¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El Premio Nobel de la Paz no da paz

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) recibió el prestigioso Premio Nobel de la Paz de 2013. El comité declaró lo siguiente:

[El OPAQ y sus convenciones pertinentes] han convertido el uso de armas químicas en un tabú en el marco del derecho internacional. Los últimos acontecimientos en Siria, donde las armas químicas se han vuelto a emplear, han puesto de manifiesto la necesidad de realizar más esfuerzos para acabar con este tipo de armas.

Las redes sociales fueron testigo de la estupefacción que se produjo cuando el Comité no pudo contactar con los premiados:

@OPCW [siglas en inglés de la OPAQ] Por favor, contáctennos en @Nobelprize_org. Estamos intentando ponernos en contacto con su oficina.

The Next Web destacó esta situación tan extraña que se produjo el 11 de octubre y felicitó al OPAQ:

¡Así se hace! Los encargados del Premio Nobel tuvieron que usar Twitter, que empezó siendo un sitio donde contarle al mundo lo que comiste ayer entre otras frivolidades, para intentar contactar con la OPAQ.
¿Lo pueden creer?

The Washington Post, por su parte, comentó [en] los casos de este año donde los ganadores del Premio Nobel no se enteraron de su logro a tiempo.

De forma similar al laureado del año pasado, la decisión del Comité Noruego del Premio Nobel atrajo una gran expectación y suscitó muchos comentarios engañosos debido a que en la lista de nominados aparecían figuras muy conocidas como la joven pakistaní Malala Yousafzai de 16 años.

Ciertamente, galardonar a la OPAQ fue una sorpresa incluso para algunos observadores. En los últimos días, Malala Yousafzai, alumna que arriesgó su vida por apoyar que las niñas vayan a la escuela, era considerada como la máxima aspirante [en] al Premio Nobel de este año. Es más, los partidarios de Malala mostraron su descontento [en] cuando el Comité anunció al ganador y, asimismo, la decepción [en] inundó las redes sociales.

De forma irónica, el 11 de octubre también fue el Día Internacional de la Niña [en], designado por las Naciones Unidas para promover la educación de las niñas. Antes de las declaraciones del Comité, Curt Rice [en], comentarista que promueve la igualdad de género especialmente en los campos de la tecnología y la ciencia (entre otros), mostró sus esperanzas: 

Espero que el Comité del Premio Nobel de la Paz pruebe que su problema con las mujeres es mentira: http://t.co/HLbGZJ9Zw4 [en]

De hecho, de las 44 mujeres que han sido galardonadas con un Premio Nobel desde 1901 [en], solo 15 recibieron el de la Paz y, además, normalmente al menos dos mujeres han tenido que compartir un mismo Premio Nobel. Dicho esto, es más que obvio que los hombres laureados exceden con creces al número de mujeres. Por otra parte, a pesar de que el Comité afirma que el género no importa, Rice ha pedido [en] que se tenga el género más en cuenta para así promover un mayor respeto:

No podemos tener un número desproporcionado de hombres que han ganado el Nobel y después dividir un mismo premio entre varias mujeres un mismo año. El comité no debería equilibrar las diferencias de género entre los premiados devaluando un mismo Premio al dárselo a varias activistas.

Naturalmente, que Malala Yousafzai no haya conseguido el Nobel de la Paz no ha hecho que todo el mundo se enfade:

Los talibanes están ‘encantados’ de que Malala Yousafzai no haya sido premiada con el Nobel de la Paz.

Otro problema es la identidad del ganador. Ya es el segundo año consecutivo que el prestigioso premio va a una organización en lugar de a una persona. El Premio Nobel de la Paz de 2012 se le concedió a la Unión Europea, lo que llevó a muchas personas a pensar sobre los criterios que rigen las decisiones del Comité:

Parece que los Premios Nobel se otorgan atendiendo a intereses en la actulidad: UE, Obama, ahora el OPAQ. Genial.

Sería mejor que un premio como el Premio Nobel de la Paz se le otorgase a personas que trabajan por cambios reales y no solo a organizaciones y jefes de Estado.

No me importa en absoluto quién vaya a conseguir el Premio Nobel de la Paz este año. No hay forma de que puedan arreglar lo que han hecho este año, después de laurear a Obama y la Unión Europea de la austeridad.

El Nobel de la Paz no es digno de Malala. Parece que su única intención es servir como un gesto político vacío de contenido.

Para ser justos, el Premio Nobel de la Paz ha sido una broma desde que galardonaron a Kissinger.

Zeynep Tufekci, profesora adjunta de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, se posiciona con firmeza a favor [en] de la OPAQ:

Lo que el Comité del Premio Nobel ha premiado de una vez por todas, y el mundo no es capaz de ver, es trabajo aburrido que realizan las instituciones por la paz a diario y poco a poco para mejorar la vida de las personas. Un trabajo que es esencial, ya que ayuda a evitar que mueran personas y a que se derrumben países (como está sucediendo en la actualidad).

[…]

La celebridad ha pasado página, las cámaras también, y ahora quedan los poco valorados burócratas, los técnicos, los planificadores y las instituciones que mejoran las vidas de millones de personas cada día y, aún así, se les quita crédito a su trabajo, se les recorta la financiación y encima se les ridiculiza. ¡Eh, son solo burócratas y tecnócratas! Sí, cada uno, solo son eso. Sin embargo, las instituciones son lo que el mundo más necesita.

Algunos piensan que el Comité ya había perdido el momento adecuado para galardonar a la OPAQ con el Nobel de la Paz:

La OPAQ debió haber ganado el Premio Nobel de la Paz en 2003, cuando desafió a Bush al ofrecer una alternativa a la guerra de Irak.

También han aparecido comentarios bastante sarcásticos sobre la decisión del Comité donde se exponía, por ejemplo, que la OPAQ ganó el premio gracias a las tres diéresis que tiene el nombre del director [en] de la organización [Üzümcü] o donde se aclaraba [en] que “tanto el comité que tiene que seleccionar la película candidata a los Oscars de la India como el Comité del Premio Nobel de la Paz pensaban lo mismo”. 

Sin embargo, aparte de las bromas y del debate sobre si “instituciones o individuos”, hay que tomar algo en consideración: ¿se ha galardonado a la OPAQ por el trabajo realizado desde 1997 o el Premio Nobel de la Paz ha sido un intento de suavizar las negociaciones políticas [en]? Algunos piensan [en] que la OPAQ no ha realizado su trabajo con la suficiente seriedad y, más importante, un gran número de comentadores, tanto en los medios sociales como en los convencionales, han relacionado el prestigioso premio de la OPAQ con las recientes masacres de Siria donde se ha probado que fueron causadas por armas químicas (la destrucción de dicho arsenal está siendo supervisada por la OPAQ). El Comité del Premio Nobel ha negado de forma poco convincente tales acusaciones:

No tiene sentido @Nobelprize_org: La OPAQ no ha recibido el Premio Nobel de la Paz por Siria, sino por la larga trayectoria de su trabajo.

Al igual que Jenan Moussa, conocido periodista que ha cubierto muchas noticias en Siria, otros también dudan de la falta de relación entre el Premio Nobel y el proceso de desarme químico que ha dirigido la OPAQ:

La decisión fue puramente política por todo lo que está ocurriendo en Siria… Ni siquiera se conoce el significado de esa organización.

Manifestantes sirios de Kafranbel, conocidos por sus dibujos satíricos y por posar en fotografías con sus caras cubiertas, han publicado su opinión en la que denuncian la decisión del Comité del Premio Nobel:

¡¡La OPAQ recibió el premio Nobel!!

Como respuesta a las reacciones negativas, el director de la OPAQ ha anunciado [en] que Siria será el país número 190 que se una a la organización. Sin embargo, está declaración ha pasado casi desapercibida. Aun así, la OPAQ no respondió a los comentarios que destacaban el papel del presidente de Rusia Vladimir Putin a la hora de dejar que actuase la OPAQ en Siria. Asimismo, otras personas creen [en] que el haberle otorgado el Nobel de la Paz a la OPAQ “premia las viciadas negociaciones entre Obama y Putin que ‘evitaron la guerra’ en Siria”. Los usuarios de Internet han destacado enormemente la involucración de Putin en los constantes esfuerzos para el desarme químico en Siria:

Si alguien se merecía un premio Nobel de la paz por erradicar las armas químicas en Siria, era el presidente ruso Vladimir putin, no un extranjero.

Vladimir Putin debería haber ganado el Nobel de la Paz y NO la OPAQ, ¡sin el consentimiento de Putin no hubiesen podido hacer nada en Siria!

Tales reacciones han desarrollado una iniciativa que fue anunciada [en] por figuras públicas rusas y que nominaban al presidente Putin para el Premio Nobel de la Paz de 2014. Señoras y señores, hagan sus apuestas para ver quién ganará el (cada vez menos prestigioso y más controvertido) premio el año que viene:

Será el momento para Putin “@omarsyria: Assad para el Premio Nobel de la Paz 2014”

No se sorprendan si el año que viene le dan el Nobel de la Paz a Netanyahu o a Lavrov.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.