¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tributo al capitán Mbaye Diagne, el héroe senegalés de Ruanda

En junio de 2013 se está conmemorando oficialmente en todo el mundo a las víctimas del genocidio de Ruanda. Sin embargo, pocos recuerdan aún al capitán Mbaye Diagne [en], pese a que el joven oficial del ejército senegalés demostró valentía en un momento en que el resto del mundo demostraba cobardía. Enrico Muratore luchó durante años para que el nombre de este héroe no sea olvidado.

Capitaine Mbaye

Foto del capitán Mbaye Diange en la página de Facebook de la asociación que lleva su nombre. Usada con permiso.

Global Voices hizo unas preguntas a Enrico Muratore sobre los objetivos de su trabajo en la Asociación del Capitán Mbaye Diagne – Nekkinu Jàmm [fr]:

Enrico, ¿podría presentarse en pocas palabras?

Buen día, soy un ex oficial de derechos humanos de las Naciones Unidas, que serví, como otros, durante las misiones de paz en Ruanda y trabajé también allí. Ruanda es un país por el que me interesé mucho a partir del genocidio de 1994. Soy italiano, pero hace 15 años que vivo en África; cuatro, que vivo en Senegal.

El 31 de mayo, usted organizó una ceremonia para conmemorar a un soldado senegalés que murió durante el genocidio de 1994 en Ruanda. Podría explicarnos el motivo de esa ceremonia?

Honramos la memoria del capitán Mbaye Diagne, que fue un observador militar de UNAMIR (Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Ruanda). Cuando se inició el genocidio, el 7 de abril de 1994, comenzaron de inmediato misiones individuales de rescate  que sin hacer uso de las armas comenzaron a salvar a todos los que podían salvarse. Primero fueron los hijos de la primera ministra ruandesa Agathe Uwilingyimana, que había sido asesinada apenas después de la masacre de su escolta de diez soldados belgas. Cuando las Naciones Unidas decidieron retirar del país a nueve décimos de su presencia militar (que podría haber resistido el genocidio), 270 soldados permanecieron allí, entre ellos el capitán, que llevó a cabo  misiones peligrosas hasta que fue asesinado el 31 de mayo de 1994, después de haber salvado, según dicen, cerca de seiscientas personas. Por eso celebramos la memoria de ese hombre justo y altruista que en ese momento dio su vida para salvar la de muchos otros.

¿Cuáles son los objetivos de la Asociación? ¿Quiénes son sus miembros? ¿Está abierta a otros miembros?

La Asociación tiene por objeto promover la memoria del capitán Mbaye Diagne y ayudar a que su familia progrese, porque no es justo abandonar a las familias de aquellos que dieron todo por los demás. Es indudable que no hicieron esos sacrificios porque no amaran a sus propias familias. Es por eso que debemos hacer algo por ellas. La presidenta de la Asociación es Yacine Diagne, la viuda del capitán, el vice-presidente es el coronel Faye, que fue amigo del capitán y estaba con él en Ruanda por UNAMIR, yo soy el secretario general (SG) y los hijos del capitán, Coumba y Cheick son asistentes del SG; además, como tesorero tenemos a Ras Makha Diop, filósofo, jardinero y artista senegalés, que suplanta al recordado,  al justo y buen doctor Adotevi. Además tenemos miembros fundadores como Pierantonio Costa, ex cónsul honorario de Ruanda, que salvó dos mil personas de la muerte durante el genocidio, Mark Doyle que es corresponsal jefe de la BBC y fue antes amigo del capitán, Bacre Ndiaye, director de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y autor de un profético informe  sobre Ruanda cuando era Relator Especial que cubría las ejecuciones extrajudiciales en 1993. También tenemos otros senegaleses y extranjeros, incluso algunos que participaron en una o ambas misiones de las Naciones Unidas en Ruanda, personas que lo conocieron o que simplemente aprecian su sacrificio por salvar vidas inocentes. Aceptamos nuevos miembros, siempre que nos aseguren que admiran al capitán sinceramente y tienen la intención de apoyar los objetivos de la Asociación.

¡Fue, de verdad, un héroe! ¿Qué es lo que la gente sabía de él, antes?

Hay mucho material disponible en internet, pero es verdad que el público en general, en el mundo, no conoce al capitán. Sin embargo, su sacrificio ha sido oficialmente reconocido; entre otros,  por el gobierno ruandés, en su momento, por la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton y por el Jardín de los Justos del Mundo [it] en Italia, una asociación para honrar a aquellos que se opusieron a los genocidios.

¿Qué se logró hasta ahora?

Crear la Asociación es un logro en sí mismo, ya que no fue fácil. Tenemos una página en Facebook llamada Association of Captain Mbaye Diagne – Nekkinu Jàmm y estamos armando en este momento un sitio web[en] multilingüe; estamos organizando actividades con la prensa. Por ejemplo, en esta entrevista [fr] del 31 de mayo, su esposa describe cómo se le informó de su muerte y  evoca su memoria. Con el Fatto Quotidiano [it] en Italia y antes con la Radio de África Occidental para la Democracia [fr] o los medios senegaleses, organizamos actividades como el Torneo de Fútbol Juvenil junto con la Federación de Fútbol Senegalesa; el 31 de mayo, la vigilia en la casa de la familia del capitán.

¿Estaba casado y tenía hijos? ¿Qué fue de ellos?

La familia fue prácticamente olvidada durante todo este tiempo, ahora esperamos que asociarse con nosotros les ayude a hacerse entender mejor y a encontrar su lugar mientras promueven la memoria de su esposo y su padre, ya que eso puede ser muy útil para educar a los jóvenes y las personas en general acerca de esos tiempos violentos y difíciles.

El Capitán Mbaye cayó en servicio, ¿no es así? ¿Qué han hecho las autoridades nacionales y la ONU?

Debemos preguntarle a su esposa y presidenta de la asociación Yacine Diagne, pero por lo que yo sé, las Naciones Unidas no han hecho otra cosa más que pagar el seguro de vida que el capitán firmó cuando estaba de servicio y que pagó la prima del seguro a su familia hace 19 años, pero ninguna otra cosa desde entonces. La casa familiar está en crisis. Tuvieron que pedir ayuda a la hermana de Yacine, los niños perdieron  años de escolaridad, el mayor, Coumba, tuvo muchos problemas de salud, la madre del capitán es anciana y está enferma. Solo la familia cercana y algunos amigos, principalmente del ejército, han hecho algo; ahora la Asociación hará lo que pueda por ellos.

De los muertos, solo Dios puede ocuparse. En cuanto a ayuda para la familia, nos contactamos hace poco tiempo con la Asociación de la Oficina de las Naciones Unidas para África Occidental, pero no han respondido todavía. Esperamos que lo hagan pronto.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.