¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Documental abre debate sexual en Egipto

El corto documental Libido provoca un debate sobre la sexualidad en Egipto. Dirigido y escrito por Youssef Alimam, Libido hace uso de diversos estilos para abordar las dudas sexuales de la juventud. El filme presenta entrevistas a jóvenes, con sus respectivas visiones sobre el sexo, y la historia de Mazen, un joven egipcio y las dificultades que enfrenta mientras intenta lidiar con sus deseos sexuales.

El debate sobre la sexualidad continúa siendo un desafío en Egipto. Según un estudio reciente [en] llevado a cabo en las escuelas egipcias, los programas de educación sexual brindan poca información y, es más, generalmente, se suprimen. Una encuesta de 2010 [en] señala que solo una cuarta parte de los jóvenes conversó con sus padres sobre los cambios en la pubertad. Por su parte, un reciente informe sobre derechos humanos [en] hizo eco de esta preocupación y condenó la violación, por parte del gobierno, de los derechos de los jóvenes a acceder a información y servicios de salud sexual que les permitirían llevar una vida saludable.   

http://www.youtube.com/watch?v=lb_KHj2cjBo [ar]

Libido generó diversas reacciones: algunos elogiaron el coraje del filme al abordar un tema difícil y otros expresaron su cautela ante el supuesto mensaje a favor del sexo premarital. Algunos comentarios condenaron el sexo premarital por considerarlo pecaminoso e inmoral mientras que otros sostuvieron que es parte de un proceso de exploración necesario para la pareja y que nadie tiene derecho a juzgar a los demás por cómo actúan en su vida personal. 

Global Voices Online habló con el director. Esta es la entrevista.

Global Voices: Cuéntanos un poco más sobre la historia detrás de Libido.

Youssef Alimam: Libido fue mi proyecto de graduación del Instituto de Cine de El Cairo. Pensé en abordar el tema porque yo mismo pensaba mucho en eso de chico. No recibí una educación sexual apropiada en mi escuela y tenía tanta curiosidad como cualquier otro chico. Entonces, pensé que sería interesante hacerme las preguntas a mí mismo a los 20 años. Comencé a investigar hasta que, finalmente, se me ocurrió el concepto general de la película y cómo hacerla. 

GV: ¿Cuáles fueron los mayores desafíos a la hora de filmar la película?

YA: Desde el comienzo, lo consideraron algo absolutamente loco y me dijeron “No puedes hacerlo”. No estaba tan seguro de que fuera así porque debía abrirse el debate y los niños de todo Egipto podrían aprender de diferentes fuentes, a pesar de que no se las considerara éticas. Los jóvenes son conscientes de todo pero acceden a la información por el boca a boca y comienzan a fabricar mitos. Creen que saber ya es un pecado en sí mismo. Se da especialmente en las niñas, que no pueden hablar con sus padres, no encuentran orientación en las escuelas y aprenden a ignorar el tema por completo, quedan libradas a las sorpresas de la pubertad y las abordan con mucho temor.  

En lo que se refiere al bajo presupuesto con que contaba para la película, recibí mucha ayuda de mis amigos, que creyeron en mí, en el tema y en cómo lo presentaba. En la universidad, después de haber visto la película, creyeron en mi causa. Recibí un buen reconocimiento como también mucho apoyo por parte de mis profesores. 

GV: En menos de un mes, Libido recibió miles de visitas en YouTube. ¿Cuáles han sido las reacciones?

YA:  No esperaba que tuviera tanta difusión pero en cuanto lo compartí comencé a notar que las visitas se multiplicaban por miles en cuestión de días. Fue sorprendente: gente que yo no conocía comenzó a compartirlo. Muchas personas me expresaron su apoyo y me comentaron que estaban esperando que algo así sucediera.

GV: A diferencia de muchos directores, compartiste Libido inmediatamente en YouTube, Facebook Twitter. ¿Cómo percibes el rol de los medios sociales en la apertura de este tipo de debates? 

YA: Libido ganó varios premios y se publicó en internet después. Recibió el reconocimiento de festivales y de la juventud en general. Los comentarios, a partir de entonces, fueron espectaculares. Me alegró que la gente se mostrara predispuesta a debatir sobre el tema y que pudiera movilizar a alguien de otro país.  

Luego de la publicación en internet, llegó aun a más gente de todo el mundo; así que pienso que fue una gran ayuda difundirlo a través de las redes sociales.  

Youssef Alimam, director (left) and Mazen, the protagonist (right), in one of film's scenes. Taken from Facebook page.

Youssef Alimam, director (izquierda) y Mazen, el protagonista (derecha), en una de las escenas del documental. Tomado de la página de Facebook.

GV: Se ha criticado a Libido por centrarse en una visión masculina y de la clase privilegiada sobre la sexualidad en Egipto. ¿Qué respondes a eso?

YA: No, Libido analiza tanto cuestiones masculinas como femeninas de Egipto. El final de la película (para aquellos que la han visto) se centra principalmente, de forma cómica, en el hecho de que la sociedad ignora completamente las cuestiones femeninas con relación a la sexualidad. Actuamos como si las mujeres no fueran seres sexuales, al igual que los hombres, lo que representa más que una crisis. 

En cuanto a la perspectiva de clase, creo que el problema se da en la sociedad en general, independientemente de la clase, pero principalmente para las personas de clase media que, hoy en día, no pueden costear un matrimonio a edad temprana debido a cuestiones económicas. Tienen barreras culturales estrictas que son relativamente conservadoras y se ven obligados a seguir ciertos parámetros cuando están casados ya que, de lo contrario, el matrimonio no se consideraría apropiado. Les falta liberarse de las cuestiones materiales que existen sólo para la clase baja. 

GV: ¿Cuáles son los próximos pasos para Libido?

YA:  Fue un proyecto para mi graduación. Sólo intentaba practicar mis habilidades como director al producir mi primer corto documental. No tengo idea de lo que puede suceder de ahora en adelante, pero deseo que se escuche mi voz y que realmente se piensen soluciones para los problemas de nuestra sociedad. Creo que nuestros problemas tienen solución si todos damos el primer paso, dejamos de ruborizarnos ante la palabra “sexo” y nos damos cuenta de que es algo biológico.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.