¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Momento decisivo para movimiento pro migración en los EE.UU.

Este artículo es parte de nuestra serie sobre Latinoamérica: Viajes migrantes en colaboración con el Congreso Norteamericano sobre Latinoamérica (NACLA por sus iniciales en inglés). Estén atentos a más artículos y podcasts.

Han pasado casi 30 años desde que el movimiento estadounidense a favor de la migración se acercó tanto a presenciar la aprobación de legislación [en] tan amplia. El proyecto de inmigración que ha estado rondando por el Senado desde inicios de sorteó un obstáculo cuando la emienda de seguridad de la frontera se aprobó con una votación de 67 contra 27 el 24 de junio.

El pasado 27 de junio, un voto de 68-32 en el senado respaldó la reforma migratoria [en], un nivel de apoyo que no se había visto desde la ley de 1986 [en] que legalizó a tres millones de personas. Ahora, la Cámara de Representantes deberá decidir si respalda o no la decisión del Senado [en].

El proyecto migratorio de 2013 busca crear una hoja de ruta para la ciudadanía a la vez que refuerza la seguridad de la frontera y concede visas a trabajadores capacitados. También tene la intención de establecer un nuevo programa de visas para trabajadores menos capacitados en granjas de Estados Unidos y otros lugares.

Manifestación a favor de la reforma inmigratoria. Foto de Anuska Sampedro (CC BY-NC-ND 2.0)

Manifestación a favor de la reforma migratoria. Foto de Anuska Sampedro (CC BY-NC-ND 2.0)

En 1986, el entonces presidente Ronald Reagan firmó un ley migratoria que se parece mucho a la del “Grupo de los ocho”: mayor seguridad en la frontera, reglas estrictas sobre contratación de trabajadores indocumentados y oportunidad para los que entraron al país son autorización para legalizar su situación.

Una importante diferencia [en] entre los dos propuestas migratorias es que el presidente Reagan consideró la medida de 1986 una “amnistía” para millones de indocumentados. Veintisiete años más tarde, “amnistía” es el térmono que los defensores de la inmigración quieren evitar a toda costa, dada la connotación negativa que los republicanos le han dado a la palabra. Más bien, la palabra “legalización” parece ser aceptada.

Sin embargo, una de las partes más controvertidas del proyecto de ley migratorio también se aprobó el pasado 26 de junio, cuando el Senado acordó redoblar el número de oficiales en la frontera de Estados Unidos con México, a pesar de que el ingreso de inmigrantes a Estados Unidos ha bajado considerablemente por causa de los problemas económicos que ha enfrentado el país desde la recesión económica de 2008.

Ciertamente, el portavoz de la Cámara de Representantes John Boehner, representante republicano de Ohio, ha prometido [en] que el asunto migratorio no tendrá una rápida resolución y dio a entender que dicha reforma podría tomar hasta el próximo año.

El blog InmigranteTV dice que a pesar del obstáculo que puede presentar la Cámara de Representantes, no le resta méritos a la aprobación del senado:

No es que el voto del Senado carezca de importancia. Para empezar, con su aprobación por 68 votos a favor y 32 en contra, la propuesta del “Grupo de los Ocho” -cuatro senadores republicanos y cuatro demócratas- logró ya llegar más lejos en el intrincado camino legislativo que ninguna iniciativa migratoria desde la que lograra convertir en ley Ronald Reagan en 1986. Y lo hizo además con un nada desdeñable apoyo republicano: 14 senadores conservadores que con su voto favorable enviaron un importante mensaje de bipartidismo a sus compañeros de bancada en la Cámara Baja

Para los inmigrantes, la semana del 27 de junio estuvo cargada de momentos históricos. Precisamente, la Corte Suprema de Justicia estadounidense votó para que el caso Fisher v. University of Texas [en] regresara a la Corte del Quinto Circuito para mayor revisión. El caso había impugnado la discriminación positiva en políticas de aceptación que permiten a los universidades considerar la diversidad racial y étnica como factor de admisión. Mientras la corte exhortaba a un mayor análisis de estas políticas, su decisión mantiene estos programas para aumentar la diversidad en educación superior.

En Twitter, miembros del Congreso, personas comunes y corrientes y personalidades mediáticas compartieron sus opiniones ante la decisión de Washington.

Ileana Ros-Lehtinen (@RosLehtinen), representante republicana por Florida, dijo:

@RosLehtinen: Nuestro sistema de inmigracion no funciona. La #reforma apoyará a las familias y traerá empleos. http://1.usa.gov/14duCQo

Pero algunos se muestran incrédulos ante las intenciones de los republicanos en mejorar la reforma migratoria, como el caso de Alonso Credes (@alcredes) quien le respondió a Ros-Lehtinen con el siguiente tuit:

@alcredes: @RosLehtinen pues convenza a los miembros de su partido no a los demás…

Según un artículo publicado en Politico, Filemon Vela, representante demócrata por Texas, renunció [en] de la Camarilla Hispánica del Congreso el 2 de julio en una aparente protesta por el apoyo de la coalición al proyecto migratorio del Senado, que incluye un aumento sin precedentes en medidas de seguridad, incluidos unos 20,000 nuevos agentes para patrullar la frontera Estados Unidos-México. Al día siguiente, escribió en su cuenta de Twitter:

@RepFilemonVela [en]: Estoy comprometido con la reforma migratoria. Creo que es el principal asunto interno que enfrenta este país. http://tl.gd/n_1rl5gno

El representante Vela enlazó su afirmación [en] en el proyecto de reforma donde resume su oposición a la legislación. Explica que las medidas de seguridad en la frontera solamente aumentan el ambiente de miedo entre naciones, y es un irresponsable uso de fondos del gobierno, sobre todo luego de los secuestros que han recortado tantos servicios valiosos.

Finalmente, Luis Carlos Vélez (@lcvelez) adujo que la ley abre el sendero de la legalización:

@lcvelez: Senado de #EEUU aprueba cambio de leyes de inmigración lo que abre la puerta a la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados

Sin duda, el movimiento a favor de la migración ha llegado muy lejos para llevar un sistema de inmigración deficiente al resplandeciente foco de atención nacional, mientras llama a los legisladores a revisarlo. A pesar de sortear una valla en el terreno del Senado, es probable que el proyecto muera en la Casa de Representantes a manos de los republicanos. A su vez, esto predirá una lucha en curso para legalizar a millones de inmigrantes que quieren llamar hogar a Estados Unidos.

Gabriela García Calderón colaboró con la traducción de este post.

4 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.