¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Los insultos racistas acosan a Alexey Navalny

Los colegas de Alexey Navalny del movimiento de oposición se pusieron a criticarlo de forma dura tan pronto como salió de la cárcel [en] de Kirov bajo la condición de “podpiska” (un acuerdo que le obliga a quedarse en su lugar actual de residencia — el equivalente ruso de una fianza), y tan pronto como quedó claro que iba a seguir siendo candidato a la alcaldía de Moscú durante el proceso de apelación de su sentencia de 5 años.

Estos enemigos variables se abstuvieron del desacuerdo público cuando parecía que se le perseguía a Navalny durante el proceso, el que muchos perciben como injusto y intrínsecamente político. Sin embargo, se han abierto las compuertas desde que se han dado cuenta que, posiblemente, Navalny tiene una oportunidad de no ir a la cárcel al ganar un gran apoyo público en las elecciones a la alcaldía contra el actual alcalde Sergey Sobyanin. Primero, Evegenia Chirikova, una activista medioambiental que anteriormente era una de los políticos favoritos de la oposición y que ahora también tiene como ambición ganar a la alcaldía, escribió en su blog un post crítico [ru] en el que ataca a Navalny porque no abordó la sección de la política medioambiental en su plataforma electoral.

Navalny respondió a la critica al prometer que incluiría políticas medioambientales pero no pudo evitar hacer una broma; que ella y sus partidarios distribuirían materiales de propaganda hechos de “palos, musgo y corteza” [ru]. Es parcialmente su sentido áspero de humor y su tono inconsistente lo que metió a Navalny en más problemas. El mismo día que Chirikova escribió su artículo, el subjefe de redacción de Moskovski Komsomolets Ayder Muzhdabaev escribió una carta abierta [ru] en su página de Facebook que hace preguntas sobre las supuestas opiniones nacionalistas del candidato de la oposición.

Navalny nunca ha escondido su actitud compasiva hacia el movimiento nacionalista — hace solo unas semanas escribió una declaración sobre la violencia étnica en Pugachev en colaboración con algunos importantes lideres nacionalistas. Sin embargo, las preguntas de Muzhdabaev eran mucho mas personales. En particular, abordó algunos episodios racistas en la historia de Navalny –durante uno supuestamente le llamó a una colega azerbaiyana “chernozhopaia,” (que significa literalmente “que tiene trasero negro”), y otro durante el que se refirió a los georgianos como “roedores” (un juego de palabras: Gruziny (georgianos) y gryzuny (roedores)) durante la guerra entre Rusia y Georgia de 2008.

La respuesta que dio Navalny no fue cortés. Empezó al tuitear [ru]:

Mis empleados piden que responda a alguna carta abierta. Odio tales cosas. Una pérdida total de tiempo. Me da asco.

Con una mentalidad así no es sorprendente que Navalny terminara con una carta [ru] que se puede describir como condescendiente. Después de empezar diciendo lo mucho que odia contestar tales preguntas “incisivas” [las comillas son de Navalny] pero que lo iba a hacer de todos modos pues es su “responsabilidad”, Navalny agregó de forma quisquillosa que ya las había contestado 138 veces (una cifra que luego cambió a 138.000). En una parte empezó la respuestas al decir un exasperado “¡Holaaaaaa!”. De hecho Navalny aparecía tan maleducado que algunos empezaron a hacer comparaciones entre él y el Presidente Putin. Olga Allenova, periodista para Kommersant escribió [ru]:

Этот хамский, снисходительный тон в ответах журналисту никого нам не напоминает? По-моему, парень – истинный преемник ВВП.

¿Este tono tan grosero y condescendiente te recuerda de alguien? Creo que este tipo es el verdadero sucesor de VVP [Vladimir Vladimirovich Putin]

El periodista Stanislav Minin hizo una conexión parecida [ru] al estilo machista por el que se caracteriza Putin cuando responde a preguntas.

Aparte de la grosería, el asunto polémico resultó ser el supuesto uso de una palabra racista contra Saadat Kadyrova que trabajaba con Navalny en la filial de Moscú del partido de la oposición “Yabloko” durante los primeros años de la ultima década. Aunque en su carta original Muzhdabaev se refirió a lo que dijo Kadyrova sobre el incidente (probablemente de esta entrevista de noviembre 2012 [ru] con Kadyrova cuando dijo que su comportamiento le obligo a salir del partido), Navalny eligió entender que la pregunta se refería a otro post de otra colega. Puso un enlace a un post de noviembre 2011 [ru] de Engelina Tareeva, una mujer de 88 años que habló del incidente en su blog de LiveJournal pero que parece tener una opinión más o menos positiva de Navalny. De esta forma Navalny evitó responder “Sí” o “No” a la pregunta original pero en su lugar implicó que fue un incidente imaginado por una “abuelita” medio senil que lo vio solo un par de veces en la oficina.

Esta afirmación animó a algunos colegas de Navalny y Tareeva a meterse en la conversación con lo que recordaban ellos. Semyon Burd, el antiguo vice-presidente de Yabloko en Moscú escribió [ru]:

Вот лжет и не краснеет. Я несколько раз был свидетелем длинных разговоров Энгелины Борисовны и Алексея в 101 комнате. Она работала много на выборах 2005 года, работала на телефоне, еженедельно рассказывала Алексею о своих результатах. […] Энгелина Борисовна была членом регионального совета, где Алексей Навальный был заместителем председателя. А теперь она стала бабушкой, видевшей его несколько раз в офисе.

Es un mentiroso absoluto. Yo he visto, en varías ocasiones, conversaciones largas entre Navalny y Engelina Borisovna en la sala 101.  Ella trabajaba mucho durante las elecciones de 2005, por teléfono y le ponía al día a Navalny acerca de sus resultados. […] Engelina Borisovna era miembro del consejo regional del partido, en el que Navalny era el vice-presidente. Y ahora, de repente, es una abuelita que lo vio en la oficina un par de veces.

Otro antiguo activista de Yabloko escribió [ru]:

рабочие места милой бабушки и Алексея Навального на первом этаже в период избирательной кампании разделяло метров десять […]

Durante la campaña electoral, en la primera planta, las bases laborales de la abuelita linda y Alexey Navalny eran, aproximadamente, de diez metros aparte la una de la otra. […]

Además, recordó sobre el incidente de Kadyrova, y Alexander Gnezdilov también (Alexandra Garmazhapova publicó lo siguiente en un comentario en Facebook [ru]):

Александр Гнездилов пишет: “Когда в 2007 году Навального собирались исключать за национализм – Явлинский на бюро при десятках свидетелей напомнил Алексею об этом эпизоде и тот даже не заикнулся о том, что это ложь […]”

Alexander Gnezdilov escribe: “Cuando estaban botando a Navalny del partido por nacionalismo durante la reunión [el Presidente Grigory] Yavlinsky recordó a Alexey de este episodio delante de docenas de testigos y ni intentó decir que fue mentira.[…]”

Tareeva también se metió en la conversación [ru], pensando que Navalny había cometido un error:

Ему не нужно было отрицать общеизвестный факт, я имею в виду эпизод с азербайджанкой, зафиксированный в партийных документах. Лучше было сказать, что этот случай имел место, что то, что он сказал, он сказал в состоянии аффекта, а вовсе не по тому, что так думает, что он сожалеет об этом, и извинился.

No debería haber negado un hecho que esta tan bien conocido, es decir el incidente con la chica azerbaiyana que está apuntado en los archivos del partido. Habría sido mejor decir que tuvo lugar pero que lo que dijo fue en caliente y no porque piensa así, que se arrepiente y que ha pedido perdón.

La abundancia de evidencia sugiere que Navalny mintió en su respuesta — en su entrevista Kadyrova habla brevemente del incidente y parece que no lo considera polémico para nada:

Он вместе со мной начинал работать в «Яблоке». И когда-то я впервые услышала от Алексея Навального националистические высказывания вроде «вы — чернож…е», я рассказала об этом Григорию Алексеевичу Явлинскому.

Empezó a trabajar en Yabloko al mismo tiempo que yo. Y cuando oi por primera vez a Navalny diciendo cosas nacionalistas como “ustedes son chernozhopaia“, se lo dije a Grigory Alexeevich Yavlinsky.

Una escena de la película de culto de los años 90 rusa

Una escena de la película de culto de los años 90 rusa “Brat” (Hermano). Un veterano de la primera guerra de Chechenia, interpretado por Danila Bagrov, obliga a dos estridentes inmigrantes del Cáucaso Norte a pagar su billete de tranvía a punta de pistola. El personaje de Bagrov utiliza el insulto “chernozhopyi” para hacer frente a los hombres. Algunos acusan a Navalny de explotar los sentimientos anti-inmigrantes que hicieron esta escena popular. Captura de pantalla de YouTube.

Los partidarios de Navalny le defendieron rápidamente, cuya situación no es muy segura, pero que a la vez podría cambiar el equilibrio de poder en Rusia. Por ejemplo, Yury Saprykin de Afisha piensa que [ru] no importa como piensa Navalny o como se comportaría si ganara el puesto — para él la situación es como la apuesta de Pascal, es decir que lo peor que podría pasar es que Navanly se convierta en otro Putin pero como Rusia ya tiene un Putin, solo se puede mejorar todo. (Sin embargo, hasta Saprykin piensa que Navalny necesita suavizar su actitud arrogante cuando habla con personas que lo critiquen).

Algunos, como la bloguera Varvara Turova y Masha Gessen, una activista pro derechos de los LGBT, no estuvieron de acuerdo. Turova escribió [ru]:

Представьте, что у Путина есть брат-близнец. И он точно такой же человек. И он борется с настоящим Путиным. Будете вы за него голосовать?

Imagina que Putin tiene un hermano gemelo y es exactamente el mismo tipo de persona y lucha contra el verdadero Putin. ¿Vas a votar por él?

Gessen, al referirse a la ambición final de Navalny de ser candidato a la presidencia, dijo simplemente que [ru]:

Я не хочу такого будущего, оно у нас и так есть.

No quiero un futuro así. Ya estamos en algo parecido.

Para algunos partidarios de Navalny su nacionalismo es una de sus características, no uno de sus fallos. El periodista Oleg Kashin hizo esta broma [ru] (más o menos de mal gusto):

- Алексей, скажите, вы действительно назвали черножопой женщину из партии “Яблоко”?
– Да, а что?

-Alexey, dime, de veras le llamaste una mujer del partido de Yabloko chernozhopaia?
-Sí, ¿y qué?

El publicista Dmitry Olshansky da el siguiente paso [ru], al ver la estrategia nacional como la única manera de llamar la atención del electorado y, por eso, de avanzar:

Если бы Навальный в сознании всех жителей РФ, кто о нем откуда-нибудь узнает, четко связался бы с идеей, назовем это так, этнокультурного замещения – 50% победы было бы в кармане. “Придет Навальный – выгонит всех этих”

Si Navalny, en la mente de todos los habitantes de Rusia que lo conocen, se asociara claramente con la idea de lo que llamaremos una reducción etnocultural – ganar el 50% de la victoria sería fácil. “Navalny llegará y botará a toda esa gente”

Quizá tiene razón — la gente de todas partes de la sociedad parecen quejarse del “problema de los minorías”. Por ejemplo, el antiguo consejero al gobierno Alfred Koch escribió esto [ru] sobre Muzhdabaev (que pertenece a una minoridad étnica), la persona que había empezado todo esto con sus preguntas:

Этот Айдер Муждабаев – банальный провокатор. Все так очевидно. Взяли нацмена и вот он задает “острые” вопросы с национальным орнаментом.

Este Ayder Muzhdabaev, no es más que un provocador. Es obvio. Se llevaron un natsmen [vieja abreviatura soviética de “natsional'noe menshistvo”, minoría étnica, ligeramente despectivo / desdeñoso – A.T.] y ahora está haciendo preguntas “señaladas” de color étnico.

Con amigos como estos, ¿quién necesita enemigos? La cuenta satírica de Twitter IgorSechinEvilTwin (parodiando el ex jefe adjunto de la administración de Putin, y actual presidente de Rosneft) estaba en la misma página [ru]:

Sergey Semenovich [Sobyanin], no tienes que encontrar dinero para dar una paliza a Navalny. Sus propios fans lo harán gratis.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.