¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La pena de muerte y el caso de Puerto Rico

Durante el V Congreso contra la Pena de Muerte, celebrado recientemente en Madrid, España, se discutió el caso de Puerto Rico. En esta tercera y última parte de la colaboración entre Periodismo Ciudadano (PC) y Global Voices en Español, Elisa Moreno Gil, de PC, entrevista a varios abogados y activistas de Puerto Rico para entender la particular situación del país caribeño ante la imposición de la pena de muerte en la corte federal. Para leer los otros artículos, por favor acceda aquí y aquí.

El carácter de Estado Libre Asociado de Puerto Rico y sus relación colonial con Estados Unidos no le permite ejercer plenamente el segundo artículo de su Constitución, que establece la abolición de la pena de muerte.

En el 5º Congreso Mundial contra la Pena de Muerte en Madrid, España, entrevistamos a Carmelo Campos-Cruz, presidente de la Comisión de Derechos de las Víctimas del Colegio de Abogados en Puerto Rico, Kevin M. Rivera Medina, Presidente de la Comisión sobre Pena de Muerte del Colegio de Abogados de Puerto Rico, y Evelyn Román de Amnistía Internacional, con motivo de la difícil situación Puerto Rico sobre los casos de pena capital.

De izquierda a derecha: Carmelo Campos Cruz, Evelyn Román y Kevin Miguel Rivera Medina.

De izquierda a derecha: Carmelo Campos Cruz, Evelyn Román y Kevin Miguel Rivera Medina.

Carmelo Campos Cruz, en su presentación “Puerto Rico, la dimensión desconocida de la pena de muerte”, habló sobre cómo el Congreso de Estados Unidos legisla por encima de la voluntad del pueblo puertorriqueño. En Puerto Rico, la pena capital puede ser aplicada en ciertos casos atendidos en la jurisdicción federal estadounidense en la isla.

Desde 1927, Puerto Rico no ha ejecutado a ninguno de sus reos, aún siendo uno de los países con la tasa de criminalidad más elevada. Ni recientes masacres como la de La Tómbola han conseguido que sus ciudadanos apoyen la alternativa de la pena capital en la corte federal.

Periodismo Ciudadano (PC): Estos congresos tienen gran alcance internacional pero mayormente se celebran en países europeos (como Francia o España), ¿Qué repercusión tienen en América Latina y, en especial, en Puerto Rico?

Carmelo Campos-Cruz (CC): En el caso de América Latina donde se ha abolido (la pena de muerte) en todos los países, excepto Cuba y Guatemala, el impacto que tiene no es tanto, no es un asunto que se hable mucho en la región.  En el caso de Puerto Rico es importante porque nosotros tenemos la aplicación de la pena de muerte no por nuestros tribunales sino por imposición del Gobierno de los Estados Unidos; así que, estar en este tipo de actividades, compartir con compañeros y compañeras de otras organizaciones, conocer sus experiencias, hacer alianzas… es un ingrediente importantísimo para nosotros poder ser efectivos en nuestra lucha en nuestra patria.

PC: Un 54% de la población portorriqueña mantiene la postura abolicionista. Sin embargo, este dato ha disminuido en 10 puntos en estos últimos años (encuesta publicada por el diario El País el 12 de abril de 2013), ¿cree qué es por la influencia de los Estados Unidos en la isla?

CC: Las estadísticas hay que saber cómo tratarlas. La otra encuesta que te estabas refiriendo estaba hecha con una metodología diferente. En esta encuesta no es solamente sí y no, si no que hay “en algunas circunstancias”, “no sé”. Si fueran a calibrarse seguramente serían resultados bastante similares.

Pero vamos a asumir la premisa de la pregunta, de que ha descendido 10 puntos. Es que Puerto Rico se encuentra en un momento donde la criminalidad es muy elevada, es de los países con la tasa de asesinatos más alta, con una tasa de resolución de asesinatos muy baja, un sentido de impunidad muy alto, lo que es una frustración que puede llevar al pueblo a reclamar ese tipo de medidas, que son inefectivas y van contra los derechos humanos, pero que sin una educación efectiva son traídas a la mesa para discusión.

PC: ¿Qué significa para usted el término “localmente inaplicable”?

CC: Estás haciendo referencia a un término que se utiliza en el Artículo 9 de la Ley de Relaciones Federales con Puerto Rico, que es la ley del Gobierno de EEUU que rige las relaciones entre puerto Rico y EEUU. Y ese artículo dice que las leyes que no sean “localmente inaplicables” van a aplicar. La realidad es que por las decisiones de los propios tribunales estadounidenses, es el propio Congreso quién decide cuáles leyes son inaplicables y cuáles no. Así que, un ejemplo bastante craso de lo que es la falta de autodeterminación de un pueblo cuanto aún lo que aplique o no lo que aplique está en la potestad de otra parte.

 

PC: Para finalizar, ¿por qué creen que Puerto Rico destaca por el número de personas a favor de la abolición, es por la educación, por la tradición?

CC: Eso no es algo nuevo. Si analizamos la historia de la imposición de la pena de muerte en Puerto Rico y de actos en contra de esa imposición de la pena de muerte. Desde el siglo XVI se documentaron casos del pueblo, de sacerdotes tratando de arrebatar gente que están a punto de ser ahorcados. A principios del siglo XX de carpinteros que se negaban a construir los cadalsos para el ahorcamiento, de ferreterías que se negaban a vender maderas para hacer cadalsos, de telegrafistas que se negaban a transmitir la información de si se había realizado una ejecución o no.

Yo creo que el hecho de ser una colonia pobre, primero bajo España, segundo bajo Estados Unidos, trae un sentido que se conoce de primera mano: la injusticia de parte del Gobierno, del Estado. Ese es el sentido de lo que tú planteas como justicia es totalmente arbitrario y que se tiene en dos varas, y que si eres pobre o eres negro vas a tener unas probabilidades mayores de ser ejecutado. Y eso se ha vivido en Puerto Rico hasta la última de las ejecuciones: que eran negros, mulatos, analfabetas. Pues yo creo que ese tipo de sensibilidad es la que nos lleva a decir: “no, esta no debe ser la alternativa. Por aquí no va la cosa.” Aun con unas tasas de asesinato bastante significativas. Esa es la reflexión que yo he podido hacer en estos años.

Kevin M. Rivera Medina (KR): Hace sobre cien años, grupos que tuvieron mucho que ver con construir y desarrollar la nación portorriqueña estuvieron muy identificados con este derecho a la vida, en contra de la esclavitud también en muchos de ellos, y en contra de la pena de muerte. Ahí tenemos desde masones hasta grupos espiritistas, que desde muchísimo tiempo llevan esta lucha en contra de la pena de muerte. Así que sí, se ha desarrollado desde hace mucho tiempo. Lo otro, como muy bien decía Carmelo, cuando especialmente ya en tiempo recientes, cuando la pena de muerte quiere imponerse por encima de lo que son los deseos puestos en la Constitución de un pueblo, la gente reacciona y lo ve, de alguna manera, casi como un ataque a lo que es la idiosincrasia de un pueblo. Así que en ese sentido hay una importancia para nosotros como pueblo.

Ahora, hay una segunda importancia, y es la importancia de la experiencia portorriqueña para el resto del mundo, y es cómo un pueblo ha tenido que estar luchando contra imposiciones extranjeras sobre las cuales no ha podido decidir, no ha tenido ninguna representación y en ese sentido nosotros seguimos ahí firmes luchando por la vida. Y como aunque recientemente se ha querido seguir imponiendo la pena de muerte en Puerto Rico y, en este caso, por las autoridades federales de Estados Unidos, todavía hay jurados que en los casos más terribles, que más le duelen al pueblo, los casos criminales que realmente nos conmocionan como ciudadanos, nosotros decimos: “no, no, no, esa no puede ser la solución, nosotros no podemos estar matando para decir que matar es malo”.

Evelyn Román (ER): Yo creo que es una combinación de la tradición abolicionista que tiene el país y en adición a la constante educación; tanto es verdad por la sociedad civil como por las organizaciones profesionales que trabajan en cuanto a esto, si eso se le suma a la cuestión de que la pena de muerte en Puerto Rico se podría aplicar por un país extranjero o por Estados Unidos, va en contra de nuestras propias decisiones.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.