¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

México se transforma en lugar de destino para los migrantes

Este post es parte de nuestra serie sobre América Latina: Travesía de inmigrantes en colaboración con el Congreso Norteamericano sobre Latinoamérica (NACLA). Estén atentos a mas artículos y podcasts. Este artículo fue escrito por Levi Bridges.*

La mayoría de los migrantes de ‘Tochan’ [NdT: ‘Tochan’ es el nombre de un albergue para migrantes en ciudad de México) una vez soñaron con llegar a los EE.UU. Pero la violencia de los carteles a lo largo de las líneas del tren así como el aumento de la seguridad a lo largo de la frontera de EE.UU. ha hecho que México se convierta en un nuevo país de destino para los migrantes.

Rudi Solaris dejó su país de nacimiento, Honduras, porque sus camaradas de trabajo trataron de matarlo. El ex policía de 27 años de edad se unió a la policía en búsqueda de un ingreso estable y una mejor vida para su familia. En cambio su lugar de trabajo se convirtió en una pesadilla que duró diez años sin tener escapatoria.

The entrance of Tochan, a migrant shelter in a lower class Mexico City neighborhood, serves as a point of refuge for many Central Americans fleeing gang violence in their home countries. While most Central American migrants leave home with dreams of reaching the U.S., many are thwarted by the dangerous journey north and decide to start a new life in Mexico.

Entrada de ‘Tochan’, refugio para migrantes en un barrio de clase baja en ciudad de México, sirve como lugar de refugio para muchos centroamericanos que huyen de la violencia de las pandillas en sus países de origen. Aunque muchos migrantes centroamericanos dejan sus países con el sueño de llegar a los EE.UU. muchos se frustran por el peligroso viaje hacia el norte y deciden comenzar una nueva vida en México.

La historia de Solaris comienza en la pequeña ciudad de Choluteca, a poca distancia de la costa del Pacífico, en el sur de Honduras y termina en la ciudad de Monterrey, México mas de 1.500 millas (2.414 km) al norte. El menor de siete hermanos, su madre murió joven y a la edad de 14 años, como muchos jóvenes hondureños del campo, se fue a Tegucigalpa la capital de Honduras en búsqueda de trabajo para enviar dinero a su casa.

Como un adolescente solo en Tegucigalpa, Solaris encontró trabajo en la construcción. Se unió a la policía a los 17 años y rápidamente descubrió en qué medida el crimen organizado se había infiltrado en la policía hondureña.

“Al menos la mitad de la policía de Tegucigalpa trabaja con las pandillas” dijo Solaris.

Honduras tiene actualmente la tasa de homicidios mas alta del mundo, un fenómeno creado por la violencia del narcotráfico y la corrupción policial. La seguridad comenzó a deteriorarse en el 2009 cuando los militares derrocaron de su cargo al presidente Manuel Zelaya. Los carteles de la droga mexicanos aprovecharon la inestabilidad de la región trabajando con las pandillas hondureñas, como la Mara Salvatrucha, para enviar las drogas que llegan a la costa norte del Caribe, escasamente poblada, hacia los EE.UU.

Durante sus 10 años en la policía hondureña Solaris conoció, de primera mano, esta realidad. En un momento fue asignado a trabajar como guardia de prisión, un puesto que ocupó por varios años. Un día un agente informa a Solaris que sería enviado al exterior por varios días para proteger a un prisionero. Solaris dice que los prisioneros hondureños con dinero para sobornar a los funcionarios pueden hacer cualquier cosa incluso salir de prisión por cortos periodos de tiempo.

Cuando Solaris acompañaba al prisionero fuera de la cárcel lo esperaba un vehículo. Dos hombres que estaban dentro lo despojaron de sus armas. Solaris rápidamente entendió que el prisionero era parte de una poderosa pandilla y que su rol no era de guarda espaldas si no un elemento de negociación en un acuerdo para liberar al prisionero en una breve visita a la casa con la condición que ambos hombres volverían rápidamente a la cárcel. El hombre condujo a Solaris a las montañas fuera de Tegucigalpa donde pasó tres días en una gran casa con muchos hombres armados.

“Me dijeron que si no trataba de escaparme todo estaría bien,” dijo Solaris. “Estuve allí tres días y tenía tanto temor que no dormí durante ese tiempo.”

Con el pasar de los años, y la continua desestabilización de Honduras desde el 2009, el trabajo de Solaris se hizo mas peligroso. En una ocasión varios agentes recibieron notas diciendo simplemente que serían asesinados si no comenzaban a trabajar para las pandillas. Uno por uno vio como los agentes desaparecían. Finalmente dice que policías incorruptos se unieron para protegerse y se trasladaron a una residencia ubicada en la sede de la policía en Tegucigalpa.

Rudi Solaris, a former police officer in Tegucigalpa, Honduras, writes a thank you letter to send to several Mexican social workers who helped him apply for Mexican residency. Just like in the U.S., Central Americans have difficulty finding work in Mexico without the proper documents.

Rudi Solaris, un ex policía en Tegucigalpa, Honduras, escribe una carta de agradecimiento a enviar a varios trabajadores sociales que lo ayudaron a solicitar la residencia en México. Así como en EE.UU. los centroamericanos tienen dificultades para encontrar trabajo en México si no disponen de la documentación necesaria.

Solaris explicó que “Salía del edificio solo para trabajar”. “No estaba seguro afuera sin otros compañeros de trabajo. No podía tener una vida normal” se lamenta. “Nunca he tenido una novia.”

Solaris vivía atemorizado. Un día en el trabajo fue testigo de un acuerdo de armas entre varios miembros de la policía y una banda mexicana que participaban en el tráfico de drogas. Al día siguiente recibió una amenaza de muerte a causa de lo que vio. Se encerró en su pieza durante dos días con varios fusiles automáticos en espera de los agresores para comenzar a disparar hacia la puerta. Para salvar su vida Solaris huyó de Tegucigalpa esperando llegar a los EE.UU. y pedir asilo.

En la frontera con Guatemala Solaris subió a un bus hacia el norte de México pero fue arrestado en el puesto de control de inmigración y re enviado a Honduras. Solaris dio la vuelta y volvió a dirigirse al norte. Muchos centroamericanos que viajan hacia los EE.UU. usan los trenes de mercancías mexicanos para evitar a los vigilantes funcionarios de inmigración. En su segundo intento Solaris decidió subirse a los trenes.

Solo un pequeño porcentaje de migrantes que utilizan los trenes en su intento llegan a los EE.UU.. Pandillas de delincuentes e incluso policías corruptos son conocidos por extorsionar, golpear, robar y violar a los migrantes a bordo de los trenes. Otros son secuestrados y piden rescate por ellos o reclutados para trabajar con los carteles de la droga.

“Nada de esto me molestó,” dice Solaris. “Considerando de donde vengo el tren me pareció el paraíso.”

Solaris llegó a ‘Tochan’, un pequeño refugio para migrantes en un barrio obrero de la ciudad de México cuyo nombre significa “Nuestro hogar” en lengua Nàhuatl. Hoy en día los migrantes centroamericanos llenan Tochan. La mayoría dice que no quieren abandonar sus países pero después de sufrir la extorsión de las pandillas y las amenazas de muerte que las acompañan por no poder hacer los pagos exigidos no tienen otra opción.

Aunque muchos de los recién llegados que se presentan a las puertas de ‘Tochan’ se dirigían originalmente a los EE.UU., eventualmente solicitan asilo en México. Los más afortunados logran permisos de residencia temporal que les permiten trabajar. Sin embargo, incluso aquellos con casos mas fuertes, generalmente no obtienen asilo y deben ganarse la vida en el sector informal de la economía como trabajadores indocumentados en México.

Solaris y otro hondureño encontraron trabajo en una fábrica, fuera de la ciudad de México, que produce las galletas de la fortuna chinas. Pasaron casi cinco meses antes de que Solaris recibiera la residencia temporal. Cuando obtuvo sus papeles Solaris tomó un autobús a Monterrey en el norte de México. Finalmente pudo viajar en un bus mexicano sin temor a ser deportado.

Monterrey es una ciudad con fábricas que producen bienes para corporaciones multinacionales que se exportan a EE.UU.. Carreteras de cuatro vías y centros comerciales con Pollo Loco y otros restaurantes de comida rápida se abren como un abanico desde el centro de la ciudad. Ubicada justo a algo mas de 100 millas (aprox. 61 km.) al sur de Tejas aquí casi se puede sentir la influencia de EE.UU. que gotea hacia el sur desde la cercana frontera.

The green hills which tower above the city of Monterrey, in northern Mexico, overlook a sprawl of factories owned by multinational corporations that use cheap labor to produce goods for export over the nearby U.S. border. Monterrey's factories attract a large Central American population, many of whom have failed crossing the U.S. border and have decided to instead seek work in Mexico.

Las verdes colinas que se elevan sobre la ciudad de Monterrey, en el norte de México, tienen vista sobre las fábricas propiedad de corporaciones multinacionales que usan mano de obra de bajo costo para producir bienes de exportación a través de la frontera de EE.UU.. Las fábricas de Monterrey atraen una gran cantidad de migrantes centroamericanos muchos de los cuales al no poder atravesar la frontera de EE.UU. decidieron buscar trabajo en México.

Actualmente Solaris comparte un ruinoso departamento en Monterrey con un migrante salvadoreño. Se despiertan a las cuatro de la mañana cada día y salen para su trabajo en una fábrica cercana a clasificar patatas. Algunas veces su turno dura 18 horas seguidas.

Douglas, el compañero de cuarto de Solaris dejó El Salvador para ir a los EE.UU. hace cinco años; cruzó la frontera pero fue detenido por la inmigración, mantenido en un centro de detención durante dos meses y deportado. Frustrado por la falta de oportunidades económicas volvió a irse nuevamente hacia el norte.

Douglas dice que “En mi segundo intento viajé por Arizona,”  “pero tomé el tren equivocado y terminé en Monterrey. Encontré un trabajo y estoy aquí desde ese tiempo. Puedo enviar algo de dinero a mi esposa y niños. No es tan bueno como podría ser en EE.UU. pero cada poco ayuda.”

Las actuales propuestas de reformas de inmigración incluyen amplias disposiciones para sellar la frontera con México. Pero hasta que disminuya la violencia asociada al narcotráfico los centroamericanos continuarán llegando al norte. Si no llegan a EE.UU. se quedarán en México creando una nueva generación de migrantes indocumentados.

En el actual proyecto de ley para la reforma migratoria integral, que recientemente fue presentada el Senado, se asignan aproximadamente $40 billones para el aumento de la seguridad fronteriza que incluye duplicar la Patrulla fronteriza a 40.000, así como agregar 700 millas (1.126 km.) de cercas y drones de vigilancia aérea. La ley hará mas difícil para los migrantes cruzar a los EE.UU. pero no disminuirá la violencia en Honduras la que seguirá presionando los migrantes desde una zona de peligro a otra mientras intentan cruzar la violenta frontera mexicana en un viaje que se ha convertido en uno de alto riesgo.

Solaris tiene un primo que estuvo tres años trabajando en la misma empresa de papas en Monterrey. Ahorró dinero y lo invirtió en pagar un coyote o contrabandista de personas que lo llevó a la ciudad de Nueva York.

En un reciente viaje a Monterrey le pregunté a Solaris si pensaba hacer lo mismo.

“Ya no más,” dijo Solaris. “Todo lo que necesito es un trabajo. Solo quiero estar seguro. Aquí en México tengo eso.”

 

* Levi Bridges es un escritor y periodista independiente con sede en Latinoamérica. Actualmente está, por un año, en ciudad de México con una beca Fulbright en escritura creativa para comenzar a escribir un libro sobre las experiencias de vida de los trabajadores migrantes Latinoamericanos. Escribe en bridgesandborders.com [en].

1 Comentario

  • Ever Sanchez

    Hola mi nombre es Ever Sanchez soy un joven Hondureño con muchos sueños pero mi sueño no es E.U.A mi sueño es Mexico gracias a Dios ya me encuentro viviendo con toda mi familia aqui en la ciudad de Monterrey todo esta muy bien solo que encontrar trabajo sin la papeleria es muy dificil pues no cuento con un CURP, RFC, IMSS, IFE O Acta de Nacimiento que es lo que suelen pedir, es muy dificil por que para conseguir la Residencia Permanente tenemos que llenar algunos requisitos los cuales son tambien muy dificeles de llenar, yo pienso que Mexico es un buen pais que no es necesario ir a Gringolandia aqui hay mucho trabajo, pero necesitamos papeles y seria muy bueno que hubiera una reforma laboral para nosotros los migrantes que no queremos ir a Estados Unidos si no quedarnos aqui en Mexico pero a veces esas cosos son las que hacen que nos desanimemos y obtemos por irnos a USA, si Mexico nos brindara todo el apoyo ya el pais de destino seria Mexico y no USA y ayudariamos a la economia pues a lo que venimos es a trabajar, Estados Unidos es lo que es por que los migrantes con su mano de obra han ayudado a la economia de esa potencia mundial, tomenlo en cuenta Mexico apoyanos somos tus hermanos Centroamericanos.

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.