¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Reclamo gazatí por el fin del sufrimiento en el paso de Rafah

"In Gaza, all our dreams end at the Rafah Border." Designed by Mohammed Abdulrahman. Shared on Twitter by @AlaaAlShokri

“En Gaza, todos nuestros sueños terminan en la frontera de Rafah”. Diseñado por Mohammed Abdulrahman. Compartido en Twitter por @AlaaAlShokri

En el paso de Rafah, en la frontera entre Egipto y Gaza, Palestina, los sueños nacen y son aplastados. El paso fue cerrado por las autoridades egipcias luego de la destitución del expresidente Mohammed Morsi. En consecuencia, los estudiantes palestinos no pueden viajar hacia las universidades que se encuentran fuera de Gaza y permanecen varados en lo que es el cruce principal [en] para 1,7 millones de palestinos de la Franja de Gaza debido al bloqueo israelí.

El paso de Rafah se abrió, por un breve período, el miércoles 18 y el jueves 19 de septiembre de 2013. El miércoles, cruzaron 333 pasajeros y el jueves, otros 557 ingresaron a Egipto por esta vía. Según la página oficial [ar] de noticias del paso de Rafah, 1200 pasajeros esperaban conseguir un pasaje para esos dos días mientras que cientos de estudiantes aguardaban la autorización para cruzar.

El miércoles 18 de septiembre, un grupo de estudiantes palestinos [en] organizó un plantón [en],  durante el cual exigieron que se abra el paso para poder concurrir a las clases y rendir los exámenes que están perdiendo. Muchos de ellos siguen varados. 

Entre ellos se encuentra Shahd Abu Salamah, que bloguea su dura experiencia. Abu Salamah, que estudia en Turquía, tuitea:

Querido cruce de #RafahBorder [frontera de Rafah], me has dejado sin energía para hacer nada, sin alivio, siempre ansiosa, sin dormir. ¡Libérenme! Déjenme salir.

En su blog, explica:

Muchas veces traté de escribir sobre mi experiencia en el paso fronterizo de Rafah, que ha dejado varados a miles de gazatíes. Cada vez que lo intento me inunda una profunda angustia. Enseguida, me siento paralizada y termino rompiendo el borrador. Nunca me resultó tan difícil escribir sobre una experiencia personal. No hay palabras para expresar todo el sufrimiento y el dolor que el pueblo de Gaza soporta bajo este sitio israelí-egipcio, tan sofocante e inhumano.   

Mientras escribo debería estar en alguna parte del cielo, entre las nubes, volando hacia Estambul para comenzar mis estudios de grado pero perdí mi vuelo porque sigo atrapada en la bloqueada Franja de Gaza. Sentada en la oscuridad, durante un corte de electricidad, producto de la crisis de combustible, trato de volcar mis pensamientos mientras dura la batería de mi laptop.  

Para finalizar, dice:

Esta experiencia me hizo llegar a la conclusión de que la dignidad humana se ha convertido en una broma. El derecho internacional no es más que palabras vacías impresas en libros, totalmente carentes de poder. Se nos niegan nuestros derechos a  la libre circulación, a la educación, a una buena atención médica, a  la libertad y a vivir en paz y seguros. Sin embargo, nadie en el poder se molesta en hacer algo. 

[…]

La tragedia de nuestro pueblo, a causa del bloqueo en curso, continúa y la crisis se profundiza. Vivir en Gaza bajo estas circunstancias es como estar sentenciado a una muerte lenta. Actúen y libérennos. Es hora de que las injusticias que enfrentamos diariamente se terminen.

Malaka Mohammed es licenciada en Literatura Inglesa por la Universidad Islámica de Gaza. Actualmente, está cursando una Maestría en Política y Derecho Internacional en la Universidad de Sheffield, en Gran Bretaña. Comparte su historia [en] en Electronic Intifada:

Después de diez horas de expectativa y de protestas, el lugar que albergaba a más de 1800 pasajeros se paralizó con el anuncio decepcionante a cargo de uno de los oficiales: “Se tienen que retirar. Terminamos nuestro trabajo por el día de hoy. Vuelvan mañana y quizás, puedan viajar”.  

Obaida Aainaldain, otro estudiante de Gaza, que quiere estudiar en Turquía pero no puede viajar, bloguea su historia [ar]:

ظللنا ننتظر الساعة تلو الاخرى، بلا فائدة، حتى إنتهى دوام الموظفين دون فائدة تذكر للطلاب سوى تسجيل أسمائهم بطريقة فوضوية مزعجة.
في سياق اخر وجدنا كثيرًا من الحالات الإنسانية العالقة، شخص كبير يبكي بكاءًا حارًا لأن مديره في العمل هدده بالطرد إن لم يصل خلال اسبوع، والآخر طالب طب يندب حظه لأنه تأخر عن إمتحانه المؤجل وعليه أن يعيد السنة كاملة

Esperamos, infructuosamente, una y otra vez, hasta que los empleados completaron su turno, sin ningún avance para los estudiantes. Sólo nos pidieron, de forma caótica, que nos registráramos.

En otro orden de cosas, encontramos muchos casos humanitarios: un anciano que lloraba porque su jefe había amenazado con echarlo si no llegaba a su trabajo en una semana y un estudiante de medicina que se lamentaba por su mala suerte ya que no había podido rendir su postergado examen y debería recursar todo el año.

Los activistas crearon una petición en Avaaz [en] para reclamar la apertura de la frontera. En sus primeros tres días el reclamo cuenta con 6000 firmas.

Luego de la destitución de Morsi, el paso se cerró en más de tres oportunidades. A diferencia del paso de Rafah, entre Egipto y Gaza, que permanece parcialmente abierto durante unas horas, el cruce de Taba, entre Egipto e Israel, se encuentra siempre abierto. En consecuencia, Gaza permanece sitiada por ambos, Israel y Egipto y los gazatíes continúan varados, sin poder entrar o salir. ¡Los estudiantes aún están atrapados!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.