¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La tragedia de la emigración clandestina a la Unión Europea

El Primer Ministro de Italia, Enrico Letta, visita el lugar donde fueron ubicados los féretros de los ahogados. Foto del Palazzo Chigi usada bajo la Licencia CC BY-NC-SA 2.0.

El Primer Ministro de Italia, Enrico Letta, visita el lugar donde fueron ubicados los féretros de los ahogados. Foto del Palazzo Chigi usada bajo la Licencia CC BY-NC-SA 2.0.

Una barcaza con unos 500 inmigrantes a bordo, muchos de ellos mujeres y niños, se incendió y naufragó frente a las costas de Lampedusa, dejando un balance de al menos 363 muertos el pasado 3 de octubre.

Lampedusa es una pequeña isla italiana situada entre Sicilia y el norte de África, a algo más de 100 km de Túnez. Por su proximidad a las costas africanas, esta isla es uno de los puntos de entrada de refugiados e inmigrantes sin papeles a la Unión Europea. Ciudadanos de Sudán, Somalia, Eritrea o Siria, caen en las manos de mafias dedicadas al tráfico humano, que utilizan viejos pesqueros para llevarlos hasta las costas europeas.

Estas peligrosas travesías, en barcos viejos y sobrecargados, se multiplican a finales del verano, en previsión del «parón» invernal, durante el cual se suspenden estos viajes por las malas condiciones de la mar.

Muchos de los supervivientes de este naufragio salvaron sus vidas gracias a la ayuda de los pesqueros que había en la zona, aunque varios testigos afirmaron que al menos tres barcos pasaron cerca del lugar de la tragedia sin detenerse a auxiliar a los náufragos.

Este comportamiento obedece al temor que inspira en los pescadores la severa ley Bossi-Fini contra la inmigración ilegal, impulsada por la extrema derecha y aprobada en 2002, durante el mandato de Berlusconi, que criminaliza a los inmigrantes en situación irregular y a quienes les ayuden de cualquier forma.

Según el blog Kaos en la Red,

El otro horror de la ley Bossi-Fini reside en la condena por complicidad con el delito de clandestinidad a las personas que ayuden a un supuesto clandestino a poner el pie en “la tierra de Italia”. Así, los pescadores de Lampedusa que ayuden a una persona que esté ahogándose pueden ver su barco, su instrumento de trabajo, confiscado y ser condenados. Lo cual va completamente en contra de la Convención de las Naciones Unidas sobre los refugiados y del derecho internacional de navegación. Así, Giorgio Bisagna, experto en derecho a la inmigración, abogado en Palermo, afirma: “En el caso del naufragio de Lampedusa, el delito podría haber sido cometido por quienes no han intervenido para auxiliar a refugiados que se encuentran en la mar”.

Mapa de las rutas de inmigración africana a Europa. Imagen de Wikimedia Commons subida por el usuario historicair. Con licencia CC BY-SA 3.0

Mapa de las rutas de inmigración africana a Europa. Imagen de Wikimedia Commons subida por el usuario historicair. Con licencia CC BY-SA 3.0

El caso de España

España es otra de las puertas de entrada de inmigrantes africanos en Europa. El estrecho de Gibraltar, de solo 14 km de longitud, es uno de los lugares preferidos por las mafias para trasladar inmigrantes sin papeles en pateras, pequeños botes o zodiacs demasiado frágiles para cruzar estas peligrosas aguas. Los naufragios son numerosos y a menudo los pesqueros de la zona y y las autoridades marítimas deben rescatar náufragos en la zona.

Pero esto podría cambiar, como informa la web cuartopoder.es:

Según la reforma del Código Penal que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, tiene en cartera quienes faciliten la entrada, acojan, ayuden o alojen a inmigrantes indocumentados incurrirán en delito punible y podrán ser castigados con dos años de cárcel. Algunos colectivos de ayuda a los inmigrantes se movilizaron en abril pasado y han recogido más de 100.000 firmas con la campaña “salvemos la hospitalidad”.

Falta de voluntad de las autoridades europeas

Además del estrecho de Gibraltar, otras importantes vías de entrada de emigrantes sin papeles a España son las islas Canarias y los enclaves españoles en África de Ceuta y Melilla.

La política de la Unión Europea (UE) deja en manos de los estados miembros el rescate de los inmigrantes indocumentados que naufragan en sus aguas territoriales, y no contempla ayudas especiales para los más afectados por este problema. Los países mediterráneos, que sufren la crisis en mayor medida que los del norte, llevan años pidiendo ayuda a Europa sin obtener ninguna respuesta.

El ascenso de los partidos ultraderechistas, de marcada ideología xenófoba, que propugnan el blindaje de la UE ante la inmigración ilegal, está causando que los gobierno europeos endurezcan sus posturas para intentar contrarrestar el discurso populista de la extrema derecha.

El 8 de octubre se reunieron en Luxemburgo los 28 ministros europeos de Interior con la intención de abordar el problema del rescate de inmigrantes indocumentados en las costas mediterráneas de la UE. Una vez más, la reunión resultó un fiasco, como relata El País:

Toda la reprobación y la vergüenza que han expresado los políticos europeos tras la tragedia de Lampedusa han quedado, de momento, en una mera declaración de intenciones. La Unión Europea se mostró ayer incapaz de concretar un proyecto para rescatar a inmigrantes que naufraguen en las costas del Mediterráneo. La Comisión Europea trasladó su propuesta a los Estados miembros, pero ninguno fue capaz de ofrecer ni calendarios concretos ni dotación económica para intentar paliar el drama de quienes se lanzan al mar para llegar a Europa. 

Nacho Torreblanca lo resumía así en Twitter:

Tumbas de inmigrantes no identificados en el cementerio de Tarifa (España). Captura de pantalla de un vídeo de canalsuresposible en YouTube

Tumbas de inmigrantes no identificados en el cementerio de Tarifa (España). Captura de pantalla de un vídeo de canalsuresposible en YouTube

Manuel Zaguirre dice en la web Rebanadas de realidad:

El Papa Francisco, cuyas declaraciones, decisiones, tomas de postura y testimonio de vida me merecen cada vez más interés, visitó en el mes de Julio la isla de Lampedusa. Pudimos conocer entonces que tiene apenas 5000 habitantes y que han sido casi el doble los inmigrantes que han muerto a orilla de su “mare nostrum” en los últimos 15 ó 20 años. Conocimos, también, de la solidaridad de sus habitantes y de la combatividad de sus autoridades locales, con la Alcaldesa al frente, denunciando la falta de apoyos e interés ante el desborde y la tragedia de los inmigrantes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.