- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Artículo «Becas para ponerse tetas» incendia las redes en España

Categorías: España, Educación, Humor, Juventud, Medios ciudadanos, Mujer y género, Noticias, Política, Protesta

Hay rigurosos obstáculos nuevos para los estudiantes con becas en España, pero para una periodista es algo que parece razonable porque las estudiantes han estado derrochando sus fondos para hacerse cirugía estética en el busto.

El pasado 25 de junio, la periodista Paloma Cervilla publicó una nueva entrada en su blog «Pido la palabra [1]». El artículo, titulado «Becas para ponerse tetas» ha puesto en pie de guerra a las redes sociales, que han reflejado su indignación en blogs, comentarios e innumerables tuits.

En España se debate en este momento el nuevo sistema de concesión de becas, mucho más restrictivo que en años anteriores, puesto que ha sufrido un fuerte recorte en su dotación. La primera propuesta del ministro Wert [2] exigía, entre otras cosas, una nota media de 6,5 sobre 10 y el 100% de asignaturas aprobadas (85% en las carreras técnicas), lo que ha puesto a 30 000 estudiantes en riesgo de ser expulsados por impago [3].

El ministro Wert, uno de los más controvertidos del gobierno [4], se ha encontrado un firme rechazo a su proyecto, no solo por parte de alumnos, profesores y rectores de las universidades, sino también de los consejeros de Educación de las comunidades autónomas, muchos de ellos miembros también del partido gobernante, lo que ha provocado que el ministro haya reconsiderado algunos de estos requerimientos [5].

Al escribir estas líneas, el artículo de Cervilla había sido retirado y ya no podía leerse en su web original, pero varios sitios web publicaron su texto, como eldiario.es, que en su sección «la crispación» recogió el contenido eliminado [6]. El párrafo que ha indignado a los internautas es este:

(…) me acordé de algo que un día me comentó una amiga, profesora en un instituto, precisamente sobre el despilfarro y el escaso control que hay sobre el dinero que se concede para las becas. Indignada me decía que conocía alumnas que habían utilizado el dinero de su beca para pagarse operaciones de aumento de pecho, vamos, para ponerse tetas. (…) Estos son algunos casos, pero seguro que habrá cien mil más.

Captura de pantalla del blog de Paloma Cervilla, tras eliminarse el polémico artículo. [7]

Captura de pantalla del blog de Paloma Cervilla, tras eliminarse el polémico artículo.

En un tiempo récord, la red se inundó de protestas, como la de Carlos Villar Menéndez, en su blog Luces de bohemia [8]:

En el colmo del cinismo, esta señora (…) no hace otra cosa que dejar a las claras su desprecio y falta de respeto hacia las estudiantes becadas.

Entiendo que las estudiantes becadas se vean ofendidas por estos comentarios, de estas personas mezquinas e hipócritas, que no hacen sino defender los intereses de sus patrocinadores.

Ignacio Escolar, en su artículo «Los fraudes imaginarios no justifican los recortes de verdad [9]», también se muestra muy crítico:

Quienes difunden semejantes infundios pretenden convertir la leyenda urbana en realidad, creen que el plural de “anécdota” es “dato” y confunden el “me lo comentó una amiga” con fuentes de toda solvencia. Sin embargo, el verdadero problema no es que propaguen estas mentiras sin contrastar; por desgracia, esto ya es algo habitual. La gran trampa consiste en utilizar estos casos fraudulentos –los imaginarios y los de verdad– como argumento para desmontar el Estado del bienestar.

Muchos tuiteros, como Beatriz del Hoyo [10], Drogoteca [11]Xose Morais [12], criticaron con sorna a Cervilla de falta de rigor informativo (se han omitido los enlaces al artículo eliminado):

@BeatrizdelHoyo [13]: Periodismo de ‘himbestigazion': “Becas para ponerse tetas”

@Drogoteca [14]: Periodismo calidad @PalomaCervilla [15]: de “comprar TVs de plasma con el subsidio del paro” a “ponerse tetas con las becas de estudios”. Yuju!!

@XoseMorais [16]: En ABC, “Becas para ponerse tetas”. Basado en el riguroso principio de ‘me comentó una amiga’. Literalmente.

Otros se mofaron directamente de la periodista, como Rubén [17]Virginia Azagra [18]:

Imagen tuiteada por @Eva_Casanova_ [19]

Imagen tuiteada por @Eva_Casanova_

@VdeRuben [20]: Infame artículo “Becas para ponerse tetas” @PalomaCervilla [15] la usó para ponerse cerebro, el resultado salta a la vista

@Papapagina [21]: @palomacervilla [15] fue a ponerse tetas y le metieron la silicona en el córtex frontal

Barbijaputa [22]Pedro Cervantes [23] y ferpectamente [24] relacionaron esta cuestión con otros temas actuales:

@Barbijaputa [25]: No sé por qué se empeñan en reflotar un país lleno de filoetarras [26] que se beben el PER [27], se gastan las ayudas en plasmas y las becas en tetas.

@CervantesrPedro [28]: Alumnas que utilizan las becas para ponerse tetas y alumnos que guardan ese dinero en Suiza.

@ferpectamente [29]: No negará Dña. @PalomaCervilla [15] que las tetas que se han puesto todas esas chicas con las becas no van a abrirles un futuro en Eurovegas [30].

Y la mayoría se rio sin disimulo de todo el asunto, como se refleja en los siguientes tuits (por orden, corresponden a los tuiteros Celia Zaragoza [31], Blanco Humano [32], Little Black Owl [33], Carlos F. Gamabazo [34] y Jorge Mendoza [35]):

@_CeliaZ [36]: ¿Lo de las becas sólo vale para ponerse tetas o también las habéis malgastado vosotros comprando Jes Extenders a lo loco?

@blancohumano [37]: Debo confesar que yo sí que me gasté el dinero de mis becas en ponerme tetas. Luego me las quité porque me veía raro con seis tetas, claro.

@LittleBlackOwl1 [38]: @PalomaCervilla [15] mi vecina se ha puesto tetas y labios de silicona, y de vez en cuando monta fiestas en su casa. Eso, ¿cuántas becas son?

«Wert enseña las becas», imagen tuiteada por Dolors Boatella. [39]

«Wert enseña las becas», imagen tuiteada por Dolors Boatella.

J. [34]@jcfergam71 [40]: @Barbijaputa [22] yo me gasté las becas de mis hijos en ponerme un par de tetas; como delante no quedaban bien, me las puse a la espalda.

@guladejorge [41]: Yo digo que las tetas de silicona que se puso una chica con el dinero de las becas son de uso público

A la postre, como escribió Lara Cillan en su blog «Becas, tetas, pastores, ovejas y otras cosas oportunamente mezcladas [42]», las becas resultan indispensables en una sociedad desarrollada, y deben verse como una inversión, a pesar de las previsibles irregularidades:

Sí, hay becas que se dan a familias que no las necesitan, sí, hay becas que son gastadas indebidamente y sí, hay becarios que no terminan sus estudios, pero son una minoría insignificante respecto de los miles de jóvenes que, gracias a una beca, se han labrado un futuro y cuyo trabajo revierte positivamente en la sociedad cuando no tienen que salir al extranjero para poder trabajar.