¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Adultos mayores contra la construcción de líneas de alta tensión en pueblo surcoreano

En el pequeño pueblo rural de Miryang en Corea del Sur, los ciudadanos de la tercera edad hacen todo lo que pueden para detener el avance de la construcción de torres de alta tensión a través de sus tierras.

La empresa estatal de energía, Korea Electric Power Corp (KEPCO), planea construir a través de Miryang decenas de líneas de transmisión de 765 kilovoltios [ko] que afectarían 30 aldeas y 1.800 hogares. Existe una gran oposición. Gran parte de la población, en su mayoría agricultores de entre 60 y 70 años de edad, ha resistido cerca de ocho años alegando riesgos para la salud y expresando su fuerte apego a la tierra que han habitado por décadas.

La lucha alcanzó transcendencia nacional en enero de 2012 cuando un hombre de 74 años de edad se prendió fuego a modo de protesta. Una serie de manifestaciones de tinte dramático han cambiado la opinión popular hacía los residentes por lo cual, en marzo de 2013 y KEPCO detuvo temporalmente el proyecto.

Después de una interrupción de 126 días, la construcción se reanudó [ko] el 2 de octubre de 2013. Como resultado ha habido estallidos de protestas en el área de construcción y frente al edificio de KEPCO en Seúl. Cinco personas fueron detenidas después de verse involucradas en enfrentamientos [ko] menores con la policía. 

miryangphoto_compilation

Personas mostrando su apoyo a la protesta de Miryang. Imagen de ‘Stand with Miryang, Stop the 765kv Towers’. Utilizada con permiso.

Parecía que KEPCO iba echarse atrás. En cambio, la empresa demandó o solicitó ordenes judiciales contra 15 de los habitantes de la zona por entorpecer la obra, entre ellos agricultores y desempleados. A pesar de que la KEPCO afirma que habían llegado a un acuerdo con 15 aldeas, la oposición manifestó que no hubo acuerdo alguno y remarcó que los habitantes no están interesados en ningún tipo de compensación monetaria. Un medio informativo local también ha reportado que KEPCO posee un documento interno de investigación [ko] que reconoce que las líneas de transmisión de alta tensión pueden ser un serio peligro para la salud de los habitantes del área afectada.

Grupos ambientalistas y cívicos se han unido a la difícil batalla de los ciudadanos de la tercera edad. En la página de Facebook Apoya a Miryang, alto a las torres de 765kv [en] se pueden ver fotos recientes de las protestas (ver abajo) y de ciudadanos mostrando carteles en apoyo de la lucha de Miryang (ver arriba).      

Image of people protesting in front of the KEPCO building. Image by ‘Stand with Miryang, Stop the 765kv Towers'. Used with permission.

Personas protestando frente al edificio de la KEPCO. Imagen de ‘Stand with Miryang, Stop the 765kv Towers’. Utilizada con permiso.

Los internautas expresaron su conmoción a la decisión del gobierno de usar la fuerza policial contra los agricultores de avanzada edad. Se desplegaron cerca de 2.000 policías antidisturbios [ko] (inicialmente se pensaba enviar 3.000 [ko]):

Hay preocupación por lo que podría llegar pasar en el peor de los casos en el lugar de la construcción en Miryang. Los habitantes son en su mayoría ancianos mayores e indefensos. ¡Se quiere continuar con la obra echando a esa gente con miles de policías! Algo así es inimaginable incluso en tiempos de guerra. 

@MyoungrrangAndy: […]밀양에 경찰병력이 계속 늘어가고 있답니다. 주민의사 무시하는 공사 강행은 명백한 폭력입니다.

@MyoungrrangAndy[…] Escuché que el tamaño de la fuerza policial en Miryang sigue creciendo. Seguir adelante con la construcción, incluso contra los deseos de los habitantes, es un claro acto de violencia. 

Como el enfrentamiento violento parece ser inevitable, muchos recuerdan el desastre de Yongsan [en] hace cuatro años, donde seis personas murieron como consecuencia de un incendio fortuito ocurrido cuando la policía intentaba dispersar una sentada de protesta de residentes desalojados de un edificio en Seúl: 

Mientras se acerca la fecha de reanudación de la construcción de las líneas de transmisión en Miryang, para el 2 de octubre se ha decidido enviar a la zona 3.000 policías antidisturbios (34 brigadas)… 3.000 agentes antidisturbios contra un puñado de ciudadanos mayores? Ya se han olvidados del desastre de Yongsan? 

La crisis de las líneas de transmisión de Miryang demuestra que el gobierno no tiene ningún derecho de arruinar la vida de nadie por el bien del interés público. Si realmente es por el bien público, deben persuadir a los habitantes (afectados) y proponer opciones alternativas. Esa estúpida idea de seguir adelante proclamando que beneficia al bien común, sin hacer ningún tipo de preparaciones de antemano, es lo que ocasionó el desastre de Yongsan.  

Realmente espero que se pueda llegar a una solución pacífica a la crisis de las líneas de transmisión de Miryang. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.