del país deberá lidiar con amenazas a la seguridad sin la presencia de las fuerzas internacionales desplegadas en el país desde 2001.

Entre los candidatos que atraen atención nacional e internacional están Fawzia Koofi [en], parlamentaria afgana y activista de derechos de la mujer; Qayyum Karzai [en], hermano mayor del presidente Hamid Karzai y Abdullah Abdullah [en], ex Ministro de Asuntos Exteriores y oftalmólgo cirujano que fue el principal rival de Karzai en las elecciones presidenciales de 2009. El número de candidatos con certeza aumentará a medida que se acerquen las elecciones.

Fawzia Koofi ya empezó su campaña a través de su sitio web [en] oficial, su página de Facebook [en] y cuenta de Twitter [en]. Los medios occidentales han acudido en gran número a cubrir su candidatura presidencial y elogiaron su recién publicado [en] libro “La hija favorita: La lucha de una mujer para dirigir a Afganistán hacia el futuro”.

Cuando apareció en el Daily Show con Jon Stewart en febrero de 2013, Koofi habló [en] de las luchas en su vida y su candidatura electoral, y dijo que quiere representar la esperanza de los afganos que enfrentan un futuro incierto:

Es una elección, yo podía ir a Europa o Estados Unidos y tener una vida de lujos como hacen muchas otras personas en este mundo, o podría quedarme en mi país y tratar de contribuir con un pequeño cambio, si puedo. Y he decidido ir por la segunda opción, aunque no es fácil.

La aparición de Koofi en Daily Show fue muy vista en Estados Unidos, y un tuitero destacó [en] que nunca habia visto tan callado a Jon Stewart, el parlanchín anfitrión del programa. Pero los partidarios de Koofi temen que Afganistán podría no estar listo para una presidenta: Koofi ya ha sobrevivido a varios intentos de asesinatos por parte del Talibán y, aunque ya antes ha habido candidatas a la presidencia, ninguna de ellas ha llegado a estar entre los cinco primeros.

La corrupción electoral es otra consideración. Abdullah Abdullah salió de una ronda final con Karzai en las elecciones de 2009, y citó una amplia manipulación de votos. Para muchos afganos, la esperada presencia [en] de un miembro de la familia Karzai en la cédula electoral es un presagio de mal agüero.

Picture of Fawzia Koofi shared via girlsglobe.org.

Foto de Fawzia Koofi tonada de DangerDan22.wordpress.com, usada con autorización.

Pero los excepcionales antecedentes de Koofi, su experiencia política y su lucha por causas la separan de anteriores candidatas. Su atención en derechos de la mujer y en combatir la corrupción, ambos temas cruciales para los afganos, pueden ayudarla a ganar los votos de las mujeres y de los afganos de bajos ingresos. Khorasan (@KhorasanCharity) tuiteó [en] el 5 de junio:

Podría ser la primera presidenta de Afganistán si logra seguir con vida hasta el 14 de abril. Es Fawzia Koofi.

También en Twitter, Greg Mortenson (@gregmortenson), autor del libro manchado de escándalo [en] “Tres tazas de té”, preguntó [en]:

Fawzia Koofi, parlamentaria afgana, busca la presidencia en las elecciones de 2014: ¿ganará Afganistán a Estados Unidos – ¿primera mujer líder?

Pero Shuja Rabbani (@ShujaRabbani) observó [en] que Koofi tendría que trabajar mucho en otros aspectos de su campaña para que su candidatura presidencial fuera tomada en serio:

Las políticas #Afghan [afganas] deberán encontrar nuevas maneras de ganar apoyo: http://www.guardian.co.uk/world/2012/feb/17/fawzia-koofi-targets-afghan-presidency …#WomenRights [derechos de la mujer] se venden hace tanto por casi nada.

Photo of Fawzia Koofi, which reads, "we will build this nation together, if you stay with me. Taken from her Facebook page.

Foto de Fawzia Koofi, que dice “construiremos esta nación juntos si están conmigo”. Tomada de su página de Facebook.

La imagen de arriba es parte de la campaña en línea de Koofi en Facebook. Muchas personas han mostrado apoyo a su candidatura comentando en la imagen.

Abdul Haq AD comentó [fa]:

خوب خواهد بود که از طرح های که به خاطر آبادی وطن خوددارید یک کمی ابراز میدا شتید، همچنان راه های برون رفت از مشکلات کنونی. موفق باشید

Le deseo suerte. Sería grandioso que por favor compartiera sus estrategias con respecto a la reconstrucción del país y soluciones a problemas actuales de Afganistán.

No todos los comentarios son de aliento. Abdulrahim Mukhlis escribió [fa]:
آبادي اين سرزمين كه زن ها بماند، مردها بايدازاين سرزمين خارج شوند

Si se pone a las mujeres a cargo de la reconstrucción de este país, los hombres deberían irse del país.

Agregando a su comentario previo, publicó [fa]:
من به اين نظرم كه تا زماني دريك جامعه مردها رشدنكنند زن ها نمي توانند كاري را انجام دهند

Creo que, en una sociedad hasta que los hombres no estén desarrollados y mejorados, las mujeres no pueden hacer nada.

Por último, para dar legitimidad a sus comentarios, incluyó [fa] una cita, que dice:
پيامبراسلام مي فرمايند: سرنوشت ملتي كه بدست زن ها افتيد آن ملت بايد انتظارقيامت ره بكشند

El Profeta dijo: si el destino de una nación está en manos de una mujer, a esa nación le espera destrucción y desastre.

Abdullah Abdullah, que perdió la contienda presidencial contra Hamid Karzai en 2009, todavía no ha declarado oficialmente su candidatura. Según algunas agencias de noticias, no está seguro de si debe asumir [en] el riesgo otra vez.

Abdullah Abdullah mencionó [en] en abril que a pesar de impedimentos constitucionales que no le permitían la postulación de Hamid Karzai, la familia Karzai no dejaría ir su poder sin dar la pelea. Parece que la lectura de la situación del doctor Abdullah es más o menos precisa; aunque el propio Karzai no postule, su hermano menor Mahmoud Karzai tanteó las posibilidades [en] de Qayyum Karzai, el mayor de los hermanos Karzai, como un probable candidato durante una entrevista exclusiva con la agencia Pajhwak Afghan News el año pasado:

El pueblo vota por las familias y las personas cuyas manos estén limpias y no hayan tenido participación en crímenes de guerra. El pueblo tiene fe en Qayyum Jan y yo tengo buena relaciones con el pueblo. Nos miran y quieren que uno de nosotros postule en las elecciones.

Los afganos han reaccionado negativamente a la nominación de Qayum Karzai, y lo llaman política de clan. El 13 de mayo, Mohammad Jawad (@MohammadJawad4) tuiteó [en] sarcásticamente:

Tuvimos una buena racha con su hermano, así que ahora votaremos por él. El hermano de Karzai postula a la presidencia.

A lo que Sajid Arghandaiwal (@SajidArghandaiw) respondió [en]:

Si se convierte en presidente, ¡echará a perder todo el país!

Pero Mohammad Jawad se sintió seguro [en]:

Desafortunadamente, el público en general irá de nuevo por la tribu antes que por el talento.

Este post es parte del Proyecto de Global Voices de Pasantes de Asia Central en la Universidad Americana de Asia Central en Biskek, Kirguistán.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.