¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Serbia de pie para salvar roble de 600 años

Al igual que el plan para eliminar el parque Gezi de Estambul encendió un levantamiento masivo en Turquía en las últimas semanas, el pueblo de Serbia se vio enfrentando una pelea similar. El plan de construcción de una carretera iba a destruir un roble de 600 años de antigüedad en el centro de Serbia, pero luego de días de protestas, el gobierno parece haberse doblegado ante la presión y modificado el proyecto de construcción para salvar el roble.

A fines de junio de 2013 [sr], se dio la noticia de que el gobierno había garantizado 340 millones de euros [unos 435 millones de dólares] en préstamos y se esperan otros 700 millones de euros [unos 895 millones de dólares] para la construcción del Corredor 11 [sr], un muy esperado e importante sector que recorre el centro de Serbia.

Pero pronto, los serbios se enteraron de que la carretera atravesaría la ubicación de un roble de 600 años en la aldea de Savinac cerca de Gornji Milanovac. La reacción contra el plan fue inmediata, con gente rebelándose en redes sociales y organizando protestas en Savinac y en internet.

Además de ser un maravilloso tesoro natural de significado histórico, también hay una superstición entre los serbios que dice que cortar un roble trae tragedia, incluso la muerte. Los ancianos de Serbia rural dirían que simplemente no se juega con los robles, considerados un fenómeno natural muy respetado en estas zonas. Si los representantes del gobierno y los que están a cargo de la construcción de la carretera hubieran sabido que este roble en particular estaba en el camino del Corredor 11, podrian haber encontrado una solución, pero según el ministro de Urbanismo y Construcción, Velimir Ilić, no “llamaron su atención” sobre el asunto.

Pronto, las redes sociales en Serbia estaban ardiendo con cientos de mensajes de protesta de ciudadanos con la etiqueta #hrast (roble) en Twitter y Facebook [sr].

"In hrast [oak] we trust" became a popular banner held by many at the protest in Savinac and shared on social networks; photo courtesy of Institute for Sustainable Communities - Serbia Facebook fan page.

“En hrast [roble] confiamos” se convirtió en un popular cartel que muchos llevaban en la protesta en Savinac y compartieron en redes sociales. Foto cortesía de la página de Facebook del Instituto para Comunidades Sostenibles – Serbia.

El Ministro Ilić reaccionó rápido a la protesta por la tala del árbol que empezó en las redes sociales y prontó pasó a los medios tradicionales de Serbia. Afrimó que encontraría una solución [sr] para hacer que se trasladara el enorme árbol de 600 años, 40 metros de altura y 7.50 metros de ancho. El tabloide en línea Telegraf fue uno de los que cuestionó esta solución y habló con expertos al respecto:

Da bi se taj hrast, te veličine bezbedno iskopao, to zahteva veliki posao, veliki broj radnika i veliki prostor, odgovarajuću mehanizaciju. Teorijski je moguće, ali niko nema to iskustvo, te verujem da bi iskopavanje hrasta bio i njegov kraj. To je sve besmisleno. U zemljama koje drže do sebe takvo drvo bi se “uklopilo” u ambijent – kaže botaničarka Vasić.

Un roble de este tamaño, para ser retirado de manera segura requiere mucho trabajo, una gran cantidad de trabajadores y una gran cantidad de espacio, con equipo adecuado. En teoría, es posible, pero nadie tiene esa experiencia, por lo que creo que retirar el roble sería su fin. No tiene ningún sentido. En países que se respetan, un árbol como ese estaría “incluido” en el escenario – dice la botánica [Olja] Vasić.

Mientras el ministro y otros funcionarios del gobierno buscaban diferentes soluciones al problema, los ciudadanos organizaron protestas alrededor del árbol en Savinac. En los últimos días de junio, las personas empezaron a reunirse [sr] en torno al árbol para salvarlo, se unieron al grupo personas como el poeta serbio Dobrica Erić, que es originario de la zona, y organizaciones no gubernamentales como los “Verdes de Serbia”, en una protesta llamada “el roble no debe caer”.

"Green of Serbia" activists gather around the 600-year-old oak tree in Savinac; photo courtesy of Insitute for Sustainable Communities - Serbia Facebook fan page.

Activistas de “Verde de Serbia” se reúnen alrededor del roble de 600 años en Savinac. Foto cortesía de la página de Facebook del Instituto para Comunidades Sostenibles – Serbia.

Las protestas duraron hasta el primer fin de semana de julio de 2013. Se llevaron a cabo reuniones en el Ministerio de Urbanismo y Construcción, y en el gabinete del primer ministro Ivica Dačić para discutir el asunto, después de lo cual el ministro Ilić dijo en una declaración pública el 9 de julio que se preservaría el roble. Como informó [sr] el tabloide Kurir:

“Asfalt će biti potpuno odvojen jednim betonskim armiranim nosačem, tako da asfalt ne ošteti žile, a ni žile asfalt. Na taj način će se izbeći moguća oštecenja auto-puta”, rekao je Ilić.

“El asfalto estará completamente separado por una viga de concreto reforzado, para que el asfalto no dañe las raíces, ni las raíces dañen el asfalto. Así, se evitará un posible daño a la carretera”, afirmó Ilić.

Tanto la carretera como el roble, siglos más antiguo que muchos países, son de gran importancia para Serbia. Aunque la carrertera promete una muy necesaria solución logística a una región de Serbia que está llena de negocios agrícolas y de manufactura, los ciudadanos de Serbia han demostrado que no están dispuestos a hacer un sacrificio tan grande.

El bloguero Zoran Sokić [sr], en referencia al roble que sacudió Serbia, recuerda su niñez [sr] en el bosque montañoso del centro de Serbia, y señala la importancia de tres árboles que han hecho la diferencia en su niñez y adultez y concluye:

Mogu samo da kažem da će se u mom kraju slaviti čovek koji tu dovede auto – put i pominjaće ga na slavama i okupljanjima u lokalnim kafanama, nakon branja malina, bar deset narednih vekova. Stara je lokalna priča, verovatno koliko i taj hrast u Savincima, da smo pravo slepo crevo, da komunisti nisu dali da tuda prodje pruga jer je četnički kraj, da će se sva omladina odseliti ako ne dodje put … Slažem se. Ali sa druge strane, ne bih dao ni jedno od ova svoja tri drveta ni za tri auto puta ili tri pruge.

Solamente puedo decir, en mi pueblo natal, el hombre que traiga la carretera será celebrado y mencionado en slavas [celebración del santo de la familia entre los serbios cristianos ortodoxos] y reuniones alrededor de cafeterías locales luego de recoger frambuesas, por lo menos los próximos diez siglos. Viejos son los relatos locales, probablemente tan viejos como ese roble en Savinac, que somos una calle sin salida, que los comunistas no permitieron que el ferrocarril pasara por acá porque era una zona Chetnik, que toda nuestra juventud se iría si la carretera no viniera – estoy de acuerdo. Pero de otro lado, no daría ninguno estos árboles míos, ni por tres carreteras ni tres ferrocarriles.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.