¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ataque brutal a policía de Moscú reaviva tensiones étnicas rusas

Gracias a impactante material de un breve pero brutal ataque a un oficial de policía de Moscú el último fin de semana de julio, la ciudad capital de Rusia fue de nuevo el lugar de tensiones étnicas entre moscovitas nativos y trabajadores migrantes. El incidente ocurrió afuera de un mercado el sábado 27 de julio de 2013, cuando un grupo de oficiales de policía uniformados y con ropas de civil arrestaron a Magomed Magomedov, daguestano, por la violación de una menor de 15 años.

Durante el arresto, mientras policías no uniformados sostenían a Magomedov contra una camioneta, una multitud se congregó en protesta, y al menos dos personas —un hombre y una mujer, luego identificados como parientes— empezaron a empujar y gritar. Cuando los policías uniformados llegaron y trataron de detener al revoltoso, la mujer (su esposa) se lanzó sobre uno de los policías vestido de civil con sus puños. En medio de la confusión, el hombre (su esposo) se liberó y también derribó al oficial. La policía luchó torpemente durante unos momentos para terminar la pelea, mientras los esposos aporreaban al policía caído con sus puños y sus pies.

Cuando las cosas se calmaron, el oficial Anton Kudriashov se sentó aturdido en la calle, agarrándose la frente, donde un enorme hueco se le hundía en el cráneo. Su atacante, Magomed Rasulov, huyó de la escena, probablemente tras sobornar [ru] a alguno de los otros oficiales.

Muy pocas veces, Rusia disfruta de un periodo sin noticias que tengan que ver con la terrible violencia entre personas de etnia rusa y minorías étnicas. Aunque el rol de la raza en el delito y en la fricción cultural no es nada nuevo, los usuarios rusos de Internet de diferentes lados del espectro político han competido para explicar por qué el cráneo roto de Kudriashov demuestra su queja particular con la fuerza policial de Moscú. Los opositores del gobierno se quejan de que los policías de Moscú solamente pueden usar la fuerza contra manifestantes pacíficos (rusos), y afirman que corruptas argollas de protección [ru] ofrecen inmunidad criminal para diversos actores poderosos. Los intransigentes de línea dura a favor del gobierno, junto con varios nacionalistas contrarios al gobierno, culpan a los valores liberales (e implícita, si no explícitamente, a manifestantes liberales) para una atmósfera donde la policía no usa sus armas, ni cuando es necesario, por temor a un litigio y la destitución.

El usuario Hard Ingush de LiveJournal, anónimo oficial de policía de las Fuerzas Especiales del Norte del Cáucaso ruso, desaprobó [ru] el desempeño de los policías de Moscú, y los reprendió por no poder aplicar fuerza contundente a la primera señal de resistencia de Rasulov, y exhortó a la policía en todas partes a ignorar un sistema legal poco compasivo:

Не нужно миндальничать. Да, прокуратура не нашей стороне. Да, им проще нас выставить виноватыми. Но превышение полномочий – это лучше, чем проломленный череп у коллеги.

No necesitan dar puñetazos. Claro, los fiscales no están de su lado. Sí, es más fácil simplemente echarnos a la calle. Pero [que te condenen por] excederse en autoridad es mejor que tener a un colega con el cráneo fracturado.

Luego de la indignación pública por el ataque a Kudriashov, las autoridades lanzaron redadas masivas en varios mercados por todo Moscú el lunes 29, y la policía detuvo [ru] a Rasulov al cabo de algunas horas. Marina Yudenich, bloguera favorable al Kremlin, saludó [ru] la repentina muestra de fuerza, pero le preocupó que la fijación de la policía con los ataques de los caucásicos del Norte la distrajera del mayor problema de la actitud supuestamente abusiva de la oposición rusa hacia las autoridades. Para sustentar su afirmación, Yudenich publicó un video [ru] de la manifestación a favor de Navalny en julio en la plaza Manezh, donde un joven patea a un policía en el pecho. “¿Qué creen?”, preguntó acerca del hombre en el video, “¿es daguestano? ¿checheno? ¿hijo de alguna otra montaña? ¿o es un refinado moscovita normal, y por lo tanto, está permitido?”

Anton Kudriashov lies in the road after being attacked, 27 July 2013, screenshot from YouTube.

Anton Kudriashov yace en la pista tras ser atacado, 27 de julio de 2013. Captura de pantalla de YouTube.

Maria Baronova, destacada integrante de la oposición de Moscú y sospechosa de la investigación de “Bolotnoe Delo” en mayo de 2012, también fue aguda en vincular el desempeño de la policía durante el ataque a Kudriashov con tendencias mayores en las autoridades de Moscú. Sin embargo, Baronova tomó la dirección contraria, y señaló la incompetencia mostrada ese fin de semana y cómo se contrasta con la anterior brutalidad policial contra los manifestantes como evidencia de que los policías de Rusia son mejor arma política que instrumento de orden público.

Un día antes de las redadas masivas, Baronova escribió una carta abierta [ru] a Vladimir Markin, detestado jefe de la oficina de prensa de la Comisión Federal de Investigación, preguntándole si el caso de Kudriashov ameritaría los diversos medios de intimidación policlal por los que ella ha atravesado como sospechosa de “Bolotnoe Delo” (hasta cierto punto [ru], Baronova tuvo que comerse sus palabras, pues la policía atrapó con éxito a Rasulov, luego de aumentar las acusaciones en su contra [ru] y ahora enfrenta prisión de por vida).

Valery Fedotov, político que hace poco dejó Rusia Unida y se unió al partido Plataforma Civil de Mikhail Prokhorov, observó que la captura de Rasulov era una victoria política para el alcalde interino de Moscú, Sergey Sobyanin, suficiente como para dejar de lado la mala publicidad por la condena de Alexey Navalny. En LiveJournal, Fedotov escribió [ru]:

Если бы Магомеда Расулова, напавшего на полицейского около Матвеевского рынка в Москве, никогда не существовало, его бы надо было придумать. И больше всего в этом должны были бы быть заинтересованы в штабе Сергея Собянина.

Si Magomed Rasulov, que atacó a un oficial de policía cerca del mercado Matveevsky en Moscú, no hubiera existido, hubieran tenido que inventarlo. Y esto hubiera interesado a la campaña de Sergey Sobyanin sobre todo.

Para muchos, el ataque de Rasulov contra Kudriashov es solamente un prueba más [ru] de cómo empeoran los problemas de los migrantes de Rusia. Sin embargo, si el torpe trabajo policial y la ferocidad criminal realmente fueron las principales preocupaciones que animaban el “debate étnico”, uno se pregunta por qué el otro ataque contra la policía [ru] también del 27 de julio (a bordo de un tren el este de Rusia) no ha provocado una conmoción similar entre los usuarios rusos de Internet. Ese incidente involucró a cinco bandidos, varios rehenes, atentados contra la vida de dos policías y la incompetencia de 37 soldados. Escribiendo en Facebook, el periodista Arkady Babchenko se refirió al desbalance en la atención de los dos ataques a la policía con este irónico comentario [ru]:

по национальности все, конечно же, русские. Но это все-равно произошло из-за того, что к в нашу великую культурную прекрасную добрую Россию дикие обезьяны с гор спустились, правда?

Étnicamente, todos [los cinco bandidos] eran rusos, por supuesto. Pero aun así ocurrió porque esos monos salvajes [un insulto hacia los caucásico del norte] descendieron de las montañas y llegaron a nuestra grandiosa, civilizada, brillante, buena Rusia, ¿verdad?

1 Comentario

  • Ana de la Torre

    Gracias Gabriela Garcia Calderon Orbe por haber traducido este artículo.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.