¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Estafadores, ladrones y los alcaldes independientes que gobiernan Rusia

El alcalde de Yaroslavl y varios de sus colegas pasarán dos meses entre rejas por cargos de extorsión. Evgeny Urlashov, ex-miembro de Rusia Unida, que se presentaba como candidato independiente y afín a la oposición, se hizo con la alcaldía apenas hace un año, después de unas elecciones muy publicitadas que parecieron suponer un hito en medio del movimiento de protestas de 2011-2012.

En torno a medianoche del 3 de julio de 2013, investigadores federales arrestaron a Urlashov y registraron su domicilio [ru]. Según algunos informes, más de medio millón de dólares [ru] se hallaban ocultos en el apartamento de su vecino, a pesar de que filtraciones de los informes [ru] del registro policial permiten poner esta afirmación en duda.

Desde el arresto de Urlashov y la decisión judicial de mantenerlo bajo prisión hasta principios de septiembre, muchos rusos han estado batallando con lo que perciben como las pruebas palpables de la incapacidad de su sistema político de tolerar una oposición, incluso siendo ésta débil. Especialmente en Moscú, donde muchos votantes de tendencia anti-Putin están siendo ganados por la campaña del bloguero convertido a político Alexey Navalny, el destino de Urlashov parece captar bien la futilidad de “cambiar el sistema desde dentro”. Todo esto ayuda a su vez a explicar por qué el propio Navalny, blogueando desde el palacio de justicia de Kirov (donde tiene lugar su propio “juicio-show”), hizo un llamamiento a los ciudadanos de Yaroslavl a favor de la asistencia a una manifestación en apoyo de Urlashov, convocada un día después de su arresto.

Evgeny Urlashov at arraignment, Yaroslavl, Russia, 4 July 2013, screenshot from YouTube.

Evgeny Urlashov en el banquillo de la acusación, Yaroslavl, Rusia, 4 de julio de 2013, instantánea de YouTube.

El supuesto círculo de extorsiones de Urlashov supone una empresa criminal ciertamente extraña. De acuerdo con material de vigilancia de audio y vídeo (filtrado por investigadores a la publicación online fiel al Kremlin Lifenews.ru), Urlashov es culpable de solicitar y recibir sobornos de dos empresarios locales, ambos miembros registrados de Rusia Unida. En otras palabras, la policía afirma que Urlashov se acercó a sus enemigos políticos [ru] para extorsionarles, proporcionando así a sus rivales los medios con los que destruirle.

Poco después del arresto de Urlashov, un vídeo (ver debajo) apareció en Youtube, que documentaba el arresto de un supuesto cómplice (al parecer encargado de recaudar el dinero procedente de los sobornos) del alcalde en su círculo de extorsión. Oleg Kozyrev captó el regocijo de muchos cuando describió [ru] las “lágrimas de emoción” que aparecieron en sus ojos al advertir que la policía colocaba un bolso bajo la cabeza del hombre que estaba siendo arrestado, proporcionándole un cojín teóricamente para hacer su arresto más confortable. “Sí, ¡ojalá me arrestaran a mí así!” sentenció con ironía. Lo que Kozyrev insinuaba, al parecer, era que los investigadores estaban arrestando a uno de los suyos (un topo haciéndose pasar por compinche de Urlasov), para así acabar atrapando al problemático alcalde de Yaroslavl por acusaciones de extorsión.

http://www.youtube.com/watch?v=86CKb-NamSs&feature=youtu.be

Sin embargo, en otro post de Livejournal [ru], Anton Tolmachev realizó un análisis escena por escena del vídeo. Su conclusión fue que probablemente el detenido usó su propio bolso como cojín, y que la policía introdujo tan sólo después el maletín incriminatorio lleno de dinero (el diálogo [ru] que tuvo lugar tras el arresto sugiere, curiosamente, que el sospechoso había confesado previamente haber transportado el ‘dinero sucio’).

A lo largo de este año [ru], los choques de Urlashov con el gobernador de Yaroslavl, Sergey Yastrebov, han ido cada vez a más. Incluso antes de su arresto la pasada semana, Urlashov ya había sufrido un registro oficial en su coche (en marzo de 2013), y una moción de censura en junio, promovida por Rusia Unida, en el concejo municipal de la ciudad. Los últimos meses han supuesto una cadena de contratiempos para el alcalde y sus llamadas repetidas al movimiento de protesta, que culminaron en un discurso en una manifestación el 19 de junio, en el cual Urlashov se comprometía [ru] a derrocar a Yastrebov como gobernador. 

Los más escépticos ven en la historia de Urlashov el caso de un oportunista político. La periodista y ex-activista Anastasia Karimova se pronunció en un post en Facebook [ru] de Alexander Baunov, quien afirmaba que el arresto del alcalde de Yaroslavl es parte de una serie de medidas represivas sobre la oposición en Rusia. “Personalmente, no considero que Urlashov sea un opositor”, respondió [ru] Karimova, citando diversos ejemplos de su disposición en el pasado a hablar de Vladimir Putin y Dimitri Medvedev en buenos términos, de su apertura a colaborar con miembros de Rusia Unida, y asimismo del entorno de “noticias manipuladas” que presuntamente Urlashov ha instituido en Yaroslavl desde que se convirtió en alcalde. (De hecho, algunos de los partidarios del alcalde, como Vladimir Milov [ru], también han culpado a Urlashov de reproducir en propio beneficio el tipo de censura televisiva que comúnmente se atribuye a Rusia Unida en el resto del país.)

Alexey Roshchin hizo probablemente la reflexión más profunda [ru] en RuNet acerca del caso de Urlashov, trazando una elaborada analogía con las vidas de los tenderos soviéticos. Según Roshchin, la opinión pública espera más de los alcaldes rusos que aquello que la realidad de sus presupuestos les permite ofrecer. De modo similar, durante la era soviética, se esperaba de los tenderos que vendieran productos alimenticios que eran invendibles en su 90%. En otras palabras, los tenderos acababan viéndose obligados a engañar a los clientes suministrándoles productos caducados, pues, en caso contrario, serían acusados de malversar aquello que no pudieran vender. Todo esto acabó engendrando una cultura del fraude, exigida a su vez por los defectos de la centralizada economía de la URSS. En la Rusia actual, según Roshchin, la centralización política ha reproducido dicha cultura a mayor escala:

Конечно, они воровали и воруют! Если мэр ОБЪЕКТИВНО вынужден, скажем, формировать свой «фонд черного нала» для решения НАСУЩНЫХ городских проблем – понятно, что рано или поздно он станет брать из этого «фонда» и на свои собственные нужды. Но печальная правда в том, что если он принципиально НЕ БУДЕТ формировать такой фонд (или еще как-то ловчить с деньгами и «откатами») – у него в городе все просто встанет. Или, выражаясь менее изящно – город просто утонет в говне и мусоре.

¡Por supuesto que [los alcaldes] robaron y están robando! Si un alcalde necesita OBJETIVAMENTE, digamos, crear su propio “fondo turbio” para resolver los problemas urgentes de la ciudad, está claro que antes o después acabará tomando dinero de ese fondo para él mismo. Pero la triste realidad es que, si NUNCA creara un fondo de ese tipo (o si nunca recurriera a sobornos de algún tipo), en la ciudad todo quedaría paralizado. O, para decirlo menos elegantemente, la ciudad simplemente se hundiría en la mi***a y la basura.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.