¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Fraude masivo ensombrece las elecciones en Camboya

Tal y como se esperaba, el partido gobernante ganó las elecciones [en] para la Asamblea Nacional, sin embargo, la oposición ha rechazado el resultado y ha acusado al gobierno de cometer un fraude generalizado.

El Partido Popular de Camboya (CPP, por sus siglas en inglés) liderado por el Primer Ministro Hun Sen gobierna el país desde hace 28 años. En estas elecciones, ha conseguido [en] 68 escaños mientras que su opositor, el Partido para el Rescate Nacional de Camboya, ha obtenido [en] 55 escaños.

El tuit de Andy Brouwer probablemente refleja [en] el impacto general que han tenido estas elecciones:

La fiebre electoral ha terminado, los resultados están fuera y nada cambia después de todo, a pesar de las ganancias masivas de la oposición.

En un artículo para el Bangkok Post, la conocida bloguera camboyana y colaboradora de Global Voices, Kounila Keo, destaca la participación activa [en] de los jóvenes en la campaña:

…no se puede negar que los jóvenes camboyanos han participado activamente en Internet y las redes sociales. Ansían cambios en sus vidas y en las vidas de la siguiente generación.

No importa quién haya ganado estas elecciones [en]. A pesar de las irregularidades, los jóvenes que han votado han vencido sus miedos y se han atrevido a hablar en las urnas. Y lo que quieren es que haya un cambio.

Como joven votante, me ha impresionado mucho como la gente joven estaba dispuesta a participar activamente y por primera vez demostrar su valor.

Durante los 30 días de campaña electoral, cientos de miles de jóvenes tomaron las calles de Phnom Penh y utilizaron las redes sociales para compartir sus opiniones y convicciones sin miedo. De repente me sentí con derecho a discutir acerca de asuntos políticos con total libertad, porque me di cuenta de que ya no estaba sola.

Tharum comentó [en] que las redes sociales [en] daban información más fiable acerca de las elecciones que los medios tradicionales:

Gracias a la pobre cobertura de la televisión y a la intermitente transmisión de radio, mi padre empieza a ver informes en YouTube en el smartphone.

Sin embargo, Tith Chandara denunciaba el comportamiento poco ético [en] de algunos usuarios en la red:

La participación de algunos usuarios de las redes sociales en Camboya para dar su apoyo a sus partidos políticos es en algunos casos poco ética y violenta, y desde que empezó la campaña se han publicado comentarios agresivos y fuera de lugar además de gráficos falsos. Los usuarios comparten fotos y gráficos sin comprobar antes sus fuentes a pesar que muchas veces saben que la información (todavía) no es oficial.

Jinja analizó [en] los resultados de las elecciones y destacó algunas de las irregularidades [eng] en los comicios

Como anécdota: esta es la primera vez que amigos míos de la etnia Khmer me cuentan que su nombre no aparece en la lista electoral, o que otra persona ha votado por ellos. Los observadores internacionales coinciden… más o menos.

Election Day. Photo from Facebook page of CPP Cambodia

Día de Elecciones. Foto de la página de Facebook de CPP Cambodia

Casey Nelson explicaba [en] cómo la minoría vietnamita ha sido maltratada [en] durante la campaña:

Los vietnamitas son «el Otro» de la etnia khmer, la primera minoría a quien se echa la culpa en momentos de tensión política y social.

La relación entre Vietnam y Camboya es complicada. El tradicional antagonismo entre ambas etnias se une al resentimiento histórico y político, hasta un cierto punto justificado, pero cuando las cosas van mal en Camboya, la mayoría de las veces, si no siempre, es la población pobre y sin poder de etnia vietnamita quien se lleva la peor parte.

Sebastian Strangio en un artículo para el Asia Times Online invita [en] a la oposición a utilizar sus buenos resultados en las urnas para obtener una mayor influencia política:

Mientras el país entra en un nuevo mundo político, la oposición, rebosante de éxito, tendrá que llevar a cabo la delicada operación de transformar estos votos en reformas reales y en poder concreto.

No obstante, Caroline Hughes, en su artículo para el Asia Sentinel, manifiesta sus dudas acerca de si la oposición cuenta verdaderamente con una alternativa [en]:

…a juzgar por las declaraciones del partido de la oposición, es difícil saber con precisión si su estrategia de desarrollo para Camboya difiere de manera significativa de la del gobierno. En materia de desarrollo, Camboya simplemente ha imitado la estrategia de sus vecinos más avanzados del sudeste asiático que se basa en la destrucción del campo y la absorción de las poblaciones rurales pobres a las ciudades para trabajar por un salario mínimo en la industria y en el sector servicios.

Brad Adams de The Human Rights Watch comenta acerca de la proliferación de documentos electorales falsos [en] que han socavado el proceso electoral:

Altos cargos del partido gobernante parecen estar implicados en la entrega de documentos electorales falsos y en el registro fraudulento de votantes en distintas provincias. Incluso, parece que algunos afiliados del partido se presentaban en colegios electorales a los que no pertenecían y presionaban para que les permitiesen votar, además de otros muchos otros ejemplos de actividades fraudulentas por todo el país.

El complot de votación múltiple apunta a un posible fraude electoral sistemático por parte del CPP y plantea serias dudas acerca de la credibilidad de las elecciones.

Pero otros observadores internacionales describían [en] las recientes elecciones [eng] en Camboya como «libres, justas y transparentes»:

…un triunfo de la voluntad popular y una victoria del pueblo camboyano que busca construir un futuro mejor basado en la supremacía y la santidad de las urnas.

Según Nikitung91, es necesaria una coalición [en] para mejorar la situación del país:

Todavía creo que una coalición sería una buena solución… pero ningún partido está de acuerdo así que…

Al final, me da igual quien gobierna el país, lo único que quiero es que sea un país sano y fuerte que progrese. No habrá ninguna guerra en el país si se escucha a la población, no hace falta recurrir a un fraude electoral,  a manipular los medios de comunicación.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.