¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Compartir Testimonios: un proyecto abierto para las víctimas de violación

Je Connais un Violeur (“Yo conozco a un Violador”) es un proyecto creado por Pauline Arrighi [fr]. Al ser un blog donde se puede participar, el proyecto busca trabajar contra la idea de que la violación es un tema tabú y, además, permite a las víctimas compartir sus testimonios de forma anónima. Reconoce que muchas mujeres violadas conocían a sus agresores, y funciona como una plataforma de contención y expresión. Rising Voices entrevistó a Pauline sobre su decisión de empezar con el proyecto, su éxito y su influencia.

Pauline Arrighi, creator of the "I know a Rapist" Project

Pauline Arrighi, creadora del proyecto “Yo conozco a un Violador”

RV: ¿Cuándo y porqué comenzaste con el proyecto?

Muchas de las víctimas de violación encuentran que sus allegados no les creen. Por lo tanto, son muchas las que no tienen las fuerzas suficientes como para denunciar al agresor y terminan sufriendo también porque nadie les cree. Lo que es aún peor, es que muchas veces se les acusa de mentir, incluso antes de comenzar con cualquier tipo de investigación para probar los hechos.

Otras víctimas se encuentran en estado de “shock” y todavía no se dan cuenta de que fueron violadas. Excusan a sus agresores y terminan viviendo mintiéndose sobre lo que les pasó.

Una de las razones por este escepticismo e incluso hostilidad en relación con las víctimas de una violación surge de suposiciones falsas sobre la violación. Son muchos los mitos que giran entorno a la violación, entre éstos, uno que busco derribar: los violadores no son todos psicópatas marginales que atacan a sus víctimas en un callejón oscuro en el medio de la noche.

No existe un perfil del violador “tipo”, muchos de ellos viven en sociedad y, aún más importante, en el 80% de los casos de violación la víctima conoce a su agresor.

Leer los testimonios de las víctimas es excelente.

Street art taken in Paris - with permission of the author

Fotografía de un grafiti en la calles de París (publicada con la autorización del autor)

Si tratamos de describir al típico violador, ¿cómo sería? ¿Loco?, ¿sexualmente frustrado?, ¿pobre?, ¿drogadicto? ¿O podría ser como cualquier otro hombre? No hay mejor manera para encontrar la respuesta que la de preguntarles a las víctimas.

Si se ha presentado una demanda o no, si el violador fue declarado culpable o no, dejemos que las víctimas nos dibujen un perfil de esta persona, siempre ambas partes protegidas con el anonimato (soy muy cuidadosa y no permito que los perfiles tengan información suficiente como para identificar a las personas)

Comencé con este proyecto la tarde del 30 de agosto del 2013, y comencé por escribir testimonios recolectados por personas cercanas a mí. Publiqué el enlace en varias redes sociales y 48 horas después tenía 150 testimonios más…

¿Cuántos testimonios has recibido hasta el momento?  

“Yo conozco a un Violador” se ha expandido rápidamente mediante Twitter y Facebook. Recibí 500 historias la primer semana, y ya tenía 1200 suscriptores. Luego de un mes, el proyecto tiene ahora alrededor de 1.000 testimonios y la página 900.000 visitas.

¿Cómo perciben el proyecto los lectores? ¿Tuviste alguna retribución de alguien que escribió un testimonio? 

Recibo un número mínimo de comentarios de lectores escépticos, 3 ó 4 de 1000 historias. Por otro lado, también recibo muchas palabras de agradecimiento; muchas personas reconocen su propia experiencia luego de leer los testimonios y luego pueden ponerle un nombre a esa experiencia, contar su historia y darle un sentido a esos sentimientos extraños. Otras se dan cuenta de que no están solas, y algunas se sienten reivindicadas ahora que su historia esta ahí para que otros la conozcan.

Incluso aquellas que no son víctimas sienten que el sitio les ha ayudado a ver una realidad que no conocían. Por todas estas razones, el proyecto ha cumplido con mucho más de lo que me propuse y estoy muy contenta con esto.

¿Te parece que el hecho de ver sus historias publicadas les sirve como catarsis a las víctimas? ¿Puede ser que dar tu testimonio sea parte de un proceso para sanarse?

Sin ninguna duda. Recibí muchos correos que decían exactamente lo que me preguntaron, pero yo no estoy en posición alguna para disertar sobre el tema, ya que no soy una profesional, una psicóloga, etc.

Sin embargo, puedo utilizar las palabras de la talentosa Muriel Salmona, una psiquiatra especializada en traumas y autora de Livre Noir des Violences Sexuelles (el Libro negro sobre la violencia sexual) [la siguiente cita [fr] pertenece al periódico francés Libération]:

 Les victimes se disent toujours «je n’aurais pas dû faire ou dire ça.’ Elles se remettent en cause. En parler, échanger leur expérience et analyser la démarche de leur agresseur permet de remettre leur monde à l’endroit, de réaliser, enfin, que ce sont elles les victimes. C’est le premier pas vers la réparation.

La víctimas siempre dicen “No debería haber hecho o dicho tal cosa”. Sin embargo, vuelve a pensar esto. Al hablar, intercambiar experiencias y analizar como se acercó el agresor a ellas, les permite finalmente, darse cuenta que son las víctimas. Este es el primer paso hacia la sanación.

¿Cómo seleccionas los testimonios que vas a publicar? ¿Cuántas historias no publicas y porqué? 

Como regla general, solo publico historias que describen el perfil del agresor y si es una historia de violación (ignoro todo lo que sea solo tocar y otros intentos), tal como indico en la sección “sobre la página”. Para toda regla general siempre hay excepciones, algunos testimonios no caen en los parámetros de mi regla general pero los publico de todas formas ya que tienen un fuerte contenido emocional, o porque aportan una parte importante a la reflexión sobre la violación y la forma en que la sociedad la percibe.

Como la administradora de éste sitio, ¿cómo manejas tu propio enojo y tristeza luego de leer estas historias?

No muy bien… (sonríe).

Honestamente, leer estas historias no es fácil y yo estoy en una posición en dónde tengo “las manos atadas” ya que mucho no puedo hacer por medio del sitio. No puedo reemplazar el trabajo de alguien que te escucha por teléfono o de un terapeuta on-line.

Afortunadamente recibo ayuda algunas veces y soy parte de una red de mujeres que esta familiarizada con éste tipo de problemas. Tengo la suerte de que las personas respetan mi medio de expresión y no recibo chistes sobre violaciones u otras cosas que surgen en la web.

¿Existen medidas que nosotros como sociedad podemos tomar a fin de proteger a las víctimas?

La violación es solo una manifestación de la percepción y el estatus de la mujer en sociedad. Una vez que dejemos de difundir la imagen de la mujer como figura sexual y sumisa en las publicidades, ficciones, y en otros medios, una vez que dejemos de presentarlas como objetos y dejemos de colocar al hombre como el ser dominante, con necesidades sexuales irreprimibles (lo cual es absolutamente falso), el número de violaciones disminuirá de forma drástica.

Existen medidas específicas que podemos tomar:

1) ser implacables contra aquellos que comparten la motivación de violar* [fr] y odian al sexo opuesto.
2) desarrollar una estrategia de educación emocional y sexual en escuelas y universidades. No podemos dejar que la industria pornográfica sea la única fuente de educación sexual para los jóvenes.

Desde tu punto de vista, ¿cómo analizarías la evolución del tabú que existe respecto a la violación y el impacto de un sitio como el tuyo?, ¿existe una tendencia entre estas historias que podría no llegar a percibirse por el lector casual?

La tendencia que surge más seguido es el sentimiento de culpa y vergüenza que sienten las víctimas. A fin de que quede claro, una víctima de violación nunca es responsable de lo que pasó. Entonces, si la víctima se siente, en un irracional cambio de roles, responsable por lo que sucedió, esto sucede también por el discurso que escuchó durante toda su vida sobre la violación. Si durante tu juventud escuchaste que las víctimas de una violación más o menos se lo veían venir… ¿cómo puedes evitar odiarte porque ahora te pasó a ti?

Este sentimiento de culpa y negación también surge de la misma violación. En mucho testimonios encontramos que no solo se niega la integridad física de la persona, sino que también el agresor niega el deseo de la víctima, y cree que la víctima consiente a la violación. “Se que te gusta”, “se que quieres”… la violación es no solo del cuerpo, sino también de la mente.

¿Qué te gustaría que cambie en las regulaciones públicas con respecto a la forma de abordar este problema?  

…Luchar contra la idea de estereotipar al género en las escuelas, con la educación sexual que educa en el respeto por la integridad del otro y el deseo; luchar contra la imagen degradante de la mujer en publicidades, películas pornográficas, el Internet y en la sociedad en general.

La violación solo es una manifestación de la imagen del hombre y la mujer en sociedad, no es natural, es un hecho que surge de nuestra cultura y contra el cual podemos luchar. Existen sociedades en las que la violación no ocurre, ¿porqué no la nuestra?

 

*El enlace a este artículo en Le Plus relata la historia de un grupo de feministas – del cual Pauline Arrighi es miembro – que enviaron un reporte a la prensa sobre una página de Internet que incitaba a los hombres a cometer violaciones a sus parejas y grupo de amigos.

1 Comentario

  • noemi arthemisa flores

    me gustaria ser parte de la pagina

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.