¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Vietnam: Blogero en huelga de hambre

Mientras escribo esta historia, es el día 38 de la huelga de hambre de Dieu Cay. La noticia de que el bloguero más famoso de Vietnam lleva rechazando comida desde el 20 de junio se ha filtrado desde la prisión dónde está confinado debido a un falso cargo de hacer propaganda contra el estado. El disidente de 61 años de edad protesta por el duro trato dado a los presos que se niegan a confesar sus “crímenes”.

Nunca he conocido a Dieu Cay. Cuando fue encarcelado por primera vez en el 2008, yo seguía siendo un reportero que había crecido durante los años de auge de Vietnam, y que raramente prestaba atención a la política. Dieu Cay es lo suficientemente viejo para recordar la guerra norteamericana y los duros días que siguieron.

La labor de Dieu Cay como bloguero me abrió una ventana. Hizo que los lectores exigieran acceso libre a la verdadera información, la cual no es la que provee y distorsiona la prensa controlada por el estado, que obedece a los intereses del régimen y es dirigida por el partido comunista.

No soy el único; una generación entera de blogeros ha aprendido del ejemplo de Dieu Cay como escritor que habló del poder de la verdad. Lo que se de él y relato debajo, lo he aprendido de sus amigos.

Su verdadero nombre es Nguyen Van Hai, pero durante años se le ha conocido por su peculiar seudónimo, Dieu Cay, o “campesino de pipa”. Creció en Haiphong, la ciudad puerto a 100 km al este de mi propia ciudad, Hanoi, y sirivió en la famosa división Gold Star del Ejército del Pueblo. Casi con seguridad, Dieu Cay estuvo en las fuerzas armadas mientras persistía la agitación de la “guerra norteamericana”. Debía tener unos 22 o 23 años durante la campaña para finalizar la guerra en Ho Chi Minh.

Al joven soldado le resultó agradable el sur, y cuando se desmovilizó, decidió quedarse. En esos días era inusual para la gente del norte comenzar negocios, pero Dieu Cay abrió un café en ciudad Ho Chi Minh. En la costa, comerciaba equipos fotográficos y alquilaba algunos apartamentos. No mucho después, era rico y conocido. Sus amigos le describen como tranquilo, afectuoso, encantador y carismático, tanto en casa como en academias y círculos artísticos o en una simple conversación con estudiantes o gente pobre.

Avancemos ahora hasta el año 2005, el amanecer de los blogs en Vietnam. Un nuevo servicio, Yahoo 360º, fue una sensación de la noche a la mañana. Impredecible, destruyó el monopolio de control del régimen sobre las comunicaciones públicas. Por primera vez, cualquiera con acceso a un ISP podía escribir artículos en un foro en el que se podían intercambiar ideas con una libertad sin precedentes. Los blogs florecieron. En el 2007, algunos de estos abordaban asuntos políticos, prestando especial atención a la creciente tensión entre Vietnam y China.

Dieu Cay emergió como el blogero político más popular. Publicó historias y fotos que hablaban de la vida de las personas. Con un portátil y una cámara, Dieu Cay viajó y fue hablando con los más desfavorecidos. Entrevistó a algunos granjeros que habían perdido sus tierras, mujeres jóvenes que cosían ropa para exportación en talleres clandestinos, trabajadores de la construcción que de alguna manera vivían con un presupuesto de menos de 20 centavos norteamericanos al día. Investigando un espectacular desastre en un lugar de trabajo, Dieu Cay descubrió evidencias de corrupción que podían haber llevado a la muerte a más de 50 trabajadores.

Escribió en su blog un duro y satírico relato de su intento de asegurar la expulsión de un miembro del partido comunista que se había apropiado de uno de sus propios pisos. La queja de Dieu Cay fue rechazada. Por sus pesares, se le puso una multa por “incitar al desorden social” y sus escritos sobre justicia social y corrupción en las cortes tomaron un giro más oscuro.

Al mismo tiempo que su blog se hizo popular, Dieu Cay atrajo la atención del estado. Los policías tenían una orden detallada de vigilarle. Impertérrito, Dieu Cay con unos pocos amigos creó la Red de Periodistas Libres (FJVN, por sus siglas en inglés) en septiembre del 2007. La organización, por supuesto, no estaba autorizada y por tanto era técnicamente ilegal.

Los blogeros de FJVN estuvieron presentes tres meses más tarde cuando estallaron las protestas contra las excesivas demandas de China en el mar meridional en domingos consecutivos en Hanoi y Ciudad Ho Chi Minh. Sus fotos y reportajes fueron enviados al extranjero por un residente de prensa extranjera de Vietnam. Dieu Cay destacó en las protestas, un imán para los jóvenes que se reunieron a su alrededor para escuchar lo que decía.

Cuando los participantes de la segunda protesta se dispersaron en la tarde del 16 de diciembre, el popular blogero fue interceptado por la policía. “Hey”, se dice que gritó un motorista, “¿Por qué estan arrestando a ese hombre?”, “Es un ladrón” contestó uno de los oficiales. “Es un traficante de drogas”, añadió otro. Dieu Cay fue interrogado durante muchas horas, no acerca de drogas o robos sino acerca de las protestas, después fue puesto en libertad.

El domingo siguiente, la tercera semana de protestas no autorizadas contra China, Dieu Cay fue detenido preventivamente. Esta vez estuvo retenido durante dos días y después pasaría a estar bajo estricta vigilancia policial. El estado desplegó su arsenal de represión informal. Los negocios de Dieu Cay fueron saboteados por “extraños”. Los clientes que se dirigían a su café fueron espantados desde los sitios de aparcamiento. Inquilinos potenciales para sus pisos fueron ahuyentados. Una auditoría se puso en marcha; los oficiales demandaron que producía contratos para alquileres hechos diez años antes. El bloguero fue dejado inconsciente en un accidente sospechoso. Era convocado regularmente a la comisaría para interrogatorios. En ocasiones era encarcelado desde las 8 de la mañana hasta tarde en la noche por sus actividades y las de sus amigos del FJVN.

Dieu Cay se negó a apaciguar a sus perseguidores. Continúo escribiendo online la crónica del giro kafkiano que su vida había dado. Después en marzo del 2008, habiéndole dicho a sus amigos pero no a la policía que necesitaba un descanso, el popular blogero se escapó de Ho Chi Minh. La desaparición de Dieu Cay desencadenó una cacería humana a nivel nacional hasta que, el 19 de abril, fue (de acuerdo a un informe policial) “arrestado con urgencia” en un locutorio en Da Lat, una ciudad en las montañas al noroeste de Ho Chi Minh.

Unos días más tarde, su casa fue registrada. La policía buscaba evidencias de “actividades contra el estado” pero no encontró ninguna. El alivio de sus familiares y amigos, sin embargo, fue breve. Dieu Cay fue acusado de fraude de impuestos; mientas que se le mantenía incomunicado, la policía había puesto en marcha una trampa meses antes, habían ordenado al departamento local de impuestos no aceptar pagos atrasados del blogero o de sus inquilinos.

A los abogados que se presentaron voluntarios para representar a Dieu Cay  no se les permitió ni reunirse con él ni saber la fecha establecida para su juicio. No se les permitió presentar evidencias que demostraban que había sido víctima de una trampa. En septiembre de 2008, el blogero político más popular de Vietnam fue envíado a prisión por el tribunal de la corte de la ciudad de Ho Chi Minh.

El estado, sin embargo, no había acabado con Dieu Cay. Un día antes de que tuviese que ser liberado, habiendo pagado dos años y medios de su sentencia por fraude de impuestos, otro miembro del FJVN, AnhBasG, fue puesto bajo custodia. La orden de liberación de Dieu Cay fue cancelada. Se le mantuvo encerrado por otro nuevo cargo: difundir propaganda contra el estado.

Dieu Cay, no fue hasta dos años después, el 24 de septiembre de 2012, juzgado junto a AnhBaSG y un tercer miembro del FJVN, Ta Phong Tan.

Al tiempo que el juicio se acercaba, la blogosfera de Vietnam ardía de indignación. Miles firmaron una “carta abierta” online al Jefe de estado demandando la “libertad para Dieu Cay”. Organizaciones internaciones de los derechos humanos enviaron sus propias peticiones. El partido comunista contraatacó, atacando a Dieu Cay ad hominem y a otros blogeros “anti-estado” en general. Docenas de blogeros convergieron en la ciudad de Ho Chi Minh, algunos haciendo el viaje de 36 horas desde Hanoi.

El juicio era en un principio público, como la ley vietnamita requiere, pero la habitación estaba llena de “trolls”. Partidarios de los acusados tuvieron que aguantar el acoso de la policía. Amigos, colegas y seguidores que intentaron asistir al juicio fueron interceptados y maltratados, sus camisetas con la frase “Dieu Cay libre — Libertad para los Patriotas” destrozadas. Aquellos que protestaban eran arrastrados a comisarías cercanas para ser interrogados. La policía bloqueó las señales de los teléfonos y acosó a los que se reunían cerca de la corte, requisando sus teléfonos y cámaras. Ni siquiera se les permitió entrar en la sala del juicio a la ex mujer de Dieu Cay o a su hijo.

Un veredicto de culpabilidad tardó solo tres horas en proclamarse. AnhBaSG había pedido disculpas por blogear y prometió cortar todos los lazos con los elementos contra el estado. Se le dio cuatro años de prisión. A Dieu Cay le cayeron otros doce años. Ta Phong Tan fue de la misma forma impenitente; obtuvo 10 años.

Tres meses después, una apelación a la corte confirmó las sentencias de los tres blogeros. Contrariamente a las esperanzas del régimen, sin embargo, el veredicto no ha intimidado a los disidentes online de Vietnam. La emoción dominante expresada en los comentarios online ha sido enfado, por ejemplo, porque el estado castigue más duramente la libertad de opinión que el asesinato.

Los castigos impuestos por el régimen de Hanoi y los arrestos de más blogeros prominentes esta primavera no han hecho detenerse a otros disidentes de escribir en sus blogs. Es más bien lo contrario; por cada bloguero que es derribado, muchos más se alzan para ocupar su lugar. El estado y los medios de comunicación del partido dicen que los blogeros políticos son la vanguardia subversiva de una conspiración internacional contra el régimen de Hanoi, una acusación que cada vez suena más vacía. Los miles de jóvenes vietnamitas desencantados que postean y comentan con regularidad en blogs disidentes y en páginas de FaceBook creen que la democratización es un proceso inevitable. Creen que todo lo que se necesita es que suficientes ciudadanos vean a través de las pretensiones vacías de un régimen post-revolucionario de partido único.

La lucha continuará.

Según miembros de la familia, el bloguero en prisión Dieu Cay terminó su huelga de hambre después de 35 días tras recibir garantías de que la oficina del procurador público de Vietnam examinará su queja de que derechos como las visitas familiares y el acceso a libros y a material de escritura estaban siendo denegados a los presos que se negaban a confesar sus “crímenes”.

La versión original de este artículo apareció en Asia Sentinel [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.