- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Búsqueda de «rumores» en la red china Sina Weibo

Categorías: Asia Oriental, China, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Tecnología, Vigilancia

Muchas discusiones sobre las prácticas censoras chinas se centran en su mecanismo de filtro, el llamado gran cortafuegos de China. Pero queda otra faceta de la historia que sigue sin explorar: el sistema de administración de la comunidad virtual que induce a los usuarios de medios sociales a censurarse a sí mismos.

Un reciente informe sobre el carácter de los medios sociales [1] de China, realizado por la Academia China de Ciencias Sociales, una institución estatal, describe las redes sociales como semilleros de rumores [1] utilizadas sobre todo por grupos sociales poco instruidos. El informe también justifica el uso de prácticas de autocensura gestionadas por la comunidad.

Sina Weibo, la plataforma de medios sociales más popular de China, introdujo un código de prácticas (CdP) comunitario en mayo de 2012. Desde entonces, un centro comunitario establecido aplica un sistema de puntos punitivos que se ha puesto en marcha para castigar a los usuarios que violen sus reglas. Las reglas prohíben la distribución de spam comercial, material indecente y «rumores».

La definición de rumores es muy ambigua en China. Cualquier información o noticia que no provenga de los canales oficiales del gobierno puede ser considerada un rumor. Por ejemplo, el brote de SARS [2] apareció en principio como un rumor en noviembre de 2002. En los casos en los que el gobierno quiere suprimir noticias, todos los debates se etiquetan de rumores. Cuando el jefe de la Oficina de Seguridad Pública de Chongging, Wang Lijun, se refugió en el consulado de EE.UU. [3] [en], hacía una semana que en Internet circulaba información sobre su paradero como «rumor» antes de que el gobierno chino lo confirmara.

Según Beijing News [4] [zh], el sistema de puntos punitivos del CdP funciona a base de informes de usuarios, una plataforma de gestión comunitaria, un comité que revisa los informes en litigio y un sistema de créditos y notificaciones. La imagen siguiente presenta la estructura [5] [zh] de la plataforma comunitaria de gestión de contenidos.

structure [5]

Los usuarios de los medios sociales comienzan con 80 puntos de crédito. Cuando su crédito se reduce a 60 puntos, el usuario se considera un miembro de poco crédito y se aplican ciertas restricciones a su uso del servicio de microblogs. Cuando el crédito baja hasta 0 puntos, la cuenta se elimina de forma permanente.

El año pasado, el centro comunitario CdP recibió más de 15 millones de denuncias. De ellas, doce millones estaban relacionadas con spam comercial, un millón con material indecente y dos millones con la difusión de rumores.

Según Beijing News, una vez el centro verifica un rumor, lo borra y emite una notificación a todos los usuarios que lo han recibido y distribuido, diciéndoles que el mensaje borrado era un «rumor».

El centro comunitario CdP ha reclutado a 5500 personas para que revisen los informes en litigio, y tiene intención de ampliar el equipo censor hasta los 100 000 trabajadores. El reclutamiento de los miembros del equipo se hace solo por invitación. Cuando se recusa una denuncia sobre un supuesto rumor, el centro selecciona un subcomité para revisar el caso en litigio.

El jefe del centro comunitario, Hu Yadong, dijo a un periodista de Beijing News que en un año, el número diario de rumores se ha reducido en un 87%: de 4000 en mayo de 2012 a 500 en mayo de 2013. La eliminación de contenido ya ha dado como resultado una migración de usuarios de Weibo a otras plataformas, como WeChat [6] [zh], una plataforma de grupos para telefonía móvil.

En el futuro, en lugar de borrar el rumor, el sistema añadirá una etiqueta de «rumor» al mensaje para mejorar el proceso de «aclaración de rumores». Si se implementa este sistema, no solo aumentará la transparencia de la gestión comunitaria de contenido, sino que también se evitará la eliminación masiva de contenido en Sina Weibo. Pero aún hay que ver cómo funcionará exactamente el sistema, y cómo se aplicará a los mensajes de naturaleza política.